Resolviendo el enigma de la música (III) (JA JA JA)

La inexpresable profundidad de la música, tan fácil de comprender y sin embargo tan inexplicable, se debe al hecho de que reproduce todas las emociones de nuestro ser más íntimo, pero de una manera totalmente falta de realidad y alejada de su dolor (…) La música expresa sólo la quintaesencia de la vida y sus acontecimientos, nunca éstos en sí mismos.

Arthur Schopenhauer

– ♦ –

Nuestros sistemas auditivos, nuestros sistemas nerviosos, están exquisitamente afinados para la música. Hasta qué punto esto se debe a las características intrínsecas de la propia música –sus complejas pautas sónicas que se entretejen en el tiempo, su lógica, su ímpetu, sus secuencias inseparables, sus ritmos y repeticiones insistentes, la misteriosa manera en que encarna la emoción y la “voluntad”– y hasta qué punto obedece a resonancias especiales, sincronizaciones, oscilaciones, excitaciones mutuas, o retroalimentaciones en el circuito nervioso inmensamente complejo y de muchos niveles que subyace a la percepción musical y la reproduce, es algo que todavía no sabemos.

(../..)

El psiquiatra Anthony Storr escribe de manera elocuente en La música y la mente acerca de su propia imaginación musical y se pregunta «¿de qué sirve la música que te resuena en la cabeza sin que la invites o quizá ni la desees?». Opina que esa música generalmente tiene un efecto positivo: «Alivia el aburrimiento, (….) y reduce la fatiga.» Levanta el ánimo y es intrínsecamente gratificante. (…) «comparte muchos de los efectos de la música real» (pero)  cuenta con el añadido de llamar la atención hacia pensamientos que de otro modo se pasarían por alto o se reprimirían, y de este modo puede tener una función similar a la de los sueños. (…) es básicamente «beneficiosa» y «biológicamente adaptativa».

Nuestra susceptibilidad a la música requiere de hecho sistemas para percibir y recordar la música tremendamente sensibles y refinados, sistemas que superan todo lo que podemos encontrar en primates no humanos.

(…/…)

…la música tiene una función primordial colectiva y comunal, consistente en juntar y unir a la gente. (…) …la música es una experiencia comunitaria, y parece existir, en cierto sentido, un auténtico vínculo o matrimonio de los sistemas nerviosos…

Oliver Sacks

_________________________________________________________________

Viajando al blog de maac, puede comprobarse que Muriel Barbery opina igual que Mr. Sacks en «La elegancia del erizo». Respecto al «Cuadrado negro» de Malevich, no hay que interpretarlo aquí como una abstracción de la «inexpresable profundidad de la música» sino de lo claro que ha quedado ya el asunto.

Anuncio publicitario

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Clásica, Música, Teoría y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Resolviendo el enigma de la música (III) (JA JA JA)

  1. josep dijo:

    Parlant del senyor del principi del vídeo, o tenia una necessitat fisiològica urgent o s’havia equivocat de seient, no crec que Beethoven espanti tant!!

  2. maac dijo:

    Bueno, no sé si Muriel Barbery opinará igual que el personaje de su novela.
    Sin pensar mucho en ello creo que la música en sí misma no es más que ruido y que sus efectos se producen en un contexto temporal y social, tiene sus códigos y son necesarios para entenderla, y si nos vamos al dodecafonismo ya ni te cuento. Al igual que la palabra y cualquier modo de comunicación se basa en un lenguaje (códigos) que hay que conocer, de otra forma la música es inútil: ruido y nada más que ruido.
    ¿Esto lo has tratado en algún otro post?

    • José Luis dijo:

      Hice un resumen de andar por casa de un documental de Attenborough, aquí, y unas cuantas citas aquí.

      Códigos que hay que conocer… pero no todo es aprendizaje, ni mucho menos; venimos programados. Creo que hablas pensando en el gusto por la música más evolucionada, pero a mí lo que me intriga es la potencia emocional de la música.

      • maac dijo:

        ¿Pero lo de Attenborough no es muy reduccionista? Quiero decri, lo mismo pasa con el color, las formas, el gusto, el olfato, el tacto, los sentidos son algo de lo que nos ha dotado la naturaleza como protección y defensa, con ellos (todos tienen su capacidad de emocionar en potencia) y gracias a la magistral combinación de, sobre todo, manos y cerebro nos hemos convertido en monstruos, hemos ido mucho más allá, creo que con la música hemos hecho algo parecido, afortunadamente nada monstruoso, pero de ningún modo estábamos programados para eso, nos hemos saltado el programa. Esto más que nada es de charla de café, la verdad es que no he profundizado nada en este tema que la verdad es que me parece muy interesante. En definitiva, creo que cualquier sentido humano tiene esa potencia emocional y a veces esa potencia puede ser perversa, pero eso ya es otro tema también muy complejo..

      • José Luis dijo:

        Es una perogrullada, pero la pintura más rica se basa en tres colores y me parece que el video de Attenborough da en el clavo, sobre todo si le añadimos la complejidad de nuestro cerebro, en el que todo está relacionado. La idea que me ha quedado es que estábamos programados para que los sonidos y el ritmo produjesen unas respuestas emocionales básicas, pero que eso ha caido en un cerebro muy complejo (y reflexivo) en el que pueden producir emociones mucho más profundas y sofisticadas, a veces más allá de lo inteligible. Y luego -luego- la habilidad del ser humano para analizar y explotar el fenómeno. Lo que no creo es que cualquier sentido humano tenga ese potencial, me parece que los sonidos y la música actuan a niveles más profundos y potentes. Como dices, charla de café, porque deben haber enciclopedias sobre el asunto, pero me alegro de que también te parezca interesante el asunto 😉

      • maac dijo:

        Al final voy a tener que ver el documental ese de Attenborough, ajajaja, y mira que me resistía.

      • José Luis dijo:

        Mi resumen, tonterias aparte, no estaba del todo mal, creo. Lo digo por ahorrarte el National Geographic 😉

  3. Angels dijo:

    Como no voy a entrar en disquisiciones sobre la música;solo diré que para mi es un revoltillo de emociones que me producen una gran felicidad (sino es dodecafónica).
    A lo que iba ,como ya empieza a ser costumbre en mi caso ,te he robado la reproducción de un cuadro de Delacroix : «El mar desde las alturas de Dieppe» y me lo he puesto de fondo de pantalla para cambiar aquel otro tan precioso de un paisaje de otoño ;teniendo en cuenta que estamos en primavera y la temática se presta a la cursilada,!Este ha quedado genial! Gracias porque así no
    tengo que buscar demasiado !!!!!!!Força Barça !!!!!!!!!Adiós y MUASSsssssssss

  4. vicicle dijo:

    Angels, no sé si conoces el concierto para violín y orquesta «a la memoria de un ángel» de Alban Berg. Haz por escucharlo, al menos el Andante inicial, es música dodecafónica, pero algo me dice que te gustará desde las primeras notas. La belleza, creo, está por encima de los sistemas musicales. Un abrazo.

    Me parece muy interesante vuestra charla, Maac y José Luis, pese al café -que, por cierto, no acaba de llegar, cómo está el servicio!- 🙂

    • José Luis dijo:

      Lo había dado por imposible despues de un par de minutos en una versión que leí que era buenísima, creo que Szeryng y Kubelik, pero que sonaba a demonios. Me parece que para que los neófitos entremos mejor en estas obras, lo mejor es inmersión en un directo, o equivalente: concentración suma y condiciones de audiófilo. Me volví a poner en faena tras leer «L’ombra de l’eunuc» con una versión más moderna (Perlman y Ozawa) y ahora me parece acongojante, y en directo, debe ser de sudar sangre.

      La charla la has provocado tú, como sabrás bien . A maac, es que le gusta llevarme la contraria 🙂

  5. Angels dijo:

    Vicicle soy Angels te voy a ser franca :no acabo de entrar ,,si fuera la orquesta sola pase,pero el que me pone de los nervios es el violín.Te agradezco tus buenas intenciones ,pero a los no iniciados deberían de habernos educado en este tipo de música ,ahora es cuestión de ir a pequeñas dosis,Te agradezco tu entusiasmo y tus ganas de educarme ,pero creo que tengo ya más conchas que un galápago Gracias y un abrazo

  6. Josep Olivé dijo:

    No sé quin és l’enigma de la música, el que sí sé és que escoltar l’adagi de la novena és sempre una delicia, és música sublim a la que sempre hi torno, i en el cas que ens mostres, una delicia visionar-lo, per la sinceritat musical dels seus interprets. Entranyable el director, fascinant el concertino, apassionada tota la corda.

    • José Luis dijo:

      Vaig triar l’adagi amb intenció perquè em sembla d’una bellesa i una intensitat emocional brutal. De jove no li feia gaire cas, em semblava un descans entre el segon i el quart… I aquesta interpretació també em sembla una meravella .

  7. Pingback: Benjamín Zander, sobre música, pasión y algunas cosas más ® | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s