Another year, seguramente una obra maestra.

Mike Leigh  (Secretos y mentiras, El secreto de Vera Drake), un cartel con muchas estrellitas en grupos de cinco y unas líneas en el periódico que hablan de una historia sobre una feliz pareja de sesentones y una amiga que se pasa el día emborrachándose en su casa, componen una oferta bastante prometedora. Y aunque el inicio de la película, con una profundamente deprimida e inmensa Imelda Staunton (Vera Drake) en la consulta de una doctora de la que sólo espera pastillas para dormir y atendida luego por la asistente social Gerri, presagiaba lo mejor, luego la película se ha quedado en una obra muy notable, pero no maestra. O esa ha sido la primera impresión.

Gente a la que las cosas les van bien y gente a las que les van mal. Tom y Gerri son de los primeros. Viven ya solos y podrían estar jubilados, pero mantienen la complicidad y la ternura de los enamorados. Tranquilos, amables, se han construido un entorno confortable, cultivan un huerto comunitario, beben con moderación y escuchan a sus amigos en su acogedor hogar.  Tienen un hijo tan sensato como ellos cuya soltería les inquieta un poco, pero al que las cosas no le pueden ir y no le irán mal. En el otro bando está un amigo que come, bebe y fuma sin moderación, un hermano de Tom que aparece y se mantiene en estado de shock en el último cuarto de la película (dividida en las cuatro estaciones del año), que bebe, fuma y sobre todo habla con extrema moderación (monosilábicamente), no sabemos si a raíz de la muerte de una esposa de la que se reserva opinión o si ya le venía de antes. También son del club del desastre su brutal hijo, y sobre todo Mary (la habitual Leslie Manville, extraordinaria), compañera de trabajo de Gerri, que habla, fantasea, fuma y bebe sin moderación porque le gustaría tener un Tom como el de su amiga, y pasan los años y cada vez se siente más sola. Y ella es lo más verdadero de la historia.

Mike Leigh no sabe por qué a unos les va bien y a otros mal, pero retrata mucho mejor a los segundos. Tom y Gerri no son dibujos animados pero tampoco seres reales, no por imposibles, sino por mal dibujados, por unos diálogos y unas miradas que no resultan creíbles, parece que ni para el propio director, que necesita subrayar excesivamente lo que debe resultarle un milagro.  Y eso es lo que estropea una película que tiene algún momento muy emotivo, interpretaciones made in England, una excelente realización y que se ve con mucho interés aunque decepciona un poquito si se fía uno de las estrellitas.

Claro que si leemos la crítica de Sergi Sánchez, cabe otra interpretación de las intenciones de Mike Leigh:

«Another Year» empieza y termina con el plano sostenido de dos mujeres deprimidas, las dos caras de la infelicidad separadas por un año de desesperanza. Las dos son personajes caros para el cine de Mike Leigh: la primera, Janet (Imelda Staunton), que desaparece velozmente del relato, está enfadada con el mundo, se odia a sí misma tanto como a los demás; la segunda, Mary (Leslie Manville), riega su autocompasión con vino blanco, exhibiendo su desgracia como quien se ha comprado un vestido nuevo para que la envidien. Parece que los protagonistas de «Another Year» sean un matrimonio perfecto, anfitriones de un rosario de amigos y familiares al borde del abismo, pero no, la verdadera heroína de la película es Mary, la única que les honra con su presencia en las cuatro estaciones de su particular «annus horribilis». A su alrededor Leigh articula, con un astuto uso de la elipsis, una trama vagamente impresionista que pervierte la bondad de lo cotidiano, que saca lo peor del fondo de las palabras educadas.
A Leigh no le interesa la felicidad de Tom y Gerri, por eso les hace existir en un clima de complicidad opaca. Su amabilidad tiene una dimensión sádica, como si necesitaran enfrentarse, desde la condescendencia y el sarcasmo, a la desesperación de sus visitas para corroborar su confort. De las ruinas de ese sadismo nace Mary, que Manville encarna sin miedo a parecer ridícula. Leigh la observa sin hacer concesiones al respetable: es tan capaz de ponerse en evidencia coqueteando con el hijo de sus amigos como de humillar al pobre hombre que se interesa por ella. Es un personaje tan hostil como conmovedor, el corazón de una película que muchos han saludado como la más optimista de Mike Leigh y que a este crítico le parece lo más cruel que ha rodado desde «Naked».

¿Y que dice el director?

“Algunas personas son buenas creando estructuras que hacen la vida fácil, mientras que otros, muchos de nosotros, hemos creado inevitablemente estructuras que hacen de la de la vida y las relaciones algo difícil. Algunos son capaces, por las cosas que les motivan y les preocupan, de crear el mundo que les funciona, pero eso es algo que no todos tenemos la habilidad de crear”

Con lo que puede que Gerri y Tom no sean una pareja feliz mal retratada sino una pareja que se ha sabido crear un mundo habitable, aunque tampoco muy bien retratada, porque, por lo visto, no he sido el único confundido. O, aún más probable, se trata de una obra maestra que hay que saber leer. De hecho, no me importaría repetir mañana mismo y se dice que esa es una de las características de las obras maestras.

Agosto 2021

Diez años después apenas cambia nada, salvo que los tres primeros cuartos/estaciones de la película resultan reiterativos, porque lo que son cada uno de sus personajes se sabe a la primera, en el caso de los peregrinos que buscan consuelo en el edén del matrimonio feliz o no se acaba de saber nunca en el caso de este último. Y es que Leigh, ante una pareja que “ha sabido crearse estructuras que hacen la vida fácil” pero está dispuesta a cerrar el grifo de su autocomplaciente hospitalidad si los visitantes las ponen en peligro, al final decide que no es eso lo que le importa mostrar sino el dolor de los que, a su lado, no han sabido hacerlo. Pero una cosa es la sutileza y otra la ambigüedad o la indefinición y cambiar de protagonista principal en la última escena tampoco ayuda a redondear una película que tenía mimbres suficientes para haber sido una obra maestra.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Another year, seguramente una obra maestra.

  1. allau dijo:

    José Luis, com que estic escrivint la meva pròpia versió de l’assumpte, no aprofondiré. Però qualsevol obra que doni motiu a la discusió, no pot ser de cap manera menystinguda.

    • José Luis dijo:

      De la qual cosa es dedueix que no estàs d’acord, gens estrany perquè jo encara no ho estic ni amb mi mateix. Però per posar els fonaments de la bronca, caldrà ser molt metòdic, perquè una cosa es el que hem vist, un altre el que volia fer Mike Leigh, i un altre el que li ha sortit.

      • allau dijo:

        No, no, de cap manera. Potser estarem molt d’acord, però vull elaborar la meva pròpia teoria sense deixar-me influir gaire. Finalment, obres com aquesta o «L’arbre de la vida» són les que fan realment interessant actuar com a espectador.

  2. Angels dijo:

    La foto de ayer no sé si te la prestaron o simplemente la «pispaste» pues yo he rematado la faena y me la he puesto de fondo de pantalla.Tengo que ponerme al dia en cuanto a peliculas,pronto empezaré a hacer vida normal ,estos últimos posts son francamente bonitos.
    El árbol de la vida «,no sé donde leí que gustará mucho a la gente muy religiosa; esto no es bueno
    ni malo el titulo si que me gusta.Adiós y MUASSSssss

    • José Luis dijo:

      Aquí casi todo es «prestado» o «trasladado» de una pantalla de ordenador a otra 😉 y por ahora nadie se ha molestado. Me alegro de que esta te haya gustado tanto.

      Cuanto más comentarios oigo sobre el arbol de la vida, más me ratifico en que no pienso ir a verla.

      Muassssssss

  3. kalamar dijo:

    Pues yo seguro que no repito. Esta peli es Another Leigh, ni más, ni menos. Estoy de acuerdo en algunas cosas que escribes, JL, y con J Sánchez. Hiperrealismo deprimente, actorazos británicos, y una pareja feliz que yo sí me la creo. Hasta me ha gustado mucho que su contacto con la madre tierra les haga parecer tan equilibrados. Pero tanta Mary era irritante, y la escena con el viudo fumando, infumable. Aún así, no me suelo perder las decadentes historias de Leigh. Somos un poco masocas como Tom y Jerry, también?

    • José Luis dijo:

      Es curioso que su contacto con la madre tierra sea en un huerto tan feo, y que sus miradas y su actitud en la caseta sean tan… ¿resignadas?

      La peli se me pasó en un soplo y no me deprimió nada. Tampoco entiendo por qué dices que las historias de Leigh son decadentes. Ni hiperrealistas; tan reales como la realidad, y de ahí lo que duelen y la polémica que pueden provocar.

      • kalamar dijo:

        Los huertos urbanos no son edenes pero tienen encanto si se cuidan como hace la pareja, que se los miran con dolor lumbar y satisfacción. Lo de hiperreal viene porque el primerísimo plano es un punto de vista poco natural y a Mary la tenemos muy cerquita siempre.

      • José Luis dijo:

        Ya. Pero no deja de ser un triste sucedáneo. Tampoco es casual que los amigos jueguen a golf bajo postes de alta tensión. Hay que sacar de donde no hay…

  4. OLYMPIA dijo:

    Jo també em crec els matrimonis com en Tom i la Gerri. En conec més d’un però estan tan compenetrats que, al no tenir conflicte, poc podrien interessar a l’espectador. Ara bé, sí que la seva estabilitat seveix de base per conèixer els qui sí tene conflicte o conflictes: El personatge que fa Imelda Staunton i que, per desgràcia, desapareix n’és un, l’altra el del xicot grassó que menja, beu i fuma i que també quasi ens el sacrifica per deixar-nos com a element fortament dramàtic a Mary que no sap fer-se gran ni estar sola. Com que, com tots sabem, les pel·lícules continuen més enllà del cinema, penso que, a poc a poc, Mary es farà seu el germà de Tom perquè ella necessitar donar, estimar i ell, com tants homes vidus, acceptarà de bon grat la companyia de la noia. Això és només una possibilitat que apunto. Passi el què passi, aquests personatges segueixen vius en algun lloc. He trobat un Leigh molt txekhovià i m’ha entristit i complagut al mateix temps.
    Salutacións, José Luis!

    • José Luis dijo:

      També jo crec que existeixen matrimonis com aquest, però la qüestió es si el de la peli es realment feliç (com jo vaig pensar d’entrada) o tan trist com la Mary, però amb companyia i un hort per conrear, doncs han sabut «crear estructuras que hacen la vida fácil». Si Leigh volia pintar el primer, el dibuix està mal fet. Però ho dubto. Crec que em vaig identificar amb la parella com a protagonistes, els «bons» de la peli, i mea culpa, perquè al llarg de la pel•lícula es va veient que ell pot ser un home senzill i bo sense més, però ella té més tela i no tan bona o tan feliç. La mirada absolutament buida quan abraça la Mary ho diu tot. Per cert, no veiem la mirada del Tom abraçant al seu germà en un dels moments més emotius de la historia. Dos abraçades molt significatives.

      No acabo de veure la Mary i el germà fent parella al futur… però també em va passar per el cap 🙂

      Gracies!

  5. allau dijo:

    Com que estic molt d’acord amb el que heu escrit JL, K i Olympia, passo d’escriure la meva pròpia versió, per no ser redundant. Jo també em crec el matrimoni d’en Tom i la Gerri (i crec que ella, junt amb la Staunton, són les millors actuacions del film). A la Mary li hauria tallat una mica alguna escena. Però m’agrada que existeixin pel·lícules com aquesta.

    • José Luis dijo:

      Tens raó, calia dir que el treball de la Gerri també es grandíssim. Però m’agradaria llegir la teva versió, perquè no veig com pots estar d’acord amb tots tres a la vegada (y no estar loco) (amb Olympia si; vull dir amb kalamar i els meus dos jos)

  6. Angels dijo:

    P:D.He releido los comentarios del dia 17 y al leer el mio he comprobado,lo cursis que nos ponemos en determinadas circunstancias !!pero no nos dabamos cuenta !!! (menos mal)
    Adiós y un abrazo fuerte

  7. OLYMPIA dijo:

    Ningú m’ha semblat cursi ni la pel·lícula és presta a comentari d’aquest estil. Jo també voldria llegir què diu l’Allau.
    Salutacions!

  8. Angels dijo:

    En contra de lo que dices de que nadie se ha molestado ni ha protestado por copiar una foto del
    Werther de Villazon en Londres, díselo a Joaquim que puso una foto de Villazon que era de Teresa y la de excusas que tuvo que esgrimir porque Teresa se enfadó y le dijo que al menos
    tenía que pedir permiso. O sea que !!cuidadin cuidadin!! Un abrazo

    • José Luis dijo:

      Yo procuro pescar en tierras más lejanas, pero la verdad es que no entiendo muy bien los derechos de autor de el material que la gente pone en la red. En todo caso, espero que alguien venga a traerme naranjas a la carcel

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s