John Coltrane – My favorite things (y una aparición)

Puede parecer sacrílego excluir a Rodgers y Hammerstein de cualquier titular en el que aparezca su My favorite things,  pero si pienso en esa canción no me acuerdo de esos genios, ni de Julie Andrews ni del The Sound of Music original de Broadway, sino de John Coltrane, que hizo de esta melodía, aparentemente (pero nada) banal, una de las más logradas demostraciones de lo que es y puede hacer el jazz. A pesar de que con élla (y con el Kind of Blue de Miles Davis) se iniciaba el paso del be-bop al entonces vanguardista jazz modal, se mantiene lo básico: Improvisaciones sobre la estructura de una melodía que se suele exponer al menos al principio y al final en una interpretación natural. Lo cual tampoco define el jazz, pues en música clásica se hacen cosas similares y tampoco las improvisaciones del jazz son siempre tan improvisadas.

Hay unas cuantas versiones distintas del propio Coltrane, pero ninguna como la del disco del mismo título. Muy larga, de casi un cuarto de hora que luego casi sabe a poco, porque buena parte de su poderío radica en el obsesivo e inagotable martilleo del tiempo de vals a que nos somete el grupo y que, en palabras del musicólogo Ed Wheeler,  convierte esa jovial canción en una hipnótica danza derviche.  Steve Davis con el bajo, Elvin Jones en la batería, y muy especialmente el pianista McCoy Tyner, están a la altura de las circunstancias.

Coltrane toca aquí el saxo soprano, y a más de uno ya poco convencido se le puede atragantar su sonido de trompetilla de pregonero. Se recomienda tiempo y un poco de paciencia, que es una gran virtud, si no la mayor.

Los conversos y cualquiera que desee poseerla puede obtenerla aquí.

Aunque después de esto es un poco pérfido escuchar a Julie Andrews, en este cuidado video salen las “cosas favoritas” y más vale aprovechar ya para practicar un poco el inglés en vez de andar siempre diciendo que el año que viene nos ponemos en serio. Y además hay repaso , aquí está su interpretación en la película “The sound of music”

Para el que quiera aprender también francés, en el blog de maac hay un video aún más didáctico a partir del Vesoul de Jacques Brel. Lo digo porque canción e interpretación son estupendas y porque el saber no ocupa lugar;  el hecho de que esa entrada esté dedicada a servidor y a su divertido blog es pura coincidencia.

Escuchar ahora a Mary Martin y Patricia Neway en la versión de Broadway ya puede ser la puntilla definitiva para Julie Andrews, pero cada cual es muy libre de compartir o no esta opinión y de dar o no al botoncito.

Por el contrario, no creo que nadie deba perderse lo que sigue. Puede pero no debe.

LA APARICIÓN

Consciente de que me arriesgo tanto como Charlie Brown con las predicas que lo arruinan, por favor, arrancar lo que sigue, y esperar medio minuto con los ojos cerrados hasta que pase lo que va a pasar, y luego continuar leyendo (o tomar la determinación que se crea más conveniente por dolorosa que sea)

Ni en mis mejores sueños de disc-jockey frustrado me hubiera salido una cosa así. Estaba montando esta entrada, con varias páginas de internet abiertas y en una de ellas arrancó de pronto este maravilloso Geduld! de la Pasion según San Mateo de Bach fundiéndose con el final de la interpretación de Coltrane que estaba escuchando yo. Eso es lo que he reproducido exactamente aquí, salvo que no sé quien cantaba entonces y ahora el tenor ha sido Howard Crook en la versión de John Elliot Gardiner.

Y digo yo: ¿Cómo se llama a alguien que está en todas partes y que aparezca dónde y cómo aparezca siempre es para bien? ¿eh? Pues eso. Alguien me dirá que empiezo con un sacrilegio y acabo con otro, pero un mal día pecador lo tiene cualquiera.

P.S.

Si uno es todopoderoso también tiene que poder ser bailable, tal como maac recuerda que Fernando Argenta decía de Bach. Para demostrarlo vamos a utilizar los Conciertos de Brandenburgo que él propone, aunque no voy a poner el Minueto del Nº 1, que ya por el título no tendría mérito, sino, por ejemplo el Alegro II del Concierto Nº 5. No es mi fuerte, pero sugiero empezar en plan polca y dejarse llevar.

Me inclino a pensar que si maac ha precisado que la versión debía ser la de Musica Antiqua Köln con Reinhard Goebel (et voilà) no ha sido porque esa fuera la que su prodigiosa memoria asociaba a los comentarios de Fernando Argenta, sino por ser de las más marchosas, turbo-punks aparte. Y este Allegro del Concierto Nº 3 es buena prueba. Quizá Hip-Hop, imprescindible vestuario gimnástico.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, Clásica, Jazz, Música, Musicales y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a John Coltrane – My favorite things (y una aparición)

  1. Joaquim dijo:

    Desconcertante!
    mañana por la mañana lo volveré a intentar.

  2. maac dijo:

    Fernando Argenta decía que si algunas piezas de Bach las pusieran en las discotecas la gente las bailaría, creo que se refería a determinados movimientos de los Conciertos de Brandemburgo y en versión de Musika Antiqua Köln con Reinhardt Goebel.

    • José Luis dijo:

      Recuerdo a una vecina ya muy mayor acercarse dando vueltas por el camino al ritmo de la Música acuática de Händel que tenía puesta en mi no tan ancha casa de Castilla. Arrastra tanto o más que cualquier baile. Es otra posibilidad: Handance-dub-mob

      Como verás (si miras donde corresponde) lo de Goebel lo he pasado a la sección discos solicitados.

      • maac dijo:

        Me he perdido, no encuentro la secciòn de discos solicitados, si Usted fuera tan amable de indicarme el camino.

      • José Luis dijo:

        Como todo, como siempre, al fondo, a la derecha o a la izquierda según se mire. En este caso, al final de la entrada, o sea donde acaba, a la izquierda según miras… ¿sabes que te digo? Una imágen vale más que mis palabras

        ¿Vale?

  3. Atticus dijo:

    Hombre, José Luis, yo el único sacrilegio que percibo es que denomines el divino saxo de Coltrane como trompetilla de pregonero… aunque no he podido evitar la risa al comprobar la similitud del sonido.
    Bueno, conmigo has acertado y debo ser igualmente sacrílego, pero me encantan Coltrane, Mary Martin, Julie Andrews… y Bach, of course.

    • José Luis dijo:

      Pues no había caido en que también lo de la trompetilla podía ser sacrílego. Vaya día.

      Veo que, silenciosamente, excluyes de la lista de encantos a Patricia Neway e incluyes a Julie Andrews, lo cual me sugiere que por ahora me he librado de una severa reprimenda.

      Me alegra mucho ver que sigues pasando por aquí.

  4. Angels dijo:

    Coincido con Atticus. pero yo le hago un monumento al dios de la música que es Juan Sebastián Bach (ib a exclamar !!que tío !!.porque puede con todo y todos).Felicidades por el post y para tí un abrazo.

  5. maac dijo:

    No puedo responderte arriba, José Luis, sí lo había visto, pensaba que era una sección del blog y no de la entrada y buscaba otra cosa, entendí que eran peticiones que tú hacías -menuda empanada-.

    Recuerdo perfectamente que el día que escuché ese programa en Radio Nacional era soleado, que iba en el coche por el Paseo de la Pechina camino de la biblioteca de la Facultad, me detuve en un semáforo situado en el cruce con la G.V. Fernando el Católico, entonces Argenta habló de la versión de Goebel -que me la había regalado un buen amigo-, lo que no consigo recordar es el año porque la versión de Goebel ya llevaba tiempo en circulación.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s