Shame

Dice el director de Shame, el británico Steve McQueen, que su película no sólo toca la obsesión por el sexo sino cualquier tipo de obsesión. Claro que, si tras todas las adicciones suele haber una carencia, también es verdad que el sexo no es asunto menor y ser adicto a él no significa lo mismo que coleccionar cromos.

El protagonista de esta historia se entretiene continua y exclusivamente con el sexo, eludiendo en todos los terrenos la comunicación emocional y mostrándose impotente cuando hay una mínima relación afectiva de por medio y la pareja tiene pues nombre. En El último tango en Paris, el desolado Marlon Brando no quiere ya más nombres; aquí, Michael Fassbender (descomunal interpretación) ocupa todo su espacio sentimental con un sexo sin más nombre que el suyo, que, no por casualidad, es Brandon. Y si el asunto de El último tango era la incomunicación como problema existencial, aquí lo es como opción (o como enfermedad), pues es el temor a tocar y resultar afectivamente tocado y la frustración que genera su soledad lo que subyace tras la compulsiva y tiránica sexualidad de Brandon. Brando se había quemado, él no quiere ni acercarse al fuego, pero, de una forma u otra, la leña debe arder. En su caso, en forma de una adicción que acaba siendo devastadora, retroalimentada quizá por la vergüenza que da título a la película, pero sobre todo por el sentimiento de culpa que genera, no su comportamiento sexual sino las consecuencias de su egoísta aislamiento. Lo patológico de su adicción, no es su naturaleza sino su propio carácter y su origen, porque, de nuevo en palabras del director, el sexo es lo más natural del mundo, y si el protagonista de Shame intenta ser sincero (y se atreve) no es tan raro que su adicción sea sexual (y por eso, esta película es tan decepcionante para los pornófilos como lo fue El último Tango). No creo que el sexo atente contra nadie, comenta también McQueen, y no es la sexualidad sino el rechazo de Brandon a ser perturbado por sentimientos y necesidades ajenas lo que finalmente resulta ser letal. Otra cosa es cuánto hay en ese aislamiento de elección y cuánto de exigencia de su adicción y si es primero el huevo o la gallina. Y otra, si este cuento de sexo y comunicación afectiva no concierne también a los no considerados adictos.

Grandísima película (aunque no recomendable para todos los públicos ni para todos los días), elegante, sobria, tensa, sin más concesión que una graciosa burla a las tonterías de los camareros de los restaurantes neoyorquinos de copete, muy acertada para subrayar la normalidad de la única aventura de Brandon prometedoramente abierta a una comunicación afectiva. Espléndida e invisiblemente dirigida por Steve McQueen, su banda sonora merece mención muy especial: Excelente la original de Harry Scott y también el uso de Bach (Variaciones Goldberg, Preludios; Glenn Gould), subrayando respectivamente la opresiva angustia y la mecánica que pretende desplazarla, como puede observarse en este buen video promocional,

aunque otro Bach aparece en la secuencia final, con el Preludio de su Preludio y Fuga Nº 16 en Sol menor BWV 885  acompañando compasivamente a este Brando del siglo XXI que acaba donde el otro empezaba, más muerto de remordimientos que de vergüenza.

Pero, antes y sobre todo, es especialmente importante un muy particular New York, New York que interpreta Carey Mulligan, estupenda también como hermana de Brandon. Ella es su polo opuesto y su espejo, el testigo incómodo, la vida que rehúye, la interpelación afectiva, el temido exterior sufriente que provoca sentimientos y pide un tiempo y un espacio que él no quiere ceder. La escena tiene un cierto paralelismo y es comparable por lo reveladora con la de Marlon Brando ante el ataúd de su esposa en El último tango en París, pero la música, cuarenta años después, no puede ser un tango porque ni hay pareja.

El video está cortado; ésta es la canción completa aunque en otra toma (y otro tono):

________________________________________________________________

Dedicado a mi amigo Eduardo, que me ha sugerido más de un cambio sustancial: Creo que lo he logrado (hacerme ininteligible), pero mejor publicarlo aquí, que además se puede poner música, que en Cahiers du Cinéma.😉

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Shame

  1. allau dijo:

    Bravo por la película y bravo por como la has explicado. Hiperinteligente.

    • José Luis dijo:

      Muchas gracias, espero que te hayas recuperado del dolor de cabeza; yo aún no. Ya tocaba una obra maestra, y creo que ésta la he pillado, aunque me encantaría ser más claro y saber escribir de una forma más natural. (a pesar de que llevo cuatro días rectificando y recortando…)

  2. kalamar dijo:

    Para mí falló algo el guión, pero globalmente y sobretodo, visualmente me gustó. Me parece interesante la relación con El Tango, aunque la veo tan pasadita de moda..

    • José Luis dijo:

      Pues habrás visto que el guión me ha gustado, ¿no?🙂 Y me parece muy actual. Singles.

    • kalamar dijo:

      pasadita, el tango,
      shame, atemporal.

      • José Luis dijo:

        Pues tampoco coincido. Yo diría que el siglo XXI se presta más a adicciones y a que el sexo entre en más en lo coleccionable. Don Juan no era un adicto sino un fantasma. Y llamar pesadito al tango….. no te metas con mis mitos y reza para que el Mallorca pierda (todo lo honrosamente que sea posible)

      • kalamar dijo:

        Bertolucci está supervalorado, sólo me quedo con Novecento.
        Rezo para que el Mallorca, que no tiene ni un duro, se lo ponga un poquito difícil al carísimo Barça que pagamos entre todos los contribuyentes.. vaya farsa la del fútbol, circenses.
        explícame lo de singles..🙂

      • José Luis dijo:

        Singles, solteros, vida independiente y sin compromisos, grupo social al que pertenece el protagonista de Shame, y en el que, en menor grado, no creo que sea infrecuente encontrar actitudes similares. (“The term single in its common usage is often referred to someone who isn’t involved in any type of romantic relationship, whether it would be dating, engagement, or marriage”)

        En cuanto a lo otro, vaya día…
        a )La luna, El conformista, El último tango… de rodillas. Novecento para mi gusto sí que ha envejecido mal, pero Bertolucci tiene más de una obra maestra, IMHO.
        b) Y dale con lo de circenses, ¿es que no puede uno buscar consuelo donde quiera? ¿Crees que ni el culé más cerril es por serlo menos consciente o más irresponsable? Y anda que lo otro… ahora resultara que al Barça lo pagamos con impuestos. Adios, que va a empezar el partido.🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s