Dans la maison

Divertida, ingeniosa, estimulante, con un delicioso arranque y un precioso final, ambos absolutamente geniales, esta adaptación de la obra teatral “El chico de la última fila” del madrileño Juan Mayorga es, sin duda, una de las grandes de la temporada.

Lo que empuja a escribir y a leer, las consecuencias de escribir y de leer, las distintas reacciones ante lo escrito, el amor a los libros, las mentiras de la literatura y del arte, su uso como arma psicológica (y física), su fuerza adictiva y provocadora, el voyeurismo del escritor, el del lector, el oficio y el arte de escribir, todo un revolutum formando una nube alrededor de una trama tan sencilla como magistral que enfrenta a un profesor de Literatura y a un alumno que se sienta en la última fila (porque “desde allí puede ver sin ser visto”), a un escritor frustrado y a un atrevido joven que parece poseer el don del que él carece, que hablan de cómo y de qué se debe o no escribir, pero que también tienen sus vidas, aunque no siempre se distinga bien qué es que.

Fabrice Luchini y Kristin Scott Thomas

Una inteligente historia llena de guiños e ironías que le hubiera gustado protagonizar y dirigir a Woody Allen, con un espléndido plano final inevitablemente asociado a La ventana indiscreta y un guión calcado en algunos aspectos del Teorema de Pasolini (a quien nombra explícitamente), En la casa es sin embargo una película muy original, espléndidamente resuelta con el apoyo de un argumento y unos diálogos de mucha calidad y unas interpretaciones estupendas, superlativa la de Fabrice Luchini en el papel del profesor. La música es eficaz, la fotografía es bonita y el director se llama François Ozon y pasa desapercibido, que es lo mejor que le puede pasar a un director. Chapeau.

Ernst Umhauer y Fabrice Luchini

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Cine. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Dans la maison

  1. allau dijo:

    A eso, en catalán, se le llama “fer un bisbe”, y si encima coincidimos en la valoración, es casi un papado. Una gozada de película.

    • José Luis dijo:

      No conocía la expresión, ni se me ocurre de donde puede venir, porque de “bis”, no creo. (“Fer un bisbe= Hacer un obispo: “Decir lo mismo dos personas al mismo tiempo sin acuerdo previo”: Por ejemplo) Lo curioso es que parecen complementarias: en la mia no se entera uno de nada. Pero creo que lo de Sherezade te lo ha inspirado el concurso de este mes 🙂

  2. alopez47 dijo:

    José Luis:
    Me acaban de hablar de esta película ¡vaya casualidad! Por lo que decí tanto tú tú como Pilar, mi compañera de trabajo, espero no perdérmela.
    ¡Hasta pronto!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s