Sorpresas de Adriana (con deberes)

Conocer y preparar Adriana Lecouvreur de la mano de Joaquim, ha supuesto algunas sorpresas que me apresuro a compartir. La primera es que se trata de una ópera con numerosos momentos extraordinarios pero toda ella muy agradable de escuchar, seguramente gracias a una rica y elegantemente orquestada música y a sus acusados contrastes dramáticos. Como muestra de lo primero, Poveri fiori, en el que Adriana se dirige a unas criminales violetas que la inducen erróneamente a creer que su enamorado Maurizio quiere romper con ella. También ha sido una sorpresa descubrir a Sylvia Sass, en una interpretación que apoyaba su frustrada candidatura al trono de María Callas.

La segunda sorpresa ha sido encontrar en una opera, aprovechando que es teatro dentro del teatro, un monólogo recitado, el fragmento de Fedra, de Racine, con el que Adriana ataca nada sibilinamente a su rival, la princesa de Bouillon. Es espectacular cómo lo recita y cómo lo remata Renata Scotto con la ayuda de Elena Obraztsova y de la Philharmonia Orchestra dirigida por James Levine. Giusto Cielo! che feci in tal giorno? (Es la misma grabación de estudio de 1977 para la CBS que escogió Joaquim, pero aquí suena bastante mejor que en su youtube :mrgreen: )

La tercera, caer en la cuenta de que Cilea nació cincuenta y tres años después que Wagner y dos que Ricardo Strauss, acompañado ante el abismo que les separa por Puccini, Leoncavallo y Mascagni, todos nacidos en un intervalo de menos de diez años, entre 1857 y 1866. Es obvio que se trata de distintas corrientes operísticas, pero en el inconsciente de un inconsciente como el que suscribe (circunloquios para no llamar a la ignorancia por su nombre) había arraigado la idea de que estos italianos debieran ser tan anteriores cronológicamente a Wagner, y no digamos ya a Strauss, como lo son musicalmente.

Por último, y en el origen de la anterior, la sorpresa es lo que me han evocado los primeros compases del Preludio del cuarto acto (anticipo del Poveri Fiori), que forman el fondo sobre el que fluye su melodía. Aquí está, como todo lo que seguirá, en la grabación de Levine:

Y esta vez los deberes son facilísimos, porque, o se conoce y se coincide o no, y además, ya casi he señalado al autor: ¿Qué pasaje de un compositor anterior a Cilea se inicia creando un ambiente similar y podría enlazar perfectamente con éste?
















Parecidos (más o menos) razonables, sospechosos o casuales

Pensaba esperar un par de días para continuar aquí con ésta y otras apasionantes relaciones de la estupenda y sorprendente Adriana Lecouvreur, dándome ese margen de tiempo para preparar adecuadamente la defensa en caso de haberme quedado solo ante el peligro, pero como ya he encontrado sólido apoyo en una wagneriana de pro como kalamar, seguiremos adelante ya mismo:

Se trata del preludio del tercer acto de Tristán e Isolda,

y antes de empezar a dar palos, escúchese el walkiriano inicio de la orquesta en el So ch’ella dorme que canta inmediatamente Michonnet (Sherill Milnes), y sobre todo las notas de los metales en el segundo 36…

…las mismas primeras notas del preludio del primer acto con el famoso acorde Tristán.

En realidad, a lo largo de la ópera hay varias ocasiones en las que parece escucharse a Wagner (a veces retrógradamente, desde Bernard Herrmann), y siendo un hecho además que Cilea utilizó en Adriana Lecouvreur el recurso del leitmotiv, es plausible que esos puntos de contacto sean reales;  el uso del acorde Tristán, parece una cita explícita.

Menos chocante es que se oiga también a Verdi, siendo notorio el parecido de “la música del cuarteto de personajes de la Comédie que siempre cantan en conjunto” para los que “Cilea utiliza una música aparentemente intrascendente, como de diálogo chafardero, de carácter contrapuntístico i fugado” con “aquellos impresionantes concertantes” del Falstaff (Joaquim, no sabes cuánto te lo agradezco), como puede convenirse escuchando simplemente el arranque de ambas obras, Michonnet, della bianca!

y el Falstaff!…Ola!

Si a esto le añadimos que en todo el último acto se respira La Traviata, cuyo l’Addio del passato sería el Poveri Fiori de Adriana, resultará que Cilea reunió magistralmente en ella a dos coetáneos tan distantes como Verdi y Wagner, además de escribir sin mirar a nadie muchas cosas tan buenas como esta maravillosa La dolcissima effige, en la que Montserrat Caballé y José Carreras también se parecen muchísimo a lo mejor de ellos mismos.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Opera, Parecidos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Sorpresas de Adriana (con deberes)

  1. kalamar dijo:

    pues a mí me recuerda un poquito el preludio del 3r acto de Tristan, y es que yo oigo a Wagner por todos lados.
    Hoy he ido a mi primer ensayo general de Adriana y ya os explicaré.

  2. kalamar dijo:

    En cambio a mi me suena muy pucciniano bohemio el fragmento de della bianca e incluso leo otros momentos muy toscanos..
    Si te pones la insuperable pareja Caballé-Carreras, Alagna y Fritolli te sabrán a poco: el francés porque desafina un pelillo y la italiana carretea bastante. Claro que era un ensayo y seguro que la cosa mejora el último día, que es el que me toca.

    • José Luis dijo:

      Supongo que Puccini podría haber firmado muchas arias, pero nada me recuerda a ninguna suya en concreto. Y además van por el mismo camino; no es tan curioso como lo de Wagner.

      Espero que mejore ya para el primer día, que es el que me toca 🙂

  3. Joaquim dijo:

    SACRILEGI! ANATEMA! 👿
    Cilea copiant el Tristan a l’Adriana? 😯
    No ho acabo de pillar, com diuen ara, però no vull entrar en aquest tema, ja que forma part de la cosa subjectiva, però tot i ser una òpera que m’agrada, el famós acord Tristan val per tota l’Adriana + la torna del lamento di Federico, no del de Colbran, del de l’Arlesiana que també va escriure ell.
    Si a Niça estan bé a Tòquio ja és la reclinatori fet a mida, per tant oblidat d’aquesta gravació que t`ha servit per conèixer aquesta òpera, ja que de no ser així no t’agradarà gaire la del Liceu i la veritat és que és una versió molt digne, però ni Frittoli sedueix (al quart acte em va agradar molt) ni Alagna li té el punt. tant l’una com l’altre és la primera vegada que la fan, i és nota.

    Agraït per la citació 😆

    • José Luis dijo:

      La cita de l’acord em sembla molt evident, ¿has sentit l’àudio? Son 10 segons.. 😉

      Es potser el Carreras que mes m’ha agradat mai. Avui he senti per segona vegada la de Scotto/Domingo/Levine, brutals tots tres. I la orquestra (ai)

      No es una cita; es una recomanació 😉

  4. OLYMPIA dijo:

    Jo la vaig veure per el trio d’or: Caballe, Carreras, Cossotto. Els anys han fet gran aquell moment però també és cert que les meves orelles estaven menys entrenades i confio ser benevolent amb els intèrprets que actualment canten l’Adriana al Liceu.
    No identifico el que has posat. Potser Verdi, Puccinni…No em vull arriscar perquè els primers acords són similars en moltes obres musicals.
    Pistes, please.
    Salutacions, José Luis!

    • José Luis dijo:

      Quin repartiment! Però es molt cert el que dius, que l’oient tampoc es mai el mateix. Crec que ens ho passarem molt bé.
      No entenc la pregunta; potser vas passar per aquí abans de que completés la plana…
      Bon diumenge!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s