Madame Butterfly en el Met-Icaria – Qué bonita puede ser Barcelona

A cuatro pasos de la triste vergüenza de ayer, la calle Salvador Espriu de la Villa Olímpica de Barcelona era esta tarde una gloria, con el suelo rojizo sembrado de la flor amarilla de las acacias y unos bonitos bancos de madera oscura que no entiendo cómo están tan libres y desaprovechados. En el cine Icaria hacen Madame Butterfly y vivir hoy en Barcelona también supone estos lujos por los que podemos sentirnos muy afortunados y que además pueden disfrutarse sin necesidad de ser un potentado. Pero no he encontrado en Google ni una sóla foto del paseo, que cada año debe ponerse igual de bonito, y aunque el cine estaba casi lleno, unas doscientas personas, no creo que muchos se hayan quedado con las ganas.

Es una producción de 2009 que me ha entusiasmado. Hace pocos días, con Der Freischutz, me preguntaba seriamente si me gustaba la ópera o era otra enajenación mental transitoria. Hoy estoy convencido de que es el género más grande y más delicado, y de que me gusta mucho. En Madame Butterfly la protagonista lo es casi todo, y Patricia Racette, de quien no conocía ni el nombre, canta e interpreta admirablemente su papel, con una entrega y una fuerza dramática espectaculares. Con eso hubiera sido suficiente, pero es que no ha habido nada que desentonara. La producción de Anthony Minghella (kalamar me ha recordado que lo conocíamos de El paciente Inglés) me ha deslumbrado en un primer acto de gran elegancia y buen gusto a espuertas. En este breve video promocional puede verse algún detalle.

Al inicio del segundo acto el escenario reunía unos colores que recordaban una gasolinera (y Los paraguas de Cherburgo por tanto) pero el protagonismo absoluto era para Racette que podemos escuchar aquí en la incombustible Un bel di vedremo

El hijo es un simpático y expresivo muñeco muy bien manejado por tres artistas enfundados en ropas negras que me ha parecido un acierto a pesar de mi fobia a polichinelas y hierbas por el estilo, aunque creo que hay opiniones diametralmente opuestas😉 . Un acierto y una suerte para los que vemos esta ópera en el cine, porque cuando hay primeros planos, un niño “natural”, como no den muy en el clavo, puede ser horrible. Minghella se luce también en un final visualmente fantástico.

Muy bien Dwayne Croft en el cónsul, extraordinaria y muy emotiva Maria Zifchak como la fiel Suzuki, y muy bien también aunque no a la altura de Racette el Pinkerton de Marcello Giordani. La orquesta y la dirección de Patrick Summers no me han llamado la atención en ningún sentido.

Vale la pena apuntarse para el año que viene. La sala estaba casi llena, y creo que el invento tiene futuro, que ya veremos si no hay que dejar otros abonos. Pero hay cosas mejorables:

– La filmación, hoy bastante correcta, abusa de primeros planos y parece más pensada para la pequeña que para la gran pantalla. Es un género nuevo y habrá que ir puliendo.

– Las entrevistas en los entreactos crean un conflicto. Es un lujo poder escuchar las impresiones de los artistas, pero los descansos son para descansar. Y si sales a beber algo o a lo que sea, como tampoco hay timbres que avisen, llegas con la función empezada y los de tu fila no se muestran muy felices de tenerse que levantar para que pases. Perdón, perdón, perdón, y sin contar con los de detrás. Con lo que al siguiente entreacto decides no salir, y en vez de estirar las piernas has de escuchar obligadamente lo que le dice la mujer de Minghella a Renée Fleming. Y en inglés sin subtitular. Por cierto, la soprano habla inglés casi tan bien como Frank Sinatra.

– El sonido, manifiestamente flojo. Dudo que sea problema de toma, y menos de transmisión, porque al lado de las toneladas de bytes que supone la imagen en alta definición, el sonido es el chocolate del loro. Y como por lo oído en las películas altavoces no faltan, el problema estará en el ordenador que recibe la señal y no me extrañaría que tuviese fácil y barata solución. Si alguien con influencias me lee, por favor se lo pido.

No hablo de los subtítulos porque eso es causa de antemano perdida. Hoy han traducido “Cuanto dolore” como “Que duro es esto”. Alguien que no era Cantinflas resultaba ser muy “molestoso”. Y la mejor: “E ci avete sorelle?” se ha convertido en “¿Y tiene hermanos o hermanas?” La política está de pena, pero la corrección política ha llegado más allá del más allá.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Música, Opera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Madame Butterfly en el Met-Icaria – Qué bonita puede ser Barcelona

  1. kalamar dijo:

    Visto que te has adelantado, en vez de hacer mi post, me voy a enrollar un poco en tu casa, que para algo es muy ancha:
    Muy de acuerdo que el barrio está muy bonito y el parque del Mar ahora esta tan exhuberante que duele.

    De la Butterfly de ayer, mi habitual actividad exagerada de lagrimeo quedó totalmente truncada en cuanto apareció ese pinocho japo mala pata, del que daré cuenta más adelante.

    Coincido plenamente con tu opinión sobre las voces y lo poco que se aprecian los matices orquestales.
    Vamos al trabajo de Minghella:
    No se si conoces el dvd Maazel de la Scala del 86, con una afortunada elegante puesta en escena que el Met copia descaradamente el 09. La llegada del séquito nupcial, las mamparas correderas, el color fondo de escena y sobretodo el despliegue de tela roja al final.
    está toda la serie en el yt :

    En el Met, no me gustó mucho la vestimenta hiperfosforito y/o rayada de los kimonos. Me pareció muy cursi los farolillos flotando o corriendo en la escena de amor y la cortina de estrellitas rojas. Las sillas de restaurante chino, imperdonables. La flora roja sobre los abusivos hombres de negro. El baile del Pinkerton con la marioneta de cio-cio-san.
    Me gustó el reflejo del techo, los pájaros de origami, las ágiles mamparas, las siluetas sobre color brillante.

    pero, JL, lo del niño fue imperdonable. La escena que más me emociona, totalmente frustrada ante la entrada del marinerito de ventrílocuo, que necesita nada menos que de 3 entorpecederos señores que lo hacen mover…te aseguro que un niño de verdad, por muy sosito que sea, no crea el mal rollo que me dió el marioneto.

    Podría seguir, pero no es cuestión de sacar el hacha, como dices a veces…
    Aún así, ya sabemos cómo se las gasta el Met en sus producciones y ésta sigue su linea habital.
    Con eso, yo me abono seguro, que me lo paso bomba con estos americanos.

    • José Luis dijo:

      Quería explicar más lo mucho que me está gustando esta alternativa que hablar de la función de ayer, pero no puede evitar mis ditirambos y lo de la señora fue antológico. Pero ya que me das caña aquí:

      1.- Si el original de la Scala era elegante la copia lo sería. Y veo difícil no sacar mamparas en una historia de geishas, salvo que se ambiente en Marte, que cualquier día. Si Minghella copió la sangre roja del final, es para denunciarlo (aunque no creo que ya le importe mucho al pobre), pero ¡qué bonito!

      2.- En un tablao flamenco creo que vas a ver bastantes sillas de enea.

      3.- Si el muñeco te fastidió la mitad de lo que los suelo odiar yo, entiendo perfectamente tu posición. Pero, mira por donde, el de ayer me cayó muy simpático, y, llámame cursi (o bleda soleada o a la sombra), pero me pareció muy poético. Tan desvalido que tenían que moverlo. Y de rebote, era como si los tres titiriteros y el espíritu de Japón acompañasen a la pobre señora mariposa, tan inocente, preguntando por el estado de salud de los antepasados :-)…Un niño soso no me preocuparía, pero uno de los de los anuncios de protagonista, y en primer plano, no te olvides… en fin; prefiero no pensarlo. Cuando vea ese de la Scala ya te diré. ¡Pero que bien estuvo Mme Racette!

      4.- No te vuelvas a meter con los farolillos, o con la cortina de flores que a las almas cándidas nos gustan estas cosas. Y que lo sepas: A mí me parecieron muy elegantes y nada cursis.

      4.- En algunos kimonos chillones y en todo lo otro, de acuerdo. Pero olvídate del muñeco, que además no canta, y ¿no dices que te lo pasaste bomba?

      Creo que es mejor que hagas una página en tu pecera, que me apetece vapulearte también allí como huésped. Y así distraes y corro menos peligro de que el personal vea el muñeco aquí y se apunten al pim pam pum.

    • José Luis dijo:

      Por favor… acabo de ver el niño de la Scala, retocándose el pelo que su madre le ha descolocado. Millones de veces mejor el Pinochito de anoche, que le movían la cabeza por la coleta al pobre y actuaba infinitamente más que este, que está como un palo pasando de todo. Expresividad, poesia, arte… con tanto arbol en la Villa Olímpica te habrás hecho alergica a las maderas… o, con lo de ahora, a los maderos🙂

  2. OLYMPIA dijo:

    Jo la vaig veure, també al cine, fa cosa de mig any però el nen era de carn i ossos i el tenor del qual no en recordo el nom, l’havíem vist fent de Don José en el tercer repartiment de Carmen al Liceu. La Racette em va semblar excel·lent. Com que és la última Butterfly que he vist, hem sembla la ideal tot i que n’havia vist una, fa cinc anys al Liceu, on Fiorenza Cedolins estava meravellosa.
    Salutacions, José Luis!

  3. OLYMPIA dijo:

    “hem sembla ideal” NO: em sembla ideal: SÍ.
    Sorry.

    • José Luis dijo:

      Sí, per que quedi definitivament clar🙂 També a mi Racette em va semblar ideal, tot i els anys, que ella mateixa feia broma al primer entreacte dient que “doblava” la de Cio-Cio: Doncs cantava amb la il•lusió i el cor de una quinceañera. I no far patir ni un moment (encara que fa plorar, clar…😉

  4. Mari-Carmen dijo:

    Qué bonito todo !!! Estoy de acuerdo en que este invento de Operas en cine es genial ! Me lo perdí porque he estado unos dias en Calella.. Como ya te comenté, la primera vez que ví Madame Butterfly, en cine, hace muuuuuchos años la cantaba Renata Tebaldi, para mi la mejor de todos los tiempos !!

    ¿Viste a película de Jeremy Irons “Madame Butterfly” ? Impresionante.

    Como siempre, qué buen narrador eres !

    • José Luis dijo:

      1.- Pues ya sabes donde nos encontraremos, porque el año que viene pienso faltar a las menos que pueda.

      2.- Si que la vi; sólo me acuerdo de que era muy bestia y de que me gustó muchísimo.

      3.- Pues nada; otro dia de ayuno por tu culpa.

  5. Assur dijo:

    Espero i desitjo (és una manera de dir, eh?) que tant la kalamar com tu diferiu, i a ser possible al màxim, sobre l’opinió que teniu tots dos del mateix espectacle…, i és que m’ho passo pipa!

    Dit això, que també deixaré dit a ca la kalamar, en el cas d’aquí i respecte al nen, a mi m’ha agradat la idea del nen-titella: la trobo molt original, i li he trobat una expressivitat que a cap de les criatures de carn i ossos que normalment fan sortir se’ls pot demanar.

    • José Luis dijo:

      Segur que kalamar també, encantats de donar espectacle🙂

      La qüestió del ninot es problemàtica, perquè ella es experta i professional de la cosa visual, però per mi que l’ha perduda el record d’un nen que la va fer plorar, perquè aquest es sensacional. I als trossos alegres simpatiquíssim, que li fan aixecar el cap amb moviments com d’ocellet per mirar a la mare, i ella juga llençant-lo per l’aire, preciós. Accepto (s’ha de donar sortida😆 ) que al cine, un primer pla de la cara es complicat, però dubto que hi hagi nen que expressi millor la fragilitat i la innocència que aquest de fusta. I la estimació dels que l’envolten… Haurem de demanar que la reposin al Met i que ens convidi la kalamar per anar am paper i llapis i discutir-ho després pam a pam.

    • kalamar dijo:

      estimats amics,
      Potser el ninotet és expressiu amb el cos, però no soporto l’expressió facial fixa, ni aquí ni en lloc. Jo crec que tinc un trauma infantil: us enrecordeu del serial Pinocchio italià del 72, que es cremava les cametes de fusta a la llar de foc? potser ve d’aquí…
      No em doneu ni màscares, ni capgrossos, ni gegants.

      • José Luis dijo:

        Bueeeeeeeeeeeeno, si es algo personal, lo entendemos🙂 Aunque, en lo de la “expresión facial fija” coincido sin necesidad de cremaciones, que aún me acuerdo de lo desconcertado que me quede al ver los gigantes y cabezudos de la Merced. Y el rollo de las polichinelas que en la sala Mozart había que tragarse antes de que empezase Fort Apache o Safari. (snif)

        AHOOOOOOOOOOOORA biennnnnnn: Ça veut dire que reconoces que, en la natural lejania de un privilegiado espectador del MET, el muñequito es glorioso. Venga, que de sabios es rectificar 😆

      • kalamar dijo:

        ahhhh noooooooooooooooooo
        de SABIOS, no de sabias

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s