Ciccolini emociona a L’Auditori

Una orquesta de primera clase, la Sinfónica de Viena, muy bien dirigida por Andrey Boreyko en sustitución de su titular, Fabio Luisi, que “ha cancelado todos sus próximos compromisos con su orquesta” (y no sólo éste; que no cunda el pánico por la epidemia de deserciones). La Inacabada de Schubert para disfrutar del maravilloso sonido de las cuerdas de esa formación. Una memorable Heroica para lucir además a los solistas y a un expresivo director. Sensacional, pero para la pequeña historia de muchos quedará el más “discreto” Adagio del Concierto para piano Nº 23 de Mozart que ha interpretado Aldo Ciccolini.

Antes de salir de casa he buscado el LP de Satie en el que leí por primera vez el nombre de ese pianista. La funda está muy bien conservada pero las pistas de las Gnossiennes y las Gymnopédies se desgastaron a pesar del cuidado con el contrapeso y el “anti-skating“, que los anglicismos llegaron antes de la electrónica. En aquella época daba menos importancia a los intérpretes, pero los nombres de entonces no se olvidan tan fácilmente como los de ahora. Luego no he sabido nada de Ciccolini hasta hoy, quizá porque es “insensible a la repercusión mediática” según el programa de mano. Tiene 86 años, y me gustaría saber cuántas lágrimas habrá hecho derramar esta noche con el Adagio que, a falta de pan, podemos escuchar ahora a Vladimir Horowitz cuando tenía 83, con la Orchestra del Teatro alla Scala di Milano dirigida por Carlo Maria Giulini.

No sé cuanto influirán los prejuicios favorables y la imagen de un anciano con una americana en la que se marcaban sus huesos, recogido y ensimismado ante su piano, tocando con total sinceridad y sencillez, como si lo que llevase fuese un batín y unas pantuflas y estuviese conversando con su instrumento y con la música. Tampoco sé si estará para virtuosismos, pero sus dedos decían muchas cosas tras una larga vida. No lo olvidaré fácilmente. He oído aplausos más prolongados pero nunca más intensos y unánimes en un Auditori abarrotado. A la tercera salida ha interpretado una pieza, creo que de Couperin, la Sonata Kk380 de Scarlatti y se ha ido tan discretamente como había llegado.

Boreyko ha sido generoso al finalizar su espléndido Beethoven, y nos ha regalado dos propinas tan infalibles como todo el programa, la Danza húngara Nº 5 de Brahms, y la Pizzicato Polka de Johann Strauss. Yo prefiero poner aquí la Gymnopédie Nº 1 de Satie interpretada por Aldo Ciccolini.

y el Intermezzo n.2 op.118 de Brahms, ambas del concierto con el que se celebró su 85 aniversario.

__________________________________________________________________

MozartConcerto para piano No. 23 KV 488 en La mayorTill Fellner.
Mozarteum-Orchestre Salzburg,  Hubert Soudant.

__________________________________________________________________

ScarlattiSonata Kk380Vladimir Horowitz

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Clásica, Música, Primera mitad del Siglo XX, Romanticismo y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

16 respuestas a Ciccolini emociona a L’Auditori

  1. Glòria A. dijo:

    Una delicia….para el oido y también para la vista pués seguir sus manos ya es todo un poema, con que dulzura acaricia nota por nota, Dios! que envidia llegar a esa edad con tanta capacidad de emocionar, gracias José Luis por este bomboncito mañanero, me ha valido mucho la pena tomarme una pausa en mi ajetreada tarea……un abrazo.

    • José Luis dijo:

      Me alegro de que te haya venido bien. Fue muy emocionante como tocó, y creo que la edad, para eso, no es un handicap sino todo lo contrario. Y L’Auditori casi se vino abajo, como nunca lo había visto. Es una pena que no vendan a la salida un DVD con el concierto aunque sólo fuera para poder compartir estas cosas.

  2. Angels dijo:

    Yo no voy a estar de acuerdo con las opiniones anteriores.A mi me da muchisima pena
    ver lo que has sido y lo que queda de ti,el piano lo sigue tocando muy bien pero tiene un halo de tristeza que me hace sufrir .No sé si llegaste a los últimos años y conciertos de Rubistein (llevabamos a las tres mayores ,diciéndoles que ya no volverian a verlo nunca más), y aparte de hacerlo magnifico ,no transmitia esta pena ,que Ciccolini me transmite ,no sé si a alguien más le ocurre lo que a mi.
    En fin tu disfrutaste y yo lo habría pasado fatal, es el dilema de la vejez que según quien la vive con alegria (siempre relativa), y quien o por problemas fisicos o psicológicos vive o mejor dicho se deja llevar por los años y hasta que se acabe.
    Este señor no lo he visto en vivo pero ,vi sus actuaciones en el festival de piano de la “Roche d’Anteron” y siempre cargado de sortijas y pulseras.Bueno ,yo he puesto unas gotas de amargura ,espero que se me pase pronto .Adiós y MUASSSSSSSSssssss

    • José Luis dijo:

      No me dio en ningún momento esa sensación; no sentí pena, más bien la sensación de que alguien muy sabio por viejo me dejaba ver como se entretenía laboriosamente con sus cosas. Aunque entiendo lo que sientes, ayer no hubo nada de decrepitud ni de compasión. El primer movimiento de ese concierto no me gusta demasiado, pero el tercero, lo tocó con un ánimo y una ilusión sin estridencias impresionante. No fue un Mozart de filigranas sino de corazón, excepcional, y el adagio fue encantador y nada triste. Mírale más joven, que parece que ya tenía esa cualidad:

      Y aquí el año pasado, en esta preciosidad de Liszt , que parece un cuento de hadas

      Y en esto otro, a ver si no te dejo más desanimada todavía 😉

  3. OLYMPIA dijo:

    Gràcies per la teva estupenda i sensible crònica, José Luis, Em sembla fantàstic que Ciccolini toqués tan bé a la seva edat i, en aquest moment, frueïxo escoltant Horowitz, el gran mestre.
    Salutacions!

    • José Luis dijo:

      La edat donava un plus d’admiració, però crec que, objectivament, va transmetre com pocs ho poden fer.

      Més que crònica, deixem-ho en impressions, però, gracies!

  4. Angels dijo:

    Gracias ,por tus buenas intenciones,suerte de la tarantella de Chopin.Pero me cuesta
    aceptar la vejez,puede que tenga cosas buenas,pero las que conozco ,no me gustan nada.Quizas será porque hace un año murió mi hermana ,o mejor ,se dejó morir,piensa que enlos últimos tiempos (había sido como yo de estatura o un par de cmts más alta )
    no comía nada y pesaba 30 Kgs.Tenía 89 años y decía que no queria llegar a los 90.
    Nos dejó hundidos ,a sus hijos y a mi, ya que era mi 2ª madre.No sé que me ha pasado
    seguramente ,el contemplar a un anciano bastante mal conservado me han venido a la
    cabeza los últimos 3 o 4 meses.No quiero recordar más,porque no hay nada que hacer.
    Perdona,pero no todo son “flors i violes ” Ahora me pondré el Danzón por Dudamel,Adiós y MUASSSsssssss

  5. Joaquim dijo:

    Impossible assistir a dos concerts al mateix moment, impossible i poc recomanable, si es pogués fer.
    És curiós com des de Facebook s’anunciava aquest concert de l’Auditori, fent creure, de manera ignorant o volguda, que la Simfònica de Viena era la Filharmònica:

    L’Auditori de Barcelona
    Demà ens visita la Simfònica de Viena, una de les orquestres amb més prestigi a nivell mundial. Sota la direcció d’Andrey Boreyko i amb Aldo Ciccolini al piano, ens delectarà amb obres de Schubert, Mozart i Beethoven a les 21.00h. Entrades a la venda.

    Curiós oi?, o una estafa encoberta?

    • José Luis dijo:

      Ja he vist que estaves amb el meravellos Rèquiem de Brahms i que l’Orfeo Catalá tampoc es el Donostiarra, però si la simfònica de Viena no es la Filharmònica, just ahir pensava que ja no sé si es pot sonar i tocar millor. A partir de cert nivell, i amb una audició concreta, jo ja no tinc notes mes alta.

      Aquesta es la segona de Viena, i segur que va per la vida amb aquesta creu, però no veig la malicia de que parles. “la Simfònica de Viena, una de les orquestres amb més prestigi a nivell mundial”. La segona, però es cert que te prestigi, i ho he llegit d’altres amb menys. Afegir: ”Però tinguin clar que no es la WPO” tampoc em sembla adient… 😉

      De fet les entrades estaven exhaurides, cosa rara, i cap ximple o dissortat les va desaprofitar. Ciccolini…ni mitomanies ni histories, que estic fent-me un fart de sentir adàgios per altres, i res de res. El Mozart mes innocent, recollit e intimista que et puguis imaginar. I la orquestra va ser de traca i la tercera em va deixar piles carregades per una bona temporada. El director no va fer cap virgueria, però la orquestra, per el meu gust, immillorable.

      • Joaquim dijo:

        Home si, una certa malicia si que hi ha. Per a tots aquells una mica despistat i ni ha molts, orquestra de Viena igual a Valsos de Strauss i Filhàrmònica associada.
        Per molt bona que sigui, que ho és, tu creus que justifica que s’esgotin per primera vegada aquesta temporada les entrades de l’Auditori, havent passat qui ha passat? Em sembla que no.
        Tampoc el director i potser Cicocolini, però tampoc em sembla que sigui lo suficientment mediàtic per esgotar les localitats.
        En qualsevol cas i sense posar en dubte la teva crònica, Déu me’n guardi, una mica poltergeist si que em sembla aquest exhauriment.

      • José Luis dijo:

        Al text que m’has passat no veig cap malicia, però que la gent es confongui es molt probable. I es cert que va ser una mica estrany el ple. Potser el programa classiquíssim, perquè fa dos anys, la mateixa orquestra amb Luisi, no recordo un ple tan absolut. A la taula de la entrada hi havien aquells sobrets amb entrades per afortunats. Potser algun banc va regalar entrades als seus capos, que ho fan sovint, i els concerts d’Ibercámara amb poc més ja s’omplen del tot. Ciccolini… també podria fer el seu pes, perquè ja son anys sentint el nom… no ho sé. En tot cas, això no te res a veure amb la fiabilitat de la meva “crónica” i no em baixo de mi mateix: ”: Orquestra 10, director 9 (amb Schubert, segon moviment una mica rollo, i la tercera, cap aventura, pero sonant de nasos i no fent cap cosa rara, ella sola s’ho fa tot) I Ciccolini, com un nen, un poeta, fora de categoría.

  6. manu dijo:

    Si un concert s’exhaureix és perque el public ha jutjat que la conjunció de preu, programa i intèrprets és encertada. Com bé diu Jose Luis fa tres anys la mateixa orquestra amb un programa Dvorak-Bruckner no va arribar ni de lluny a esgotar entrades.
    Els programes son el que més ven. El protagonisme de la música hauria de ser sempre pel repertori i en aquest sentit el públic és molt i molt savi.
    A Ibercamera, d’invitacions, poques…

    • José Luis dijo:

      Benvingut, manu. Crec que tens força raó. Amb uns mínims més que garantits com es el cas, el públic decideix que l’interessa més el programa que els intèrprets, tot i que a la immensa ovació a Ciccolini no sé si no hi havia el reconeixement de gent que podia haver anat atreta per el seu nom. Però es clar que el que te mes seguidors es el classicisme.

      La explicació de les invitacions se m’ha acudit perquè, no sé per quina raó, em vaig fixar a que a la taula de la entrada hi havien sobrets i me’n vaig recordar del primer concert d’Ibercamara al que vaig assistir fa cinc anys era amb la UBS Verbier on lògicament sí que hi havia gent convidada. Aixó ho he tornat a veure amb bancs, però també tens raó, no amb Ibercamara.

      Moltes gracies i fins quan vulguis

  7. Pingback: Aldo Ciccolini, in memoriam | Ancha es mi casa

  8. Pingback: Ciccolini en el nocturno de Chopín ® | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s