Gergiev el Grande y otros grandes en L’Auditori

Gergiev al frente, los otros grandes grandísimos fueron Nelson Freire y todos los músicos de la impresionante orquesta sinfónica del Teatro Mariinsky de San Petersburgo que anoche arrasaron en L’Auditori de Barcelona.

– Preludio del primer acto del Parsifal de Wagner. Lento, muy místico. Gran emoción, empezamos bien.

– Concierto Nº 2 para piano y orquesta de Brahms. Nelson Freire combina naturalidad, lirismo y fuerza. El sonido de los violines del primer movimiento, el Brahms soñado; el del piano, muy romántico y su diálogo con la orquesta en el último, una absoluta delicia. Satisfacción general y de propina una, para mí, desconocida preciosidad, quizá Scriabin el Intermezzo in Si bemol menor, Op. 117/2 de Brahms, que puede oirse aquí interpretado por Radu Lupu gracias a la sapiencia de kalamar & family Inc que me han informado de lo que fué.

El caballito jorobado de Shchedrin. Divertido, ideal para exhibir sonoridades, yo diría que algo falto de personalidad. Cinco escenas que recuerdan sucesivamente a Stravinsky y Petroushka, al mercado persa de Ketelbey, a Copland y a la música de los westerns y de nuevo a Stravinsky tras una especie de perpetuum mobile evocador de la madre Rusia.

– Suite de Romeo y Julieta de Prokofiev. La segunda y al menos un extra de la primera, precisamente La muerte de Teobaldo que el otro dia relacionaba aquí con Bernstein. Los Montescos y Capuletos iniciales son tan buenos que casi me da la risa tonta. Pienso luego que lo mejor ya ha pasado, y me equivoco porque las dos ultimas escenas son estratosféricas. La orquesta parece un animal camaleónico y Gergiev, no su domador, sino su cabeza.

Se me escapa un bravo mucho más fuerte y prolongado de lo que me esperaba, creo que el primero porque parece que nadie se decidía. Finalmente, ovación de gala mientras buena parte de la platea abandona la sala. Ganar cinco minutos vale más que felicitar a unos genios y agradecer la generosidad de un programa inmenso en cantidad y calidad. Se perdieron el bis, el preludio del tercer acto de Lohengrin de Wagner.

Pablo González asistió al concierto desde un palco del primer piso con un atuendo muy informal.

Al salir pienso una vez más que, pese al precio, estos milagros no tienen precio. Y a fin de cuentas, salen más baratos que los viajes en los que al parecer cuesta menos gastarse los dineros. Claro que los viajes duran más, pero esto del tiempo es un valor muy relativo.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Romanticismo y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Gergiev el Grande y otros grandes en L’Auditori

  1. Joaquim dijo:

    De no ser por los 41€ de la entrada más económica, seguro que hubiéramos compartido emociones, pero con el precio del zar, hoy tengo la zarina Lizarán y con lo que me sobre, tengo para una OBC. Economía de crisis.
    La verdad es que me hubiera encantado ir y después de leerte, todavía mas.

  2. kalamar dijo:

    JL, la propina fue el intermezzo de Brahms.
    Fui con Kalamaret y las entradas-no-visión nos costaron 20 € cada una. No hace falta decir que el sitio daba tanto vértigo que para evitar mareos hicimos la trampa de los estudiantes: correr un poquito y colocarte en un discreto lugar más caro.
    Yo no tuve el dia o quizá esperaba mucho más. Un concierto de programa tan importante y tan tarde me remató. Me perdí la segunda parte muy a mi pesar. Me gustó mucho Parsifal y en cambio, el pianista, demasiado correcto y algo frío.
    Creo que nuestra OBC tiene días tan magníficos como esta orquesta. También vimos a P Gzlez, autoridades varias, mucho visón y cava… otro público el de Ibercámara.

    • José Luis dijo:

      He corrido a buscar el “Intermezzo de Brahms” y me he encontrado con diez. Creo que es el que voy a poner en la entrada, aunque si era ese, lo tocó muy distinto.

      Estoy encantado con la evolución de la OBC, pero ni de lejos la he oido nunca nada como lo de ayer, aunque es cierto que lo más deslumbrante fue Prokofiev. Y aunque la actitud de Freire era muy relajada, a su piano no le faltó tensión ni emoción para mi.

  3. kalamar dijo:

    JL, de sapiencia kalamaresca, res de res. Casualidad que conociéramos la pieza. Además, rectifico: intermeZZI y no intermezzos.
    También me dejé en el saquito de tinta: me encantó el cello de la orquesta, casi más que Freire. Y que puede que en nuestra posición, en la última fila del gallinero, el sonido llegara sucio.
    Te has fijado en el programa que dice “una simple tos, equival a una nota mezzoforte de una trompa…”

    • José Luis dijo:

      La casualidad es como lo de la suerte de los campeones. No la tiene cualquiera. Y tampoco vamos a discutir por un quítame allá esa ‘o’ y pon una ‘i’

      Respecto al cello, que graciosa. Esa es para mi la joya de la corona del concierto de Brahms, que no he dicho nada porque quiero hacer una entrada con el concierto para piano que parece un concierto para cello…. que tocó fenomenal.

      Del sonido del piano, no sé cuanto puede estropearse, pero yo estaba en un buen sitio 😳 y era… voluptuoso. Casi demasiado para Brahms, que en algun momento parecía Rachmaninov. Lo que parece claro es que la acústica de L’auditori es un problema. Me comentaron que Gergiev había dicho algo sobre la dificultad para saturar de sonido ese espacio. Y es casi increible que con los medios técnicos de hoy y el dineral que se invierte no se hagan bien las cosas. Chapuzolandia y amiguetelandia.

      Lo de la tos ya lo había leido, si. Ayer nuestros amigos incontinentes se portaron bastante bien.

  4. Germán dijo:

    Totalmente de acuerdo en que fué un maravilloso concierto, con un sonido orquestal de fábula. De todas formas, yo y 4 personas más tuvimos un pequeño “pero”: tras el concierto, esperamos más de media hora al director, para saludarlo (con el frío que hacía en la puerta de artistas), pero se fué directamente por el parking; ¿no habría manera que L´Auditori nos facilitara estas cosas?

    • José Luis dijo:

      Bienvenido, Germán, y más aún puesto que coincidimos 🙂 Ya he visto a Gergiev con esta orquesta tres o cuatro veces y ésta es la que más me ha impresionado.

      Respecto al plantón, seguramente tienes razón en que tampoco les costaría mucho decir al menos si los artistas van a aceptar saludos o no, pero desconozco la mecánica de estos asuntos. Podrías enviar un correo; con una medio queja que les hice llegar por esa vía, me atendieron razonablemente.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s