El Baltasar de Sibelius

Belshazzar’s Feast (Washington Allston)

Música de escena compuesta en 1906 para acompañar la obra teatral de su amigo Hjalmar Procopé y la Suite de concierto derivada de ella, El festín de Baltasar de Sibelius (“Belsazars Gästabud”) está en las antípodas de lo que Walton haría con el mismo título años después. La epopeya bíblica es ahora un folletín ambientado en la corte del Rey Baltasar, con una hermosa mujer que se infiltra en ella con el propósito de convertirse en su favorita para asesinarle, debiendo lograr como paso previo  la eliminación  de la hasta entonces titular, que se acaba de enamorar de un judío y abrazará su fe bebiendo de la copa de Moisés  momentos antes de que la picadura de una serpiente ejecute su sentencia (pausa para respirar), y en el que la escritura en la pared es el aviso de la conspiración que va a acabar con él…

Muy poco, pues, del Libro de Daniel y bastante de la Salomé de Oscar Wilde, Sibelius aportó una música orientalista muy por encima de la calidad del texto, con una joya, la única parte cantada, que es también la más próxima a la Biblia. Se trata de la Canción de la niña judía:  Vid Alvarna I Babylon (Me senté junto a los ríos de Babilonia), en la que volvemos a escuchar el lamento del pueblo cautivo interpretado ahora por la mezzo-soprano Lili Paasikivi con Osmo Vänskä al frente de la Lahti Symphony Orchestra.

Vid alvarna i Babylon jag satt /  Me senté junto a los ríos de Babilonia
och grat med mina broder dag och nott. / y llore con mis hermanos, día y noche.
Och mina systrar rordes av min grat, / Y mis hermanas se conmovieron con mis lágrimas,
av mina broders myckna klagolat. / con el profundo lamento de mis hermanos.
Och Juda grat och dotter Zion grat / Y Judá lloró y lloraron las hijas de Sión
Jerusalem! / ¡Jerusalén!
Vi sorjde all din forna harlighet. / Nos afligimos por tu antiguo esplendor.
Hur kan jag le, hur kan jag vara glad? / ¿Cómo puedo sonreír?, ¿Cómo puedo ser feliz?
Jag ar en fange i de alvars stad. / Soy un prisionero en la ciudad de los ríos.
En tarestrom har mina visor drankt, / Un torrente de lágrimas ha ahogado mis canciones,
min harpa har jag i ett piltrad hangt. /  he colgado mi arpa en un sauce.
Hur kan jag sjunga i de fangnas hus? / ¿Cómo puedo cantar en la casa de los cautivos?
Jerusalem! / ¡Jerusalén!
Hur kan jag glomma dig, du slackta ljus. / ¿Cómo puedo olvidarte, luz extinguida?
Jag vill sta upp, Jag vill sta upp och ga / Quiero estar de pie, ponerme de pie y marchar
med snabba fotter sasam markens ra. / rápidamente, como un espíritu atravesando la tierra.
Si, jag vill vandra genom oknars sand / Si, caminaré por las arenas del desierto
och genom Edoms ogastfria land, / y a través del inhóspito país de Edom
dar farligheder lura pa var ort, / donde los peligros amenazan por doquier,
Jerusalem! / ¡Jerusalén!
Hur lang kan vagen vara till din port? / ¿Cuánto puede durar el camino hasta tu puerta?

La ilustración musical que precede a esta canción y nos presenta a la conspiradora en palacio, es el Andantino del concurso de este mes, con su precioso sólo de flauta; flauta que podemos ver ahora convertida en el violín de David Oistrakh, en uno de los regalos que nos ofrecen los aficionados que dejan videos en Youtube.  La pianista se llama Frida Bauer y el recital fue en 1972, en la Gran Sala del Conservatorio de Moscú.

Aunque los interesados pueden obtener la Música de escena original aquí, los mejores fragmentos están recogidos en la Suite de Concierto, que empieza como ella con una marcha, la Procesión Oriental, sigue con la versión instrumental de la Canción de la niña judía, aquí llamada Soledad y con el Andantino (Nocturno), para acabar con la bonita Danza de Khadra (la favorita destronada y conversa), que combina la Danza de la vida y la Danza de la muerte de la Música incidental, intercalando el material de la segunda en el centro del movimiento. Gothenburg Symphony Orchestra dirigida por Neeme Jarvi.

El festín de Baltasar (atribuido a Hieronymus Francken II)

Y para el final, una escena de gran valor que Sibelius no recogió en la Suite, seguramente porque se halla más cerca de Finlandia que de Babilonia. Corresponde al momento en que la futura ejecutora cavila sobre el asesinato del rey, un poderoso Tempo sostenuto.

Una obra evidentemente menor, pero suficiente para sospechar el enorme talento de su autor y que tiene además el interés de ser la única ocasión en que Sibelius se inspiró en el exotismo oriental.

Próximo capítulo: El Baltasar de Salvador Giner

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Romanticismo y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El Baltasar de Sibelius

  1. maac dijo:

    Vaya manera de llorar, todos llorando a moco tendido. Preciosa canción.
    Me ha llamado la atención que con la versión para violín me ha hecho pensar en Rimski-Korsakov, y creo recordar que alguien identificaba la música como de este compositor.
    Hay una calle y un colegio cerca de casa que se llaman Salvador Giner, me pregunto qué nos tendrás preparado.

    • José Luis dijo:

      Una forma de llorar muy distinta de la de Walton, también me parece a mí muy bonita esa canción.

      Angels (en otra entrada, he necesitado el buscador) proponía a Borodin, y vicicle comentó que existía una versión para violín muy “agitanada”. Supongo que es ese aspecto zíngaro el que hace pensar en Centroeuropa y Rusia. En cuanto sales de Finlandia, todo debe ser muy exótico.

      Pues si resistes la tentación de informarte sobre Salvador Giner (incluso después de esto), pasado mañana te llevarás una sorpresa que no me esperaba. Mañana toca Francesco Tristano, al que tu positivo y generoso espíritu vanguardista ve con mejores ojos que yo.
      llellevará

      • maac dijo:

        Bueno, más o menos sé quien es Salvador Giner, conozco sobre todo su música para banda, el Palau de la Música de Valencia tenía previsto estrenar una ópera suya, en versión concierto, la próxima temporada. Me han comentado que al final igual no se hace. ¿Irán por ahí los tiros?

  2. angels dijo:

    los comentarios de Maac los sucribo totalmente ;me refiero a lo de triste ahora no tanto como para llorar.Desde luego estás empolladisimo de Baltasar !qué tio!.Estoy intrigada para saber de donde sacas el tiempo ¿no duermes ?.Debes tener un método para organizarte las 24 horas del dia y sacarles el máximo provecho.Eso es admirable ,bueno gracias y adióooooooooos

    • José Luis dijo:

      Ya te dije que vas a acabar hasta el gorro de Baltasares. Faltan cuatro, así que hazte a la idea 🙂 No tendría tiempo para sacar uno cada dos dias, los tenía preparados, y verás que también pongo muchas cosas que me dan muy poco trabajo. Pero te dejo escoger: “Qui va cansat fa la feina” o “Qui no te feina el gat pentina” 😉

  3. angels dijo:

    He escogido “qui va cansat fa la feina “, este ha sido mi lema durante muchos años !!pues VIVA !! y que te canses mucho U.A. y adióoooooos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s