EBNDCD – Suite francesa No. 5

“Al poco de casarnos, me dio un libro de música que había hecho para mí… Cuando mis ilusionados dedos pasaron unas cuantas páginas, mientras él estaba de pié mirándome con una sonrisa tan benévola y cariñosa, me encontré con que había escrito para mí en ese libro muchas piezas fáciles para que las tocara en el clave – instrumento en el que había empezado a darme lecciones. Yo todavía no estaba muy adelantada, aunque había tocado un poco antes de casarme, y él había escrito esas pequeñas composiciones melódicas para complacerme, para animarme, para empezar por el nivel al que había llegado y llevarme suavemente a uno superior. Entre estas piezas había una seria y hermosa sarabande – siempre pensé que las sarabandes de sus suites y partitas para clave eran particularmente preciosas y manifestaban su espíritu – y el más alegre pequeño minueto, y todas eran una encantadora tentación para cualquier estudiante de clave. Tal era su disposición a rebajarse desde su altura y tomar de la mano a un niño o a un principiante. Nada le hizo nunca impacientarse con un alumno salvo la indiferencia o la desidia.”

Esther Meynell – La pequeña crónica de Ana Magdalena Bach

Aunque esta autobiografía es una ficción romántica, los datos son ciertos. Las primeras cinco suites que hoy conocemos como “francesas” (que con las “Suites inglesas”, las “Invenciones y Sinfonias” y “El Clave bien temperado” forman la imponente obra didáctica de Bach), estaban en el libro que regaló a la joven Anna Magdalena Wilcke poco después de contraer matrimonio con ella, al año y medio de haber enviudado de María Bárbara Bach. El tenía entonces treinta y siete años, y aunque en su primera época en Arnstadt tuvo un incidente con un fagotista que podría cuestionar su paciencia con los estudiantes, la escena y los sentimientos de Anna Magdalena son perfectamente plausibles, sobre todo respecto a lo particularmente preciosas que le parecían sus zarabandas, porque, con veinte años, era ya una cantante profesional y algo de oído y gusto tendría. Y la más bonita de todas, la seria y hermosa sarabande tenía que ser la de la Suite No. 5 que podemos escuchar aquí a Piotr Anderszewski.

En la suite, entre la Sarabande y la Gigue se escuchan otros tres tiempos, Gavotte, Bourrée y Loure, que Anderszewski se salta en ese recital, haciendo que pasemos de golpe de la levitación a la agitación psicomotriz sin necesidad de estimulantes. Podemos ahora recuperar la calma, también sin ayuda de la química (artificial o natural), con la no menos maravillosa Allemande con que se inicia la Suite:

Aunque en los últimos años de su vida Bach llegó a conocer (y a rechazar) el pianoforte, es tan sabido que compuso estas piezas para clave como que somos legión los que las preferimos con piano. Y aunque también es cierto que con él pueden llegar a cambiar más de lo que algunos dicen desear, me parece difícil no disfrutar con interpretaciones como la que Angela Hewitt, por ejemplo, hace de esta Suite.

También somos muchos los que damos la bienvenida a la heterodoxia cuando obtiene buenos resultados, que, en realidad, dan aún más valor a la obra original al mostrar todo lo que se puede extraer de ella. Veamos lo que hizo  Glenn Gould con la Sarabande en una grabación de los años setenta:

Muy alejada del recogimiento habitual y del romanticismo, puede que una caricatura como escribió un crítico, pero una caricatura que, una vez superado el primer minuto, a mí me resulta deliciosa. En todo caso, para puristas, aquí siguen los seis movimientos de la Suite No. 5 en la versión de David Moroney al clave:

Para acabar siguiendo el juego a la falsa autobiografía, la propina previsible sería el pequeño minueto al que hace referencia Anna Magdalena Bach, ya que en la Suite No. 5 no lo hay, ni pequeño ni grande. En la No. 6 hay uno con el exacto título de “Pequeño minueto”, pero además de no ser demasiado alegre, queda excluido porque esa Suite no estaba en el libro que le regaló JS (los amigos podemos llamarle así), de modo que, de entre los minuetos de las otras, he optado por el de la No. 3, el más animado y conocido de todos, con el que Gould convence a propios y extraños:

Aunque, para lecturas heterodoxas, quizá alguien recuerde ese minueto por otra “interpretación”…

…en la que, a pesar de haber sido reducido a la mecánica más rígida y a la sonoridad más miserable, aún puede reconocerse el genio de Bach. Pero hay que lavarse los oídos: De nuevo la Sarabande, con la particular melancolía de la guitarra, tocada aquí por un aficionado de muchísima categoría llamado Andreas Kaesler, que es además el autor del arreglo.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Barroco, Clásica, Música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

20 respuestas a EBNDCD – Suite francesa No. 5

  1. alopez47 dijo:

    Una auténtica preciosidad… Espero con afán el próximo viernes para que vuelvas a deleitarnos con una entrada tan completa y llena de música excelente.

    • José Luis dijo:

      Muchas gracias, esta Suite es una maravilla de principio a fin. Bach sale fijo cada més aunque el acrónimo lo pida como el pan de cada dia. No tengo nada especialmente previsto para los viernes; quizá te lo parece porque es cuando empiezas a pensar en tiempo libre 😉

  2. timamót dijo:

    Gràcies. EBNDCD és … com sempre, balsàmic.

    • José Luis dijo:

      I comentaris com aquest, pots contar.

      • Josep Olivé dijo:

        Si, jo también creo que JS era más temperamental con sus alumnos que lo que su enamorada esposa creía. Al incidente con el fagotista hay que añadir el “perrucazo” que le soltó a un cantante del coro, no recuerdo ahora el motivo, bien podría ser porque andaba distraído. ¿Te imaginas a JS sin perruca i colérico? Su más célebre retrato puede darnos la respuesta.

        Esta suite es maravillosa de principio a fin, y escucharla en manos de Piotr Anderszewski, Angela Hewitt y Glenn Gould es un lujo soberbio. Curiosísimo el acentuado picado de Gould, yo diría qué más de lo que en el era costumbre. Si trataramos de pasar al pentagrama lo que suena por narices deberíamos poner un puntillo en casi cada nota…jejeje…peró es tanto lo que de JS hemos sabido de las manos de GG!

        Delicia también de minueto, así como la versión de guitarra de Andreas Kaesler. Nada nada, que un EBNDCD siempre será atendido como se merece. Además, tiene cualidades terapéuticas demostradas hoy mismo: me ha quitado, de repente, todo el cansancio que llevaba encima!

        • José Luis dijo:

          Shhhhh…. que lo del fagotista y lo del pelucazo me da para otro mes .. 🙂
          Aprendo más de los comentarios que buscando por ahí: Deduzco que esas llamativas cortísimas notas de Gould son un picado, y que en el pentagrama se marcan con un puntito las “variaciones”. Y todo eso sin preguntar… ¿tienes consulta para blogueros en apuros? 😆

        • kalamar dijo:

          Por favor ¿cómo no va a tener días malos un genio? 🙄 es que hay alumnos que sacan de quicio..me gustaría leerme este librillo de la segunda señora de JS

          Precioso todo, pintura, piano, clave y guitarra.
          *no será que el picado nos parece acentuado porque lo oímos en el piano y en cambio en el clave, tiene sentido? pregunto..

        • José Luis dijo:

          El próximo mes volveremos con el asunto de los alumnos y Bach, aunque ya está dicho casi todo 🙂 Me alegra que te hayas fijado también en el cuadro. Desde que estoy con esto, me maravilla la cantidad de pinturas desconocidas buenísimas que encuentro.

          Por si la lectura ha sido en picado, insisto en que el libro no es de Ana Magdalena, es una ficción. Del piano de Gould, líbreme Bach de hablar mal, y casi ni bien, pero me parece que no busca el efecto del clave, que resuena bastante más, sino aligerar el tema y darle otro sentido, y vaya si lo consigue.

        • Josep Olivé dijo:

          No entiendo lo de las variaciones… Las notas, sea cual sea su duración, con puntito encima hay que tocarlas picadas, y es tan acentuado este efecto en la interpretación de GG que por esa razón lo decía. Y cuidado con el puntito. Si en lugar de estar encima esta al lado (a la derecha) entonces el efecto es prácticamente todo lo contrario, ya que la duración de la nota se alarga en su justa mitad.

        • Josep Olivé dijo:

          Ops…que me he olvidado el :-)… jeje.

        • Josep Olivé dijo:

          Efectivamente yo también opino que GG no quiere hace sonar el piano como un clave, porque eso es imposible y porque no tendría ningún sentido existiendo aun este instrumento. Quiero decir que quien quiera que suene como un clave que toque el idem. Yo entiendo que GG lo que pretende es liberar el sonido de resonancias, armónicos, efectos de pedal y que suenen las notas lo más cristalinas y transparentes posible. Me gusta el efecto que consigue, seco y ligero, lo cual no quiere decir que lo escuchado a Piotr Anderszewski y Angela Hewitt no me haya gustado. Me ha gustado, y mucho. Sería fascinante conocer la opinión del mismísimo JS, tomando precauciones, claro, por si se desprende otra vez de la peluca… 🙂

      • kalamar dijo:

        me he picado JL, acaso crees que leo en diagonal? 👿

      • José Luis dijo:

        No lo había entendido bien. Pero me temo que seguiré tocando el piano igual de.. nada 🙂

  3. maac dijo:

    Me quedo con la caricatura.

    • José Luis dijo:

      Eres capaz hasta de quedarte con lo del Tetris 😆 Bromas aparte, la primera vez que lo escuché pensé que se había pasado, y aún ahora, las primeras notas picadas (ejem) me chocan un poco, pero al final resulta que saca otra Sarabande preciosa. De todas formas, creo que también esta vez te quedarás al menos en un 50% con Bach

  4. angels dijo:

    Opino lo mismo ,porque aunque sea en broma tiene el aroma de JS y sus minuetos (los alegres) son una obra de arte.U.A.y adióoooooos

  5. angels dijo:

    No he dicho nada ,porque me daban pena los vallecanos, y creí que con JS no pegaba mucho la
    cosa.Estoy contentísima con la resurrección de Cesc Bravo a todos y parece que Vilanova es un
    valor demostradísimo .!!!VISCA EL BARÇA !!! UA yadióooooooos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s