Resolviendo el enigma de la música

Tras un enorme esfuerzo de concentración (básicamente orientado a tratar de entender el inglés del documental de Attenbourough que me recomendó vicicle), creo haber encontrado la solución al enigma que hasta hoy me quitaba el sueño. A saber: ¿Por qué unas miserables notas musicales pueden causar emociones tan intensas y profundas?

Desde luego, cualquiera que sepa inglés y tenga interés en el asunto puede pasar directamente al documental, pero para los restantes ignorantes deseosos de dejar de serlo, he aquí un resumen tan breve como deslumbrante.

1.- Los animales hacen sonidos para marcar su territorio y ahuyentar extraños: Para sobrevivir hay que guardar la casa.

2.- Por otro lado, y aunque también los hay que se ponen a dar vueltas como locos o a pavonearse desplegando aparatosos abanicos a lo locomía, todo bicho viviente capaz de hacerlo, canta para encantar y seducir a la pareja. En algún caso, se ha demostrado que los que triunfan y hasta tienen lista de espera por cantar más fuerte y prolongadamente, resultan ser los más longevos, cosa que a Darwin no le extrañaría nada: Hay que mejorar la especie.

3.- Unos más que otros, todos somos animales, y en las ancestrales profundidades de nuestro ser persiste la programación destinada a que determinadas notas nos causen respeto o pavor y otras exciten nuestra curiosidad y otras cosas excitables.

4. Hasta aquí, nada del otro jueves, por  archisabido y por bobada, pues es evidente que este mecanismo es más bien obsoleto y pobre para entes tan sofisticados como los humanos, que desde luego no llenan las salas de concierto para defender la localidad ni para ligar (en principio). Peeeeero….

5.- De lo antedicho se desprende que algunas neuronas de nuestro cerebrillo están organizadas para reconocer esos sonidos que causan miedo/tánatos o atracción/eros, y (ahora viene lo gordo), de igual forma que con dos colores básicos convenientemente mezclados se pueden obtener bastantes más, ese receptor de sonidos es capaz de originar una gran variedad de emociones, es decir, que del miedo puede derivarse inquietud, alerta, nerviosismo, rabia, furore, ganas de invadir Polonia, pena, llanto y desesperación o crujir de dientes, y la atracción convertirse en complacencia, alegría, regodeo, entusiasmo, placenteras sensaciones más o menos frívolas, ternura, compasión, amor humano y amor divino, dicho así por resumir. Todo lo cual no nos sirve a estas alturas para evitar ser desalojados del piso ni para echar una cana al aire, sino que son unos efectos colaterales o secundarios absolutamente inútiles, si no fuese porque…

6.- A la gente le gusta sentir emociones peliculeras sin jugarse el físico y ya sabemos lo que es el mercado. Los músicos tantean y aprenden qué secuencia de notas y armonías y ritmos y cosas de las suyas causan un determinado sentimiento, y acompañándolas (o no) con historietas e imágenes más o menos congruentes, empiezan con una coplilla y llegan hasta la ópera (o hasta Frank Pourcel). Porque, en palabras de David Attenborough, «lo que han hecho las sociedades humanas en todo el mundo ha sido tomar la capacidad biológica que tiene la música para despertar emociones básicas, y elaborarla«.

Y eso es todo, amigos: En la cabeza tenemos una pianola conectada al corazón (que también está en la cabeza) y los buenos músicos saben tocárnosla muy bien.

Para felicitarnos por haber descubierto el huevo de Colón, ahí va eso:

Beethoven – Sinfonia No.7, Op.92 – IV. Allegro con brio (Royal Concertgebouw Orchestra. Carlos Kleiber.)

________________________________________________________________

The Song of the Earth – A natural history of music with David Attenborough

Dividido en cinco fragmentos, al acabar cada uno puede enlazarse con el siguiente pulsando en el enlace que aparece arriba a la izquierda. O bien, desde aquí:  -2-  -3-  -4-  -5-.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Clásica, Música, Teoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Resolviendo el enigma de la música

  1. Mari-Carmen dijo:

    Comprobado !! Escuchando esta sinfonía he salido al galope hacia la cocina, limpiado cacharros,ordenado nevera y varias cosas más, a un ritmo acelerado …. el bonito Adolf parece que escuchaba a sus favoritos antes de lanzarse a invadir paises y otras fechorías de las suyas … creo que continuaré con melodías más relajantes !!
    Muy interesantes tus reflexiones, como siempre
    Muasss

    • José Luis dijo:

      Gracias por el experimento, las reflexiones son de Attenborough y sus entrevistados. Aunque sea sólo un aspecto del misterio, es bastante elemental, pero como el huevo de Colón, no había caido.

  2. Angels dijo:

    No sé explicarlo con palabras, pero nos toca más el alma oir música,que nos guste (por supuesto) y nos has puesto un problema dificil de explicar; también nos toca el alma algún libro o poesia muy especial ,o contemplar la naturaleza o sentir el amor , y luego el cariño de los tuyos,todo esto es inmaterial y por lo tanto no existen palabras para transmitirlo en un breve comentario
    Bueno como no sé hacerlo mejor lo dejo y MUASSSSSSS

    • José Luis dijo:

      Tienes razón, pero quedándonos solamente con las artes, la música es la más capaz de provocar emociones fuertes. Bueno; la música y el Barça 😉

      Muassssss

  3. kalamar dijo:

    No sé si será muy científico, pero a parte de la pianola cerebral yo creo que en el ADN hay unos genes grabaditos con música, si no, cómo se entiende que yo 100% viviendo y escuchando música de aquí, me emocione la música griega de mis antepasados?

    Las ratas de laboratorio, qué gran especie sacrificada por todos nosotros! , son muy jalijosas, me las copio ( y me imagino al doctor fotógrafo poniendo gotitas de miel en las bocas de los instrumentos)

  4. vicicle dijo:

    El documental no tiene desperdicio, es muy interesante. Los ratoncitos deben ser los descendientes de aquellos que siguieron al maestro Hamelin, seguro. 🙂

  5. OLYMPIA dijo:

    Moltes gràcies, José Luis. De fet m’imaginava una cosa així però mai l’hauria sabut convertir en discurs lògic com has fet tu a partir del documental.
    Beethoven em fa desfilar. Quasi sempre sento el militar que porta a dins. Fins i tot quan és bucòlic, arriba un instant que m’aixeco i dic ¡Firmes!. Ja ho veuràs, desfila amb el que has posat. L’un dos un dos es farà sol.
    Llegeixo el que diu KALAMAR: Jo no sé d’avantpassats estrangers però, de vegades, m’he preguntat si puc provenir de França a causa de sensacions molt peculiars causades en mi per música d’aquell país.
    Salutacions, José Luis, Kalamar i tots!

    • José Luis dijo:

      Potser identifiquem massa la musica animosa amb la militar. Jo aquí veig a Beethoven exultant y ple d’energia, i m’entren mes ganes de dirigir l’orquestra que de desfilar. El que es impossible es quedar-se quiet per fora i per dintre.

  6. Josep Olivé dijo:

    También la emoción esta en como llega a nosotros la música i quien nos la transmite. Si quien crea es Beethoven, y quien transmite es Kleiber, entonces no hay tal enigma. Solo hay que escuchar…y ver.

  7. Angels dijo:

    Jamás compararia la música de Beethoven con las marchas militares; Si en cambio como una explosión de sentimientos lo más intensos posibles .Adéu y MUASSSSS

  8. José Luis dijo:

    El pasaje que se inicia en 2.55 (y que me encanta)

    creo que lo usaron para una secuencia de una película en la que armaban a unos cadetes casi críos para llevarlos a la guerra. Por lo demás, explosiones de sentimientos, más que de pólvora

    Muassssssss

    • Josep Olivé dijo:

      ….es verdad, es un fragmento espectacular de la novena, pero no cumbre, porque cuando todo es una cumbre, donde esta la cumbre??? 🙂 🙂 🙂 (no sé, hoy estoy espeso, pero creo que se me puede entender). Oi?

  9. maac dijo:

    «Mi carro» por Manolo Escobar.
    «Tatuaje» por Concha Piquer
    «Vamos a tocar un rock and roll en la plaza del pueblo» por Tequila
    «Yesterday» de los Beeatles
    «God save the Queen» de los Sex Pistols+
    «El concierto de Aranjuez» de Rodrigo
    La 41 de Mozart
    «La lista de Schlinder» de John Williams
    «Macarena» de Los del Río
    «My way» por Sinatra etc, etc…

    A cada uno le afectan de forma distinta ¿Qué genes ni genes?

    • José Luis dijo:

      No sé muy bien por dónde vas, pero los genes tienen algo que ver en que cada uno sea como es, no?

      En todo caso, una selección-muestrario muy interesante. Podríamos añadir el Himno de Riego o La Marsellesa…

  10. Pingback: El canto de las sirenas (I) – Introducción y Prólogo | Ancha es mi casa

  11. Pingback: Una lección magistral de Daniel Barenboim a Javier Perianes en 2006 | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s