India IX – En elefante (Guiris en Jaipur, 2)

Foto de Borja

En elefante. Al Fuerte Amber o a donde sea, el caso es que llegaremos en elefante. Las agencias de viaje saben que el guiri estándar disfruta como los críos montando a caballito. Y si, ande o no ande, el bicho es un elefante bien grande, tanto mejor.

Pero lo cierto es que la primera imagen del Fuerte es realmente formidable y, por el momento, el abuelo de Dumbo que nos ha recibido en la carretera pierde protagonismo.

Como viene siendo norma, por muy grande que sea lo que sea, siempre forma parte o tiene al lado algo aún mayor, y dominando el valle desde un promontorio, vemos a su izquierda otro enorme conjunto, el Fuerte Jaighar, construido para defender el Fuerte Amber que es en realidad un conjunto de palacios con bien poco de militar. Tres kilómetros de largo por uno de ancho,

en este otro fuerte que no vamos a visitar y que comunica con su protegido por unos pasadizos subterráneos, se halla el cañón sobre ruedas más grande del mundo en su momento (año 1720). Ambas cosas, pasadizos y cañón, hubieran sido otra cima de nuestro día más guiri, pero nos los ocultaron. Y ojos que no ven, corazón que no siente y pies que lo agradecen, porque con lo que nos toca hoy ya vamos a quedar bien servidos.

Volvemos los ojos al magnífico Fuerte Amber, que toma su nombre de la ciudad que descubriremos luego desde lo alto. En la ladera, unas rampas fortificadas

en las que ya divisamos las mantas rojas de los elefantes que cubren el trayecto, en fila india (lo cual no es una redundancia estando en la India,  puesto que el invento fue de sus tocayos de las Américas). Su destino es la puerta que se ve a la derecha y el punto de partida, la ansiada (y temida) parada de elefantes, se hallaen una placita al lado de unos jardines hasta la que llegamos en el autocar. Como en todas partes, los taxistas están más o menos relajadamente aburridos, aunque aquí no organizan tertulias ni juegan a las cartas en la cabeza de sus animales, y en cambio, por nuestras lares aún no he visto ninguno rascándose la planta del pie,

Foto de Borja

ni dirigiendo un concierto de trompas o en su caso bocinas,

pero sí haciendo lo que los niños no tienen que hacer,

demostrando hasta que punto nos parecemos, y no por el reloj de pulsera.  Serrat tendría que añadir en Te guste o no yo lo hago en los semáforos y tu esperando con tu elefante a los guiris“, y como a mí sí que me gusta (la canción; lo otro ya no) la pongo aquí por si alguien quiere aprovecharla para hacer unos  Momentos Musicales antes de emprender la ascensión.

Llega la hora más calladamente temida (“¿Cómo demonios van a intentar hacerme subir al elefante?”) y es un alivio ver que se han puesto en nuestra piel y sólo hemos de dar un paso adelante para pisar y sentarnos luego en la montura, que promete ser muy cómoda. 

Foto de Ramón

Primer tramo de la subida,

en el que la caravana que nos precede atraviesa puertas que debían tener una función defensiva.

Foto de Ramón

Al fondo, el Fuerte Jaighar,

a nuestra izquierda el barrio que hay al pie del fuerte y las murallas que protegen la zona,

y un curioso espacio verde en el lago Maotha, un jardín en la piscina en vez de la consabida piscina en el jardín,

todo eso es lo que vemos desde lo que a veces parece una correa sin fin, con unos que subimos y otros que bajan libres de carga. Naturalmente, ahora sí, se circula por la izquierda, y naturalmente, algún elefante hace sus naturales cosas que naturalmente no voy a mostrar aunque, fiel a mi estatus, hice la foto de rigor.

La silla no mentía pero, yendo de lado, el doble balanceo es bastante incómodo y el paseo es en ese sentido menos agradable de lo que parece, porque no puedes soltar ni un momento la barandilla y tan pronto te vas para adelante como caes de espaldas.  El puño del primer plano y las sandalias apuntando al cielo parecen darme la razón.

Foto de Mercé

Seguro que es mucho más cómodo ir a horcajadas en el lugar del conductor pero son sólo un par de rampas. Ya vemos a lo lejos la ciudad y más murallas en las crestas de las colinas. Tanta fortificación y la misma situación de Amber en un valle rodeado de montañas se explican porque fue capital antes que Jaipur y temían las incursiones de los mogoles de Delhi.

Nada más encarar el segundo tramo empiezan a gritarnos intentando captar nuestra atención. Se trata de hacernos una foto que vendrán luego a vendernos a la salida, y cruzar una mirada casi equivale a cerrar el contrato, por lo que muchos nos ponemos a contemplar las alturas, que a eso hemos venido y entre unos y otros vamos a estar sobrados de fotos más o menos impresentables. Mira que torres más bonitas,

y vamos a aprovechar que hemos llegado para hacer una pausa.

                                                                              Foto de Mercé

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Mundo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a India IX – En elefante (Guiris en Jaipur, 2)

  1. maac dijo:

    Supongo que en la India lo acompañarán con té.

  2. maac dijo:

    Pero no todo el mundo gusta de los mocos.

  3. Joaquim dijo:

    M’ha agradat molt, burilles a part, la foto de l’elefanting, que és quelcom similar a les parades de bicing o de taxis i la decoració elefantística , amb aquests pintats o tatoos tan acolorits, ara bé, la perla és aquesta ciutat emmurallada, aquesta filigrana que et convida a somniar en mil i una pel·lícules d’aventures. Decorats que imagines impossibles i que són de veritat. No crec que ho hagin construït per guirilàndia, com un Fort (Amber) Aventura, tot i que la finalitat acaba sent sempre aconseguir les més rupies possibles.

  4. kalamar dijo:

    ekkss! acabo de comer, te miraré más tarde, post!

  5. kalamar dijo:

    Magníficos los fuertes y el jardín flotante. Y de los interiores, hay post-post me imagino.
    Los Dumbos parece que lleven puestos gorros negros, o es pintado también? supongo que no es obligatorio subir en elefante para llegar. Prefiero un caballo o mejor, un burrito!
    muassss

  6. OLYMPIA dijo:

    José Luis,
    Jo sóc de les que no senten atracció per viatjar a l’Índia no obstant i això m’entusiasma veure-la retratada i les fotografies que ens mostren són per aplaudir-les.

    Salutacions!

  7. josepcolet dijo:

    I el trajecte, suposo que tot i poder-lo fer caminant, t’obliguen a fer elefanting oi?.
    En altres llocs ho fan amb camells, cavalls o qualsevol bitxo que serveixi pel transport. Independentment d’aquests petges “guiris” s’ha de reconèixer que aquest fort Amber es una meravella (al menys per fora) suposo que el podrem veure per dins també no?.
    Una abraçada i fins la propera crònica que aquí estem enganxats.

    • José Luis dijo:

      Amb el que t’espera després, ja va bé que et pugin com sigui, perque el Fort es una ciutadella que s’ha de passejar a peu. Coming soon, que ja em veig a Hollywood 🙂

  8. Angels dijo:

    Coincido en todo con Kalamar y no es la primera vez que me pasa.Sobre todo con lo del burro
    y otras cosas Adiós y MUASSSSssssss

  9. miquelgascon dijo:

    Les teves entrades sobre l’India cada dia m’agraden mes…i es que m’enrecordo molt de aquell viatge que ja tinc ganes de repetir….. també varem estar al Fuerte Amber, però nosaltres no varem pujar en elefant…

    Fins a la porta en taxi… encara que no era la mateixa porta per on pugen els elefants amb turistes. En el any 2000 ja existia aquesta costum “guirilandaire”, però no recordo mes de 10 elefants…. i es que el turisme de masses converteixen tot en parcs d’atraccions, El Rajastan, Dubrovnik o Barcelona…..dona igual.

    En el Fuerte Amber ens vam passar bona part del dia…el vaig trobar especialment “bonic”.

    De totes formes jo em considero també un GUIRI i n’estic orgullós. Una abraçada.

    • José Luis dijo:

      Estava estupefacte pensant que vau pujar a peu… Crec que amb taxi ara no es pot arribar. Com veuras a la propera estació del Via Crucis aquest, estan tractant de controlar l’impacte del turisme.

      Faig broma amb el terme guiri per la seva connotació pejorativa pero es evident que no son tots iguals. Ni els viatjers ni els viatjes. Sense anar mes lluny, vosaltres bona part del dia a Fort Amber, nosaltres menys de dos hores. En tot cas, el dia de Jaipur, que va ser el mes guiri de tots, atapaiment inclos, va ser fantastic. Es a dir que ja m’agradaría ser guiri vitalici. I trobar a la tornada de cada viatje un auditori tan amable…

  10. Mari-Carmen dijo:

    Preciosa tu descripción que me sirve para mantener vivo el recuerdo de ese viaje tan exhaustivo y que, cada vez que leo tus crónicas me reafirma más en lo que ya sabemos : fué todo demasiado comprimido, No pudimos paladearlo “in situ” ,,, si no fuera por ti ya me habría olvidado de la mayoría de las cosas que vimos ….menos una “guirilada” muy típica de mi y que parece que se te escapó : me vendieron dos colchas preciosas con aplicaciones de elefantes que compré, naturalmente, desde mi trono elefantino !!! ja, ja, fué el no va más, hasta mi amiga se sorprendió al verme bajar del elefante con las dos colchas !

    • José Luis dijo:

      Muy comprimido allí y muy expandido aquí, que gracias a las fotos ves hasta lo que no has visto y me voy a especializar en soldaditos de Pavia para tiempos de crisis… Desde luego, también coincidiremos en que, a pesar de todo, que nos quiten lo bailado. Sobre todo a esa gente que si puede hacer tres cosas a la vez no se conforma con dos y que saca partido de todo… si te llego a pillar no te libras de un monográfico 😆

  11. Mari-Carmen dijo:

    La verdad es que fué muy divertido. El vendedor lanzándome los manteles desde el suelo, yo regateando y pidiendo diferentes medidas ….. como tú dices, yo soy de ese grupo de gente que intenta sacar partido de todo,lo malo es que a veces,con tanta dispersión se me escapan otras cosas pero, qué se le va a hacer, una no es superwoman !!! Visto desde aquí, y ahora,… qué bonito viaje !! Como ya te comenté, el domingo voy a Londres con mi hija y una sobrina … no será comparable.

  12. Assur dijo:

    L’altre dia llegia a “El País” que Hitler era molt recelós amb les imatges fotogràfiques que d’ell deixava que es publiquessin, i el mateix article feia referència a Rommel, al qual Hitler elogiava perquè, a diferència dels comandaments italians, “La Guineu del desert” (que poc seriós sona això en català, oi?) 🙂 mai s’havia retratat dalt d’un camell. Segons paraules del führer, quedava molt més digne dalt d’un Panzer d’aquells…

    Tot i el respecte i la seriositat que em mereix, amic José Luis, l’espantós conflicte bèl·lic anomenat “Segona Guerra Mundial”, no em vaig poder estar d’imaginar-me, somrient, els comandaments italians fent-se retratar, divertits, dalt d’un camell, i Rommel, veient-los, remugant: “I amb aquests hem de guanyar una guerra?”

    • José Luis dijo:

      “La guineu del desert”, quasi com John Wayne a Rio Bravo dient a Maureen O’Hara que l’ha de “escorcollar” (crec recordar) el primer dia a TV3… tan poco serios i digne com fer-se la foto a dalt d’un camell abans de la batalla, ben repentinats i cantant “Dove andrai” devant d’un desesperat mariscal…una imatge de pelicula dels Monty Phyton que posa en evidencia aixó que diem dignitat, ¿no? 🙂

  13. Pingback: Una docena de elefantes de la historia de la música (I) ® | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s