Pablo González, mi héroe

Pablo Gonzalez, mi héroe

“Me gustaría rogar al público… Hemos tocado esta obra el viernes y el sábado, en ambas ocasiones hemos terminado en un pianísimo con móvil incluido, les rogaríamos, por favor, que en este instante, todos comprueben que tienen los móviles apagados o en silencio, gracias.”

Esto es lo que ha dicho Pablo González, interrumpiendo la interpretación de la Passacaglia de Peter Grimes, cuando, entre los ruidos varios generados por los que parecen pensar que los primeros compases de una obra son la música del No-Do y que a duras penas permitían oír el pizzicato de los contrabajos, se han escuchado, una detrás de otra, las encantadoras cancioncillas de un par de móviles. Un fuerte aplauso para el gesto del maestro, vuelta a empezar, y vuelta a tener que interrumpir, porque otro par de artefactos se han sumado de nuevo al festival coincidiendo con la entrada de la viola. En medio de la desaprobación general, un comprometedor y nada matizado alarido, “¡La gent es imbécil!” seguido luego de un “¡Que lo echen!”, políticamente incorrecto por la cosa del género. A la tercera la vencida, con una magnífica interpretación de la música de Britten, y en la segunda parte, la preciosa Cuarta de Mahler, impecable. Me hubiera gustado un Scherzo algo más desgarrado (y también otra acústica para que el precioso canto de María Espada quedase un poco más recogido), pero en su habitual línea, quiero creer que más prudente que conservadora, González ha dirigido de forma sobria y eficaz, sin buscar estridencias ni el menor protagonismo.

Al acabar Mahler, el silencio más largo que he escuchado nunca en L’Auditori. Pablo Gonzalez se ha tomado su tiempo antes de bajar los brazos, y el público ha esperado otro tanto para empezar a aplaudir, no fuera que el profe nos largase otra bronca. La orquesta le sigue, vamos a ver si es capaz de educar al respetable, y veremos hasta donde llega luego, que de mica en mica s’omple la pica o gota a gota se llena la bota y este señor parece tan prudente como tozudo. De momento, tiene mi voto para asturiano del año en Cataluña.

About these ads

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Pablo González, mi héroe

  1. Atticus dijo:

    Inhibidores y expulsiones de la sala son medidas a tomar, ya.

    Mi héroe hasta la fecha es Gianandrea Noseda en situación similar: Suena el móvil al inicio en pianísimo del Réquiem de Verdi. Se vuelve y pide que se apaguen los teléfonos. Retoma la obra y vuelve a sonar otro móvil, vuelve a avisar con gran indignación. Empieza de nuevo y… SUENA OTRO. Tira la batuta y se pira. A los 15 ó 20 minutos, volvió a empezar sin interrupción.

    • Atticus dijo:

      Yo no hubiera vuelto. Incluso en los contratos debería estar que si eso ocurre el artista puede pirarse e interrumpir la función libremente. Ya veríamos si entonces el teatro se ponía las pilas con el tema

      • José Luis dijo:

        Debió tomarse una tila. Supongo que a los teatros les da pánico cualquier medida que pueda ahuyentar al público, aunque no sé cuantos habrán dejado de ir por no soportar al irrespetable. Quizás debieran ser los músicos los que exigiesen una solución

    • José Luis dijo:

      Expulsión previa vuelta al ruedo, pero eso no lo veremos. Más probable es que se decidan con los inhibidores.Tres veces, parece increible, aunque también lo es la dependencia que han creado.

  2. gloria aparicio dijo:

    Otro voto por mi parte para el asturiano del año, ( yo creía que era cántabro ) el tema de los móviles tiene delito yo soy muy distraida por lo que tengo que tener mucho cuidado, un dia hace años y por la falta de costumbre de tener el aparatito , en el cine comenzó la peli y me acordé que no lo habia apagado, salí despavorida y con los nervios no recordaba como se cerraba y además me perdía una escena estupenda de la peli, así que sin dudar me lié a desmontarlo, y eso lo conseguí, al salir para montarlo tuve que pedir auxilio…….después me dí cuenta que era mucho más fácil apagarlo, nunca más me ha pasado ni pasará….. por sistema .cierro el móvil antes de entrar en las salas , lo peligroso es intentar apagarlo dentro, que imagino fué lo que le ocurrió al segundo ” percusionista ” de ayer , aunque me molestó tanto o más el grito de ” tarzán” que lanzó mi vecino de butaca que me hizo saltar de la mia del sustó que recibí……
    Pero lo importante fué el estupendo concierto, uno de los mejores de los que yo pude asistir … ayer había mucho trabajo y el resultado fué extraordinario , Felicidades a nuestra OBC.

    • José Luis dijo:

      Otra vez, lo tiras volando por los aires, y que sea lo que Dios quiera :-)

      No tenía previsto ir, y creo que tuve suerte cambiando de opinión al final, fue un concierto sensacional, Britten incluido, cada vez estoy más contento con la OBC y más convencido que este asturianín nos va a dar muchas alegrías.

  3. Joaquim dijo:

    Avui coincidència lògica i necessària, és important que tots fem enrenou sobre aquest tema que de no fer res acabarem acceptant amb resignació com els estossecs enutjosos o els “caramelets musicals”.
    La proposta imaginativa que fas a cas meva de que cada dia sigui un músic qui es presenti i ens demani apagar el mòbil em sembla magnífica.

    Aquest s’ho va prendre amb humor

    • José Luis dijo:

      Desprès he vist que simone anava en la mateixa línea, de fer una campanya. Tenim molts bons publicistes, podrien pensar alguna cosa. Com dius, no ens podem quedar quiets amb aquesta peste.

      Molt bó el violinista, perque o aixó, o el mata.

    • Josep Olivé dijo:

      Impagable la reacció del violinista! :-)

    • gloria aparicio dijo:

      JÁ,JÁ, MOLT BÓ PERÒ….vol dir que la OBC hauría d’interpretar la melodía que sorgis…? já,já ho estic imaginant… quin horror ! encara que sempre resultarien millors que les sortides del aparell que sonen totes de pànic, fins les melodies més precioses que s’han escrit traslladades al mòbil sonen inaguantables, es per això que jo tinc el so propi del telèfon de tota la vida , RING,RING….. es clava a l’oïda però es la manera d’agafar-lo ràpidament i no ofén al meu refinat esperit musical……..

  4. Muy bien por Pablo González. Hace algunos años, me contaron que un director se volvió y dijo:”Si es para mí, no estoy”.

    • José Luis dijo:

      Ayer subió enteros con esa intervención, y con otro concierto de primera. Estamos encantados.

      Genial el director que no estaba (como la madre de Gila cuando nació), supongo que este asunto habrá generado montones de anecdotas. Lo malo es que ahora ya, en cada pianísimo estás tenso esperando el desastre.

  5. gloria aparicio dijo:

    Em semblla bona idea la proposta de l’avís dels músics, possiblement no tots es prestin a fer-ho, però son molts i per el seu propi interés estaría bé, al menys fins que s’hagi interioritzat la rutina en aquells que no la tenen….

    • José Luis dijo:

      El que no vulgues parlar podria interpretar la musiqueta del mòbil amb el seu instrument, com el violinista que ha portat Joaquim. I molts agrairíem que es presentessin, o que ens expliquessin alguna cosa del que van a tocar. I tampoc cal que sigui el mateix sempre, però el que no val es la gravació que ens passen, si es que la passen perquè de tan acostumat ni la sento. Es poden fer moltes coses, amb humor i de bon rotllo, que es del que es tracta.

  6. Josep Olivé dijo:

    Efectivamente fué un concierto magnífico. En el de ayer entré más a fondo en los Interludios de Britten y ya no estoy tan seguro de lo que escribí en IFL acerca de no ser obra idónea para un concierto donde va a sonar la cuarta de Mahler. La “manía” (?) de repetir algunos conciertos trae consigo muchas veces que intentas profundizar donde no has logrado anteriormente sacar todo lo que esperabas, y vas avisado de donde hay que estar más atento. Todo ello hace que, con bastante frecuencia, escuches un concierto distinto. Y es que ayer si me sobrecogió la música de Britten… Por lo que respecta a la preciosa sinfonía de Maheler, la cuata, pués esplèndida. Muy contenida, como creo debe ser, ya que es un plácido oasis sinfónico entre torres muy altas (segunda/tercera y quinta/sexta). No hay rastro en ella de la angustia (neurosis?) que encontramos habitualmente en Mahler, y no por ello deja de ser cien por cien Mahler. Los dos últimos movimientos són excelsos: un adagio con unos cambios de tonalidades de menor a mayor en un pianísimo maravilloso, con sublimes reexposiciones (también en pianísimo) del tema principal de las cuerdas y con un precioso, luminoso y alegre lied en el último movimiento, cantado primorosamente por María Espada, a la que esperamos ver y escuchar mucho más a menudo por aquí. Así pués, por la calidad actual de la orquesta, por el concierto de ayer, por la gestión de los incidentes sonoros, por todo ello, también para mi, Pablo González es mi héroe!

    • Josep Olivé dijo:

      “…Por lo que respecta a la preciosa sinfonía de Mahler, la cuarta, pues esplendida…”….ahora sí.

      Entre la “r” del teclado que esta pachucha, letritas que se meten sin permiso, y los acentos…buf, no he dado una…y en una sola frase… :-) Ah, y no me digas que utilice corrector porque no lo voy a hacer…jejej…otra manía…esta sí que tal vez absurda…pero… :-)

    • José Luis dijo:

      Me gustó muchísimo Britten, todo, pero especialmente la agobiante passacaglia, que me recordó el tono de su réquiem de guerra, y yo diría que lo interpretaron la mar de bien. Una virguería que me pareció también muy bien programada, que ni hacía ni le hizo daño Mahler y es el tipo de obra con la que me encanta ser desasnado.

      En cuanto a Mahler, pocas veces me ha parecido tan buen orquestador como ayer, y tampoco nunca había pensado que su Adagio está a la altura del de la quinta y del de la novena, tres cumbres independientes, primavera, otoño e invierno, lo cual creo que será mérito de la OBC y el acallador.

      Respecto a tus presuntos errores, me pasa como con los avisos de cerrar los móviles, que he leído “cuata” pero como lo que me interesaba era seguir adelante, ni me ha llegado a la neurona. En todo caso, te (me) recuerdo que no es un corrector lo que más necesitamos, sino un dedito menos impulsivo. Quizá se podría instalar un inhibidor del “Enter”… :-)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s