Las folías de Geminiani (o Rectificar es de ignorantes)

Por más que se diga, lo que es imprescindible para rectificar no es ser sabio sino haberse equivocado, y eso es más bien propio de los ignorantes. Hace cuatro días escribí que el Concierto “La Follia” de Geminiani era “algo aburrido por repetitivo” y anoche en L’Auditori, si en vez de veinticinco variaciones sobre el tema hubieran sido doscientas cincuenta, allí seguiría embobado, en el cielo. Está claro que Geminiani no es Salieri y que Antonini y los músicos de “Il Giardino Armónico” son extraordinarios, pero también que hay piezas barrocas cuya emocionante belleza no radica en la melodía sino en detalles, sutilezas, contrastes y sonoridades que se pierden si no se escuchan en óptimas condiciones.

Como también había comentado que las Folias debían ser la carta de ajuste de la época, fui castigado por las musas con la desaparición de Lezhneva, sustituida entre otras cosas por la única obra de Handel que tengo atravesada, el Concierto para arpa en Si bemol, precisamente por haber sido casi la sintonía oficial de las cartas de ajuste, interpretado además por un arpa barroca, estupenda el resto de la noche pero que aquí sonaba rara y hasta se trastabillaba. Otros dos conciertos de Vivaldi, el previsto para flauta y uno para flautín con Antonini también de solista y el Grosso op. 6 No. 1 de Handel, maravillosos, pero la crónica madre, aquí.

Después de lo dicho, no tiene mucho sentido poner el concierto de Geminiani, pero como además de precipitado (por no repetir lo de ignorante) tengo la manga ancha (en esta casa), aquí la dejo la interpretación de unos desconocidos (que por lo bien que lo hacen pueden ser muy famosos pero el Youtube no dice quiénes son), prometiendo que, en cuanto salga en el disco que está grabando, pondré la de este sensacional jardinero,

que también dio una lección con la Sinfonia de Haydn, en una sentida y nada barroca interpretación, con sólo veinte músicos, unos pocos menos que los de Harvey Bordowitz y The Herzliya Chamber Orchestra. Allegro di molto.

Y hasta la próxima, que tampoco el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Clasicismo, Música y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Las folías de Geminiani (o Rectificar es de ignorantes)

  1. Joaquim dijo:

    Lo de la crónica madre me lo explica?, please 🙂

    • José Luis dijo:

      En rima:

      Madre es una crónica
      ni muy larga ni lacónica
      que acoge a los polluelos
      de largos y cortos vuelos
      que quieren debatir
      y a ser posible reir
      en un lugar conocido
      del uno al otro confín
      no corta el mar sino vuela…
      creo que me he confundido
      y lo doy por concluido.

      Y no me he tomado nada, ¿vale?

    • Josep Olivé dijo:

      Doncs mestres escoltava a l’Auditori aquesta obra un dels pensaments que em venia el cap era precisament…”…com pot dir que és avorrida????…”…hahahah… Per a mi va ser, de llarg, lo millor del concert, en intenció (ganes), en interpretació, en virtuosisme tècnic impactant, i jo crec que, al menys en aquesta obra, el jardiner armoniós va sonar barroc…i si això tampoc aleshores haig de fer ràpidament un curs accelerat de musicologia…
      🙂 🙂 🙂 En lo que estem veritablement d’acord és en el fascinació d’aquest conjunt d’interprets i de director, que ens ofereixen un barroc amb molta marxa (perdona el qualificatiu tan extramusical però eficaç per lo que vull dir)…amb marxa de gran qualitat, és clar.

      • José Luis dijo:

        T’han caigut unes paraules: entre ”…com pot dir” i “ que és avorrida????” falta “aquell XX”, i XX no es Tchaikovsky.

        Per mi també lo millor, una preciositat, i com a musicòleg de primera que soc, et diré que no cal que facis cap curs, que sonava barroc. I amb marxa, però lluny de l’insofrible speed-barroc . La puntilla me la van donar interpretant després tan bé (IMBO) a Haydn. I crec que el mèrit es molt de ell.

  2. Vicicle dijo:

    Pues a mí, las folías, vengan de donde vengan, siempre me han tirado “p’atrás”, puede que por previsibles; o porque el tema, aunque es muy bonito, también resulta previsible, y no por muy conocido; o porque, seguramente, me estoy equivocando tanto o más que tú lo hiciste. 🙂 Muchas gracias por el enlace, eres muy generoso con tu casa, siempre ancha, siempre abierta. Un abrazo.

    • José Luis dijo:

      Es un consuelo verme en tan buena compañía, porque aquí también siguen tirándome “p’atrás”. Tengo mucha curiosidad por ver si la grabación de Antonini y un buen equipo consiguen algo parecido, pero llegó a emocionarme de lo bonito que era. Respecto al enlace, me parece un honor recomendarte, y no te diría esto si no lo sintiera de verdad.

  3. kalamar dijo:

    Veo que te estás pasando al allegro, ya no adagias tanto. Las Folias son facilonas y acompañan bien a las labores del hogar. Lo aconsejo. Pero para escuchar, escuchar, prefiero otras cosas.

  4. maac dijo:

    Pues yo me declaro un foliero irredento. Folliiiiiie! Folliiiiiiie! Delirio vaaaano è queeestooo!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s