Winter’s Bone

Alabada unánimemente por la crítica y nominada para cuatro Oscars, incluyendo mejor película y actriz, Winter’s Bone tiene montones de cosas buenas, pero no me ha entusiasmado.

Procedente de una novela de Daniel Woodrell, considerado maestro del llamado “country noir”, es la historia de una adolescente heroica que en una América profunda y oscura de verdad, lucha por la supervivencia de su familia con una tozudez y un coraje que debiera haberme emocionado, pero no lo ha conseguido. Como tampoco me han impresionado los numerosos momentos poéticos de la película, pese a estar narrados con una sencillez  habitualmente efectiva y al contraste con el sórdido y desolado mundo en el que sucede la historia.

Jennifer Lawrence, la heroína,  compone un personaje estupendo, y están perfectos los hermanos pequeños a los que cuida, su madre demenciada,  su amiga de la infancia, el hermano de su desaparecido padre, los compinches que cocinaban anfetaminas con él, el sheriff de la zona y todo el mundo. El guión es bueno. No me he enterado de la existencia de la cámara  y visualmente ni un reproche. Pero la película no me ha acabado de gustar. Y calentándome mucho la cabeza, se me han ocurrido dos posibles razones.

La primera, una cierta falta de verdad. La historia es dura, y muestra una generación desamparada en una América mísera y violenta que sin duda existe, pero en ningún momento me olvido de que estoy en el cine. Todo me resulta muy poco natural, alambicado, con lo que por momentos la película se me hace hasta aburrida, que ya es grave. Y la segunda razón quizá sea que mezclar Quentin Tarantino y Clint Eastwood es complicado. La directora, Debra Granick, huye acertadamente de lo sensiblero y no se recrea demasiado en lo truculento, pero da la sensación de que quiere tocar demasiados palos a la vez, y quizá eso explique por qué no he sintonizado con ella. Eso, o que tenía el día tonto, o que lo soy. Lo cierto es que he salido del cine preguntándome por qué demonios no me había gustado una película tan buena.

Trailer oficial en inglés sin subtítulos, con más calidad de imagen.

Dos canciones de la banda sonora interpretadas por Marideth Sisco. Bluegrass. High on a Mountain.

Farther Along. Con fotos de la película.

Una duda. En la película hay hueso, pero no sé si “bone” puede significar aquí otra cosa como el núcleo, el esqueleto, el arbol pelado o las espinas del invierno, o la verdad descarnada.

Un desacuerdo. El mismo título así entendido y toda la publicidad, hacen hincapié en la búsqueda de la verdad que emprende la jóven protagonista. Pero élla sólo ignora el paradero de un padre al que ya conoce bien y lo que busca es la forma de mantener la familia de la que ha quedado como única responsable.

Una observación. En el submundo que se retrata, es acentuadísima la diferencia de  roles en función del sexo. Mujeres dando la cara y hombres violentos que se reservan en un segundo plano.

Y un juego. Sin pretenderlo, he dado una pista: ¿A qué reciente película recuerda (o replica) esta imágen?

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine, Country y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Winter’s Bone

  1. Rafael Corral dijo:

    Hola! A mí me ha encantado la película. A mi juicio hila sólidamente elementos muy diversos y, trabajando siempre con basura y crudeza, te quedas finalmente con una potente sensación de belleza y esperanza. El rol de las mujeres recuerda a las leonas que cazan para el León. El macho está para mayores tareas y mayores violencias. Así las más débiles explicitan una violencia salvaje, de modo que tú mismo puedes construir en tu imaginación la monstruosidad que pueden desatar los hombres. Temer antes que Ver. Para la traducción a mí me gustaría “El corazón del invierno”. Nada más comenzar la película yo me sentí capturado por una estructura mítica. Sabes que nunca aparecerá el Padre buscado, y sabes que va a haber un viaje de búsqueda. Algún crítico he visto que habla de estructura de cine negro y otro de la Odisea de la protagonista, pero a mí me parece incluso más profundo: el mito permanente del Viaje en el límite, donde todo lo arriesgas a pesar de la duda sobre la existencia de un destino, un buen símbolo de la Vida Humana. No es la odisea como mero sustantivo para designar un viaje esforzado, sino como mito y estructura. Y aquí el tejer del guión con hilos tan diversos, tan debilitados y descoloridos. Es un viaje que no sale de lo comarcal, incluso de lo local, muchas veces a pie, y, sin embargo, a mí que deja la sensación de un largo itinerario; como el anuncio aquél de la font vella, no pesan los kilómetros sino lo que cuesta recorrerlos; cualquier distancia no es física sino sentimental. Y, por último, la sensibilildad con la infancia es fabulosa, y una idea que yo siempre he tenido: un niño es feliz por el hecho de ser niño. Para mí Winter’s Bone es una película que queda en mi corazón.

    • José Luis dijo:

      Pues me alegro de que tu comentario sea el primero en esta página porque es estupendo y merece ser leido seguramente más que ella. Aunque yo no tuve esa percepción de viaje, la entiendo y esta es de las pelis que no me importaría volver a ver de aquí un par de años. Lo del rol de las mujeres como leonas, es exacto, y obvio, pero había que verlo.

      Gracias por dejar aquí tu visión, y espero que sigas apareciendo por aquí, sobre todo si es con comentarios de tanta enjundia.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s