Brahms – Réquiem celestial en L’Auditori

Después del Requiem de Brahms que acabo de presenciar en L’Auditori, no al borde de las lágrimas sino con una lágrima permanentemente al borde, que no es lo mismo, si supiera como hacerlo me pondría a hablar maravillas del Coro de niños de Windsbach, de la Orquesta Sinfónica de Bamberg, del director Karl-Friedrich Beringer, del bajo Thomas Laske y hasta de Auxiliadora Toledano que a última hora ha debido suplir a la soprano prevista, Sybilla Rubens, pero si todos ellos son merecedores de los aplausos y bravos que han cosechado, los míos y toda mi gratitud van sobre todo para Johannes Brahms, que ojalá pudiese recibirlos. ¡Qué grandísimo compositor! ¡Qué inmenso Requiem!

Pocas veces he saboreado una obra con tanta intensidad y menos aún con una emoción tan mantenida, y si la interpretación me ha parecido sensacional es porque ha logrado que oyésemos a Brahms, cosa seguramente menos fácil de lo que parece.

– Antes de empezar, Josep María Prat se ha dirigido al público para dedicar el concierto a la fundación África Viva de la pediatra Victoria Fumadó que ha explicado brevemente la historia y los objetivos de la misma. Pero previamente, de forma un tanto dramática ha aprovechado para hacer un homenaje a los médicos del país “en estos momentos tan difíciles”. Acabo de ver que en el librillo del concierto ya se recoge ese gesto: “Consideramos también que es el momento de rendir homenaje al colectivo de médicos, uno de los patrimonios científicos y humanos que más ha contribuido al bienestar y al prestigio internacional de nuestro país.” Y todo esto acompañando a un requiem…

– Murmullos socarrones cuando se ha anunciado el nombre de Auxiliadora Toledano. Seguro que si llega a ser una diva se acabarán las bromas, que también alguno se reiría de Plácido por lo mismo.

– El coro de esta noche no es tan blanco como el de hace un par de años, cuando interpretó la Pasión según San Mateo de Bach. Sin bajos rusos desde luego, sólo en contados momentos ha destacado el timbre infantil pero su presencia ha aportado una ligereza maravillosa que nos ha regalado un Réquiem menos severo aunque no menos emotivo ni  hermoso.

– El bajo Thomas Laske, espléndido en sus dos intervenciones. A la soprano, como suplente un diez, pero si hubiese sido la titular quizá se le hubiera pedido un canto menos plano, con algo de la magia que estábamos disfrutando. En todo caso, como poco, ha cubierto el expediente.

– La orquesta, sensacional. El año pasado estuvo muy bien con la quinta de Mahler dirigida por Jonathan Nott, pero hoy ha lucido más aun. Espectacular la nitidez con la que llega por separado el sonido de cada instrumento, pienso que quizá para esto la acústica de L’Auditori sí es buena.

– Al director, un monumento. Aunque creo que la orquesta ha ido sola y su labor es con el coro,  ha sido el responsable máximo de un resultado final extraordinario.

– Aplausos y bravos para todos, pero sobre todo para los niños y su director, que, antes de volverse al público, ha saludado uno por uno a todos los músicos de la primera fila empezando muy cariñosamente por Auxiliadora Toledano. Luego, la orquesta se resistía a ponerse en pie cuando él se lo solicitaba, como si no quisiera robar aplausos al coro.

– Creo que ha sido a la quinta salida cuando se ha subido al podio para una propina, que yo deseaba fuera una repetición del  Wie lieblich, pero ha hecho que el coro se luciera cantando a capella lo que supongo era un himno litúrgico precioso una pieza del compositor aleman Max Reger, Der Mensch lebt und besteht nur eine kleine Zeit (*), muy fino según una vecina de localidad. Un estrepitoso estornudo ha coincidido con el respiro previo a su culminación, y en este terreno, lo normal, toses de desahogo en las pausas, en las que, debo reconocerlo, comprendo que tampoco se debe aplaudir pero me quedo con las ganas.

– Finalmente los aplausos se apagan cuando  la orquesta empieza a abandonar el escenario tras unos gestos del director indicándonos que los niños debían irse a la cama, pero se reanudan cuando les llega el turno a éllos.

Me voy pensando que debo ponerme este Réquiem Alemán en casa más a menudo en régimen de dedicación exclusiva.  No será lo mismo, porque los coros necesitan aire más que ningún instrumento, pero por si alguien lo quiere aprovechar, aquí dejo la estupenda grabación de Otto Klemperer  con la Philharmonia Orchestra, sus coros dirigidos por Ralph Downes, y Elisabeth Schwarzkopf y  Dietrich Fischer-Dieskau como solistas.

Y sigue un video con la interpretación del coro final del Requiem en la que no hace aún dos semanas participó este mismo Windsbacher Knabenchor reforzado por adultos de los Münchner Domchors y de los coros de la Bayerischen Staatsoper, en un concierto por Japón que tuvo lugar en Munich con nombres tan famosos como la soprano Soile Isokoski, el barítono Michael Volley y el director Kent Nagano. No lo he escuchado con atención, pero parece una lectura más trágica que reverencial, lo contrario de la de esta noche. Que ya pasó y no volverá.

_________________________________________________________________

(*) Información que debemos al interés y amabilidad de Lluis Emili Bou. Esta es la obra de Reger:

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Post-Romanticismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Brahms – Réquiem celestial en L’Auditori

  1. Angels dijo:

    Este Requiem junto con el de Verdi me tocan todas las fibras.Brahms junto con Beethoven y Bach,son mis amigos del alma.He mencionado el de Verdi porque por circunstancias muy personales me emocionó (aunque seguramente es el más frivolón,comparado con los otros músicos.En la vida ha de haber de todo.
    Un dia ya contaré porque me emocionó Verdi. Brahms y su Requiem lo había
    elegido para mi funeral pero lo he cambiado ,por los cuatro últimos lieders de Strauss
    por la Fleming.Bueno venga que con los Requiems nos ponemos fleumas.
    MUASsssssss

  2. Josefina dijo:

    !!Qué envidia tan grande, tan grande pero sana envidia, José Luis!!
    Es precioso y me emociona profundamente.
    Hablando de maravillas, tu sobrina nieta es una muñeca, una princesa, un amor…
    !Enhorabuena!
    Bsssssssssssssss, después de mucho tiempo, para ponerme al día.

    • José Luis dijo:

      Vaya… no sólo de Bach vive el hombre ¿verdad? Es una barbaridad lo emocionante que es ese Requiem . Gracias por los piropos a mi sobrina nieta y por el carro de besos que te devuelvo.
      Bssssssssssssssssssssssssssssssssss.

  3. kalamar dijo:

    Me alegro de que disfrutaras, tanto como para hacernos un post a altas horas de la noche. Bueno, Brahms lo merece y la propuesta también. Pronto vendrá la “machista” Filarmónica de Viena con Luisi (hace 2 años los escuché en ensayo, los violines le diron mucho trabajo a Favio L) con un programa de gran repertorio y me imagino con precios imposibles. Tienes el abono de la temp de orq. Internacionales?
    Viste la Rotis sobre fondo rojo en el prgrama de mano? Más evidente, imposible.

    • José Luis dijo:

      Pues disfruté mucho y es verdad que si no no me habría puesto, porque siendo representación única tiene menos sentido. Ni un segundo de distracción y todo el tiempo diciéndome, pero qué bonito, qué bonito. Pocas cosas ganan tantísimo con el directo como ese Requiem

      Sólo queda ya Luisi, que hace un par de años se cargó para mi gusto a Bruckner con una séptima tan brillante que parecía un vals de Viena. Y viene con Ciccolini, que debe ser ya muy mayor. Ya veremos. Creo que no renovaré abono, y si acaso ire a sueltos, aunque el programa del año que viene es buenísimo, con novena de Mahler dirigida por Gatti con la misma Orquesta de Paris del otro día incluida.

      Ni vi la Rotis, ni la veo ahora, que lo vuestro es deformación profesional.

  4. kalamar dijo:

    JL; te ha llegado mi comentario que he hecho hace unos minutos? me ha volado!

    • José Luis dijo:

      Por razones que desconozco y totalmente ajenas a mi voluntad, tu comentario estaba con el spam. Quizá wordpress ha entendido que me llamabas machista o rojo 😆

  5. Assur dijo:

    Celebro que gaudissis tant i tant amb el “Rèquiem” de Brahms! A mi em commou molt també, pel que comprenc com estaves si el vas poder escoltar tan ben interpretat.

    Una vegada, seguint el fil del que ha dit l’Àngels, que ja té pensada la música pel seu enterrament, em van preguntar quina m’agradaria que fos, i el primer que se’m va ocórrer es dir que aquella cançó del burro de la tía Vinagre, però com que em van dir que ho havia de dir seriosament, vaig rumiar i rumiar fins que vaig pensar en el “Soave sia il vento”, el que passa és que, como que a casa no hi ha ningú a qui li agradi l’òpera no entendrien el sentit, i si, per tal de poder-los-hi explicar, els digués: “Escolteu, per favor, aquest tercet”, sé que els meus fills, per exemple, em dirien : “Ostres, pare, nooooooo!”, millor que no em posin res, que capaços serien de triar una cançó (així en diuen ells de les àries) cantada per la Gruberova. :))

    • José Luis dijo:

      Es una de les peces que encara segueix creixent i agradant-me més cada cop que la sento, però en directe va ser una barbaritat. La manca de veus greus i el no abús de les més infantils li va donar una mena de naturalitat maquíssima per el meu gust, que l’opera m’agrada, però a un rèquiem ja li va bé un to mes humil… 😉

      Pel que fa al nostre rèquiem, jo t’entenc però el de la tia Vinagre em correspon mes a mi, i no m’imagino la escena ni tan sols amb una versió coral sobre tot si repasso la lletra. Però ja se’ns han avançat:

      El “Soave sia il vento” es una de les primeres cançons 😉 d’òpera que vaig sentir, i amb el “Di Scrivermi” que va abans es el que més m’agrada del “Cosí”. La trobo molt adient per fer plorar al personal a un enterrament. He trobat la primera, molt lenta, però cantada per una coneguda que no ens podem perdre, i que, per cert, aquí te una retirada de nasos a la Castafiore

      I ara un bon desitg, que per ara aplicarem al viatge de la vida ;.)

  6. miquelgascon dijo:

    Bon dia Jose Luis

    Vaig llegir aquest meravellós post el mateix dia que el vas publicar, però no he volgut deixar cap comentari fins que he tingut temps per veure i escoltar sencer el Requiem que ens vas penjar per trossets. He gaudit molt…. de debò.

    Suposo que varem estar a tocar, ja que aquella mateixa nit al Auditori, varem estar tots dos, tu a la sala Pau Casals i jo a la de Cambra per assistir a l’últim concert de la temporada del Quartet Casals. Quant vaig veure al arribar al bar que feien el Requiem de Brahms, vaig pensar que m’agradaria a vegades desdoblar-me en dos i poder gaudir de dues coses alhora.

    Al dia següent vaig veure el teu post ja publicat i vaig pensar que jo era un mandrós… ja que tot just ahir vaig publicar el post del concert que jo vaig veure aquell dia ….
    5 dies mes tard !!!

    Gracies pet aquest post…. m’agrada molt els “Requiems” en general i aquest en particular. Et recomano que si algun cop tens la oportunitat de treure entrades per algun concert “participatiu” no t’ho pensis…. es d’infart….. nosaltres, l’Imma i jo estem “enganxats” com si fóssim drogoaddictes e intentem anar a tots els que fan.

    Una abraçada

    • José Luis dijo:

      Gracies Miquel. Aquestes “cróniques” no em donen massa feina, comparat amb la broma de montar les fotos del viatje i veure que nasos m’invento per omplir els blancs que queden.. 🙂

      Desdoblar o o destriplar, perque la mateixa nit feien la Passio de Sant Joan de Bach al Palau. Si la competencia signifiques abaratiment de preus, sería genial.

      Suposo que has escoltat el Requiem dels videos, pero si no la tens, la que vaig posar a l’enllaç, que es pot descarregar, es sensacional.

      Ja m’han parlat molt bé d’aquests participatius, pero al treure el tema associat al Requiem crec que he entés la rao, i et faré cas, segur.

      Gracies un altre cop.

  7. miquelgascon dijo:

    Es veritat José Luis, havia vist i escoltat els vídeos però l’àudio de Otto Klemperer, la veritat es que no m’ha donat temps. Me la “baixaré” i en algun moment a traves del iphone la podré escoltar encara que sigui a la feina…. a estones. Contra mes gran en edat en faig, mes temps en falta per fer les coses que m’agraden i a vegades fins i tot m’angoixo per la manca de temps.

  8. Lluis Emili Bou dijo:

    Desconeixia el teu blog. No puc estar més d’acord en l’emoció del Requiem que ja vam qualificar, tu i jo, al In Fernem Land. Com diu el web del meu fill “gaudiu de la música, ella no es queixa mai”.
    Els d’Ibercamera m’han contestat amablement això: “El bis que va cantar el Cor es una peça del compositor alemany Max Reger: „Der Mensch lebt und besteht nur eine kleine Zeit.“

    • José Luis dijo:

      Si, jo no entenc com per analitzar però sí sé el que sento, i emoció com poques vegades i mai tan mantinguda, casi contínuament. Es una gran obra i el directe la fa immensa.

      La musica es deixa… ja ja, molt bona. ¿Quin es el web del teu fill?

      He trobat un YouTube amb la peça, però no amb els nanos… Moltes gracies per esbrinar-ho i per passar-te per aquí.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s