Ivo Andric – Un puente sobre el Drina

________________________________________________________________

Cualquiera de los primeros capítulos de Un puente sobre el Drina es por sí solo una pequeña y completa obra maestra y una buena muestra de los méritos que hizo Ivo Andric para obtener el Nobel. Dejo el primero aquí para quien no conozca el libro y quiera disfrutar de unas páginas de grandísima literatura.  Es probable que luego decida comprarlo y dificil que se arrepienta, porque no es “la novela imprescindible para comprender la tragedia de los Balcanes” como es minusvalorado en la portada de la edición en catalán de Edicions 62 (la traducción es preciosa) sino una joya que no debiera perderse ningún mediano lector.

Sin embargo, tras los capítulos en que Andric relata la construcción y primeros años de vida del puente, con sus leyendas y la realidad que reelaboran,  decae el interés y la novela se vuelve un poco monótona, cuando, capítulo tras capítulo, se presentan nuevos personajes e historias que no siempre tienen el encanto y el vigor de las primeras y acaban lastrando el relato, del que quizá se espera demasiado tras un inicio sensacional. Con todo, la novela deja un excelente sabor de boca y el propósito de releer más adelante las pocas páginas que ahora han cansado.

Un valor añadido nada menor, que demuestra la inteligencia de Ivo Andric, es la capacidad de síntesis que le permite por ejemplo resumir en cuatro lineas lo que fue la guerra del catorce,

En el verano del año 1914, cuando los dueños dé los destinos humanos condujeron a la humanidad europea desde el escenario del derecho al sufragio universal hasta el circo, preparado con antelación, del servicio militar obligatorio… / … Por aquel tiempo, se buscaban todavía justificaciones para la violencia y se encontraba para las atrocidades algún nombre tomado del tesoro espiritual de los siglos pasados. Todo lo que sucedía conservaba aún una apariencia de dignidad y el atractivo de lo nuevo, ese atractivo espantoso, efímero e indecible que desapareció después de la memoria, hasta el extremo de que ni aquellos que lo habían experimentado en su carne pudieron evocarlo en el recuerdo.

con tanta lucidez como analiza las constantes de la Historia.

…aquellos que gobiernan y han de oprimir para gobernar, están condenados a actuar razonablemente. Pero si, llevados por la pasión u obligados por el adversario, sobrepasan los límites de la razón, empiezan a correr por un camino resbaladizo, fijando así el inicio de su caída. En tanto, los oprimidos y los explotados se sirven con la misma facilidad de su genio y de su locura, que son las dos únicas clases de armas que están en condiciones de utilizar en la incesante lucha, ya disimulada, ya abierta, que mantienen contra el opresor.

Si la patria de un escritor es el lugar que se le imprime indeleblemente como metáfora del mundo, como paisaje en el que encuentra la vida y recibe el don de contarla, Andric es un escritor bosnio y ha convertido a Bosnia en uno de los escenarios de los que la literatura universal ya no podrá prescindir.
Andric, que hunde sus raíces como narrador en una coralidad épica, está impregnado por el sentimiento de que la vida no se extravía en el tiempo, sino que se salva en la construcción duradera de la humanidad; el puente de su Drina se parece al homérico escudo de Aquiles, porque refleja un mundo entero en el que todo tiene significado. La corriente del Drina fluye, pero no en vano, bajo los arcos del puente y las distintas existencias, pertenecientes a pueblos y épocas diversas, no se diluyen sino que se consolidan, casi como piedras de ese puente.
Claudio MagrisEl puente hundido de Ivo Andric (Utopía y desencanto. Anagrama 2011)

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Contemporánea, Literatura y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Ivo Andric – Un puente sobre el Drina

  1. Joaquim dijo:

    Yo ahora, un poco menos que mediano lector, me apunto el libro. No sé cuantas recomendaciones tengo pendientes, pero tal y como lo cuentas, me han entrado ganas, veremos cuando pued9o cruzar el puente, pero ante todo gracias por sugerirlo.

    • José Luis dijo:

      Probablemente es incluso mejor de lo que digo. Me cansaron algo algunos capítulos centrales, pero tampoco lo he leido en las mejores condiciones. Y los primeros capítulos fueron deslumbrantes.

  2. kalamar dijo:

    Qué paisaje tan mediterráneo, y qué precioso puente gótico. Me imagino, las letras de Andric’ muy próximas y quizá menos eslavas. Habrá que leerlas.

    • José Luis dijo:

      El primer capítulo que he dejado te puede decidir, aunque a mí, que sólo leo en catalán lo catalán, me ha gustado mucho más en la traducción de Ed. 62. No la he encontrado en la red.

  3. imma dijo:

    Un altre llibre apuntat a la meva llaaaaaaaaaaaarga llista de llibres que voldria llegir. Jo prefereixo llegir sempre en català encara que l’autor sigui de las “chimbambas”, i això que sempre ens toca pagar mes per las versions en català !!!!!!!!!!!!! Gràcies per la recomanació.

    • José Luis dijo:

      Te un dels capitols mes besties que he llegit mai (un empalament descrit amb detall…) pero es molt poétic i estic segur que t’agradará, per molt ben escrit i per el que diu.

  4. OLYMPIA dijo:

    Jo també m’anoto el llibre. No sé quin nçumero li toca però m’has convençut amb el teu text, amb el de l’escriptor, amb el de Magris i amb la fotografia enlluernadora.
    Gràcies, José Luis!

    • José Luis dijo:

      Estic encantat de que t’hagi agradat la foto, que em va costar Deu i ajuda trobar-ne una neta i a la que es veies la “kapija”, la petita terrassa central, centre també de la novel•la, que crec es realment molt bona. Ja em diràs.

  5. alopez47 dijo:

    Hola Jose Luis:
    No he leído el libro de Andric, pero en más de una ocasión me he sentido tentado. Tu reseña anima a hacerlo, por descontado. Este año, sin ir más lejos, mi hermana ha cumplido 50 años y estuve a punto de regalarle el libro (Andric fue Premio Nobel de Literatura el año 1961), pero al echarle un vistazo, lo deseché. Pensé que no le gustaría. Finalmente le regalé Matar un ruiseñor de Harper Lee (también cumplía 50 años de su publicación).
    Gracias por tu respuesta a mi comentario en la presentación. Afortunadamente he podido cerrar el blog puesto que ya he empezado a trabajar y me encuentro fenomenalmente bien. Tengo intención de abrir uno nuevo, pero el tiempo se me va echando encima. Si no te importa, me gustaría consultarte alguna duda; pero preferiría hacerlo por correo electrónico, si te parece adecuado.
    Saludos.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s