Cilea – Adriana Lecouvreur. Liceo, 14/5/12 – Agridulce

– Tras un primer acto tremendamente decepcionante, todo y todos han estado muy bien. Sin embargo, Adriana Lecouvreur me ha gustado bastante menos de lo que me esperaba  después de una semana de Caballé & Carreras  y Scotto & Domingo & Co. (incluida en la “Co.” la Philharmonia Orchestra y Levine) Pero no por los cantantes ni por la orquesta sino por un libreto desastroso que hace preferible escucharla sin el menor interés en saber lo que esta pasando.

– El problema no es la falta de verosimilitud sino de una construcción razonable que permita meterse en la historia, y ni la enorme labor de McVicar lo logra. Dramáticamente es caótica.

– No he visto nada de la anunciada afectación con que se pretendía teatralizar la vida de los intérpretes, incluso más naturales que en otras óperas.

– Fritoli ha empezado mal, pero ha ido a más y ha llegado muy lejos, con el monólogo de Fedra, el Povera fiori , y el final sensacionales.  Ahí  también estaba Alagna, que en el primer acto ha parecido como si pasase por ahí, más displicente que frio, aunque por el pito de la voz también pudiera ser que se acabase de levantar de la siesta. Con L’anima ho stanca y ese final ha demostrado lo que puede hacer si quiere. No le perdono el robo de La dolcissima effige.

– Zajick tampoco ha empezado muy bien, que parecía apagada por la orquesta cuando casi se cae medio Liceo al suelo con el descomunal alarido que ha dejado ir. Tiene una voz imponente, pero no sé si la regula como es debido. Joan Pons ha estado muy bien desde la primera hasta la última nota.

– Benini y la orquesta, ex aequo con Fritoli, los triunfadores de la noche. Espectacular, exhibiendo la fuerza y la riqueza de detalles de la gran partitura de Cilea. Nunca antes había cerrado los ojos en el Liceo en un pasaje orquestal. Ahora me los estoy frotando.

– He oído menos a Verdi que en la grabación de Levine, y no sé si, sin estar prevenido, habría percibido el acorde Tristán que suena en el So ch’ella dorme :mrgreen:,  ni si el preludio que le antecede también me habría recordado a Wagner. A cambio, en el ballet del tercer acto, he escuchado claramente a Delibes y a Elgar. 🙂 Lo que he tomado en el entreacto, a esas dosis, no es tóxico.

– El publico interrumpe para aplaudir todo lo aplaudible, también en el flojísimo primer acto. Está claro que se aplaude más por la música que por el intérprete.

– La espada de Bajazet se ha convertido en un foco que ha iluminado el techo del tercer piso como si se estuviese rodando una película.

– A mi lado, una señora que se había olvidado los prismáticos se ha hecho un canuto con la hojita del programa. Nada que decir si no fuese por el concierto de crujidos.

– Felicitémonos: Un leve siseo pidiendo silencio, ha conseguido que se pudiése escuchar el delicado final de la orquesta.

– He aprendido que a la ópera hay que ir ligero de equipaje y de prejuicios, especialmente favorables: Te ahorras más de un disgusto y estás más receptivo a cosas que en una grabación pueden parecer menores.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Opera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a Cilea – Adriana Lecouvreur. Liceo, 14/5/12 – Agridulce

  1. Joaquim dijo:

    Quan vaig presentar l’òpera ja vaig dir que el problema d’Adriana Lecouvreur era el llibret, per tant el millor és deixar-se portar per la música, el cant i la bellesa plàstica de la producció de McVicar, intentar empesar-te la historieta és un handicap insuperable.
    No entenc que no t’agradés “Io son l’umile ancella”, d’acord que no té res a veure amb el preciosisme de Caballé, però ahir Frittoli va fer una entrada (per a mi) magnífica, amb un final d’ària veritablement notable.
    D’acord amb Alagna, a vegades li fotria un calbot per maldestra. Jo si tingués una veu com la seva…

    • José Luis dijo:

      Ja ja, ahir hauries fet un duo amb la Georghiou, oi?.

      Tens raó, ens havies advertit i ahir vaig recordar-ho. Al meu manual d’aprenent hauré d’afegir que he de fer cas del que sabeu. La entrada de Fritoli, la vaig trobar nomes correcte, molt lluny del tercer i el quart acte, pero el que em va decebre molt va ser Alagna a La dolcisima effige.

  2. Angels dijo:

    Como tu fuiste a ver Adriana ,yo fuí después de ni recuerdo el tiempo al Palau a escuchar a la orquesta Budapest Festival, que fué una auténtica gozada ,al menos el dia que pudimos reemprender el ir a escuchar música acertamos con un concierto precioso . Que de propina tuvimos que dar la vuelta a Barcelona ,siguiendo las amables indicaciones de uno de los guardias que cortaban el tráfico.!!rabia rabiña!!! adiós y MUASSssssss (es rigurosamente cierto que el
    guardia fué de lo más amable)

    • José Luis dijo:

      Haces bien en aclarar lo del guardia, que leido así ya se da por hecho que es ironia. Me alegro mucho de que disfrutaseis, que tengo algun disco de ese director y orquesta (sinfonias de Dvorak y Danzas hungaras de Brahms) y es sensacional. Ninguna rabia.

      Muasssssssss. (Es rigurosamente cierto que no me da rabia) 🙂

  3. kirieleison dijo:

    Avui em salto la cronica perquè pel que veig la d’en Joaquim em fa sentir més il·lusió. La llegiré quan jo mateixa pugui dir la meva.
    Salut, José Luis!

  4. kalamar dijo:

    Me tuve que poner una cartulina de visera por el dichoso foco que llegaba al 4ª piso, el día del ensayo general. La orquesta me gustó mucho y Fritoli me pareció demasiado oscilante. Alagna frío, desafinando un diferencial, pero estoy convencida que remontará. Pons, algo desgastado, cantó muy bien. Mc Vicar, correcto aunque me temo que no veré nada de nada del interior del teatrillo desde mi sitio. Lo mejor de escena, el vestuario, con una gama de colores armónica y suave.
    A ver qué tal en la última función, tengo muchas ganas de repetir.

    • José Luis dijo:

      A mi me pareció que el foco era un reflejo de la espada. Fritoli estuvo muy bien, salvo en la humille ancella, aunque Joaquim dice que la acabo muy bien, y creo que por esta vez le voy a dar la razón 🙂 Alagna me pareció un poco pasota, pero hasta el timbre parecía otro cuando se puso en faena. Pons, el más comunicativo de todos. Algo oscuro y algo menos de lo que se anunciaba del trabajo de McVicar, aunque el tercer acto (con el teatrillo con doble fondo que igual no ves) y el final del cuarto están francamente bien.

  5. Marga dijo:

    Hay un momento en el primer acto en que se ve un juego de sombras precioso en el teatrillo, cuando los actores están interpretando la función. No me acuerdo ahora qué momento exacto es, pero me encantó. También encontré un detalle genial poder ver a Adriana actuando en escena durante el aria de Michonnet.
    Le han sabido dar juego al recurso del teatrillo, la verdad.
    El viernes me toca la primera (no cuento el ensayo).

    • José Luis dijo:

      Es verdad, la idea es muy buena y le sacan mucho jugo. De todas formas, se ha hablado tanto de la dirección escénica, que me pareció sólo muy notable. Como dice kalamar, la paleta de colores muy cuidada, aunque justa de iluminación para mi gusto.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s