El Baltasar de Schumann

El festín de Baltasar (Pietro Danini)

Aunque se publicó en 1846 y su número de opus es posterior al de las canciones del Diechterliebe, Belsatzar fue el primer poema de Heine al que Schumann puso música, y también su primera balada dramática. La calidad del texto es aquí muy alta, y determinante si atendemos a los comentarios de Graham Johnson en el disco de Schumann dedicado a las canciones de Heine en que acompaña al barítono Christopher Maltman:

… Goethe y Schiller entendieron que la música era capaz de hacer que sus textos fueran recordados. Pero con Belsatzar se produce un sutil cambio – aquí es el compositor el que rinde homenaje a la importancia que las palabras del poeta tienen por derecho propio, como si dijese “la música brota de esas palabras”

De hecho, esta canción es como un ovillo firmemente sujeto que se desenrolla poco a poco – o eso debiera ser si se siguieran las indicaciones del compositor: “Al principio no demasiado, luego cada vez más y más rápido” (…) La música parece haber sido concebida durante una febril sesión de improvisación al piano, podemos pensar que a la luz de la luna, al que se suma una línea vocal cantada por la cautivada (aunque probablemente no cautivadora) voz del compositor.

Con lo cual, lo mejor que podemos hacer es escuchar esa interpretación disfrutando a la vez el conciso, vivísimo y estremecedor poema de Heine. Es una maravilla ver como es seguido por la voz, pero también por el piano, que no solo no se limita a acompañarla sino que, en algunos versos, como los que narran el terror del rey tras su blasfemia, es el principal responsable de la intensidad dramática de esta balada. Que Graham Johnson introduce así:

La canción se inicia con una vista panorámica de Babilonia en la medianoche,  luego se dirige al palacio real y llega a través de sus ventanas hasta la orgia de la blasfema celebración. Nos movemos de lo general a lo particular de una forma que recuerda las técnicas cinematográficas de plano general y primer plano

Aquí sigue pues Belsatzar, balada para voz y piano, Op. 57 de Robert Schumann, interpretada por Christopher Maltman y Graham Johnson.

 

Die Mitternacht zog näher schon; / La medianoche se acercaba ya;
In stummer Ruh lag Babylon. / En una silenciosa calma descansaba Babilonia.
Nur oben in des Königs Schloss, / Solo en lo alto en el palacio del rey
Da flackert’s, da lärmt des Königs Tross. / El parpadeo de luz, la ruidosa corte real
Dort oben in dem Königssaal  / Allá arriba en la sala real
Belsazar hielt sein Königsmahl. / Baltasar daba su banquete real.
Die Knechte saßen in schimmernden Reihn / Los caballeros se sentaron en brillantes filas
Und leerten die Becher mit funkelndem Wein.  / Y vaciaron sus copas de espumoso vino.
Es klirrten die Becher, es jauchzten die Knecht;  / Chocaron las copas, brindaron los caballeros;
So klang es dem störrigen Könige recht. / Un clamor en honor de su insensato Rey
Des Königs Wangen leuchten Glut; / Las mejillas del rey se arrebolan;
Im Wein erwuchs ihm kecker Mut. / En el vino crece una audaz osadía.
Und blindlings reißt der Mut ihn fort; / Y ciegamente hace emerger su coraje;
Und er lästert die Gottheit mit sündigem Wort.  / Y blasfema contra su Dios con pecadoras palabras.
Und er brüstet sich frech, und lästert wild; / Y se jacta de su audacia y blasfema salvajemente.
Der Knechtenschar ihm Beifall brüllt. / La multitudinaria corte rugió aplaudiéndole.
Der König rief mit stolzem Blick; / El rey llamó con una mirada orgullosa;
Der Diener eilt und kehrt zurück. / Los siervos corrieron de aquí para allá.
Er trug viel gülden Gerät auf dem Haupt;  / Trayendo sobre sus cabezas utensilios de oro
Das war aus dem Tempel Jehovahs geraubt. / Que habían sido robados del templo de Jehová.
Und der König ergriff mit frevler Hand / Y el rey tomó con manos impías
Einen heilrigen Becher, gefüllt bis am Rand. / Un cáliz sagrado, lleno hasta el borde.
Und er leert ihn hastig bis auf den Grund / Y se apresuró a apurarlo hasta las heces
Und rufet laut mit schäumendem Mund: / Y a gritar echando espuma por la boca:
“Jehovah! dir künd ich auf ewig Hohn, /  “¡Jehová! Te lo advierto desde mi desprecio eterno,
Ich bin der König von Babylon!”  / ¡Yo soy el rey de Babilonia!”
Doch kaum das grause Wort verklang, / Pero tan pronto como sus terribles palabras se desvanecieron,
Dem König ward’s heimlich im Busen bang. / el rey sintió crecer un estremecimiento en su pecho .
Das gellende Lachen verstummte zumal; / La estridente risa cesó de golpe;
Es wurde leichenstill im Saal. / Un silencio sepulcral en la sala.
Und sieh! und sieh! an weißer Wand / ¡Y mira ! ¡Y mira! En la blanca pared
Da kam’s hervor wie Menschenhand; / Surge algo como una mano humana;
Und schrieb, und schrieb an weißer Wand / Y escribió, y escribió en la blanca pared
Buchstaben von Feuer, und schrieb und schwand. / Letras de fuego, y escribió y se desvaneció.
Der König stieren Blicks da saß, / El rey se sentó con los ojos desorbitados,
Mit schlotternden Knien und totenblass. / Temblándole las rodillas y con una palidez mortal.
Die Knechtenschar saß kalt durchgraut, / La cohorte de caballeros se sentó, helada y gris,
Und saß gar still, gab keinen Laut. / Y se quedó completamente muda, sin hacer un ruido.
Die Magier kamen, doch keiner verstand  / Los magos vinieron, pero ninguno supo
Zu deuten die Flammenschrift an der Wand. / Cómo interpretar la llameante escritura de la pared
Belsazar ward aber in selbiger Nacht  / Baltasar fue muerto esa misma noche
Von seinen Knechten umgebracht. /  por sus propios caballeros muerto.

El final merece retornar a los comentarios de este gran pianista:

La palabra ‘umgebracht’ se entona en ‘Adagio’  y ciertamente con horror pero sencillamente y sin aspavientos pianísticos. Con ella, la canción llega a un final sin ceremonias. Es difícil saber si esto fue el resultado del agotamiento de la inventiva musical o un intento consciente de reflejar el gusto del poeta por los finales secos e irónicos. Otro personaje bíblico, Salomé, cumple con su destino de la misma brusca forma en los últimos momentos de la ópera de Strauss. Tanto para Oscar Wilde como para Heine, cuando los tiranos y los monstruos caen, su muerte es algo que sigue de forma rápida e inevitable.

Belshazzar’s Feast (John Martin)

También vale la pena ver y escuchar la expresiva interpretación que hizo Dietrich Fischer-Dieskau en 1988. Hay momentos en que ya parece faltarle aire, pero su teatralidad es fascinante. El video sigue con Es leuchtet meine y Die beiden Grenadiere, igualmente sobre poemas de Heine. El pianista se llama Hartmut Höll.

Y para acabar, el brillante comentario final de Graham Johnson sobre la balada:

Curiosamente, Belsatzar es una de las pocas canciones compuestas por Schumann en 1840 que no tienen nada que ver con el amor. En ella no hay papel para su querida Clara, aunque cabe imaginarse que el compositor hubiera podido desear que el tiránico Friedrich Wieck(el padre de Clara) fuese asesinado por alguno de sus alumnos de piano o por alguna otra forma de intervención divina. Pero la canción, plantada al empezar el año, abrió una importante puerta. Robert fue capaz de interpretar su significado tan fácilmente como cualquier Daniel: tenía talento para los lieder y en muy poco tiempo – cuestión de semanas más que de meses – se descubrió a sí mismo como un gran maestro del medio. Para todos los futuros aficionados a la canción, esta fue La escritura en la pared.

El festín de Baltasar – Gustave Doré

Próximo capítulo: El Baltasar de Handel

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Romanticismo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Baltasar de Schumann

  1. kalamar dijo:

    Creo que de la magnífica serie, éste es el Baltasar que más me ha gustado, y Maltman, qué bueno, bonito y barato (contigo sale gratis 😉 )

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s