La OBC y Barba Azul en L’Auditori

Un par de videos en los que George Solti dirige las dos obras que el próximo fin de semana interpretará la OBC a las órdenes de Pinchas Steinberg: El castillo de Barbazul de Bela Bartok en versión de concierto, con Natasha Petrinsky, mezzo y Gerd Grochowski, bajo, y la Sinfonía No 10 de Shostakovich. Y algunas notas que pueden ayudar a disfrutarlas mejor.

 Bartók – El Castillo de Barba Azul – Kolos Kovács, Sylvia Sass. London Philharmonic Orchestra, Georg Solti.

Basado en la elaboración que hizo Maurice Maeterlinck del cuento de Perrault, al que sin apenas cambios había puesto música Dukas en Ariadna y Barbazul (estrenada en presencia de Bartók), el libreto del poeta Béla Balázs es bastante explicito, especialmente si se no se omite el prologo declamado y puede escucharse la retórica pregunta,

¿Dónde está la escena,
fuera o dentro,
señoras y señores?

que nos advierte de que el castillo es el propio Barbazul, o, aún más, el Barbazul que podemos esconder en nuestro interior.

Judit quiere saber, quiere que la luz ilumine la vida de Barbazul, y para decidirle a deponer su resistencia, tiene una poderosa razón:

¡Tenemos que abrirlas todas,
abramos todas las puertas!
¿Por qué Judith?
Porque te amo.

Y no sin gemidos de angustia, Barbazul cede, y cede la primera puerta, la más difícil para él, la que descubre la sangre que ha derramado y le pone en evidencia. Xilófonos para los instrumentos de tortura, la escena es roja, pero ya no negra: Se empieza a hacer la luz. Judit abre la segunda puerta, la de la armería, vientos militares, y confirma la realidad:

¡Eres fuerte, poderoso, sí,
pero también tan cruel, Barbazul!

Sin embargo, sigue queriéndole y queriendo seguir adelante. Barbazul, ahora sin apenas resistencia, aunque insistiendo

Judith, quiéreme,
pero no hagas preguntas.

le entrega las llaves de las tres siguientes, las que guardan los tesoros, cuerdas y celesta, el jardín del placer y la belleza, trémolos de flautas y cuerdas, y su propio reino, tutti orquestal. La luz es cada vez mayor, la sangre cada vez es menos aparente, aunque mancha el oro y riega el jardín, y la roja sombra de una nube amenaza su reino. Pero Barbazul se siente dichoso. Judit le ha mostrado su verdad, la ha conocido y sigue a su lado.

Mira cómo reluce mi castillo.
Tus manos lo han logrado.

Pero, sea por puro amor como ella proclama o por el deseo de poseer al amado, por la intuición de que los nubarrones no hablan del pasado o por la pura curiosidad de la mujer de Lot, Judit se empeña en abrir las dos últimas puertas, por más que Barbazul le advierta que pueden perder lo mucho que han ganado.

Bien mío, ten cuidado,
cuidado, con mi castillo.
No permitas que se pierda
este resplandor.

Finalmente cede pues, pero si su resistencia era mayor, es porque lo que hay tras esas puertas no es un presente más o menos manchado por un pasado remoto sino las lágrimas de otras tres mujeres y sus espíritus, mujeres a las que ha amado antes que a ella, mujeres a las que debe lo que le ofrecía ahora a Judit, y que le muestran el futuro que le esperaba y que su insistencia ha precipitado. Trágica intuición o curiosidad; amor o intrusión, en cualquier caso, para Barbazul,

Desde ahora, todo será oscuridad,
oscuridad, oscuridad.

Y tras el clímax emocional de la obra, la orquesta, que había empezado en pianísimo acaba también en pianísimo describiendo así un arco sonoro que ha llegado a su máximo al abrirse la quinta puerta, la del reino y la máxima luz posible. Los dos cantantes no abandonan el recitativo que Bartók, renunciando a cualquier lucimiento musical para servir al poderoso guión, indicó como parlando-rubato.

Una obra intensísima pero nada fácil, que se beneficiaría mucho de la proyección de su texto (tal como se hizo en Jeanne d’Arc au bûcher) (letras más grandes, por favor), y en la que tampoco sería muy difícil idear algún efecto de luz como los indica el libreto para la versión escénica. Pero su éxito dependerá muchísimo de la fuerza expresiva de los intérpretes.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Opera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a La OBC y Barba Azul en L’Auditori

  1. allau dijo:

    ¿Viste la maravillosa producción de la Fura y Jaume Plensa en el Liceu? De todos modos es una ópera tan perfecta que con unos buenos sobretítulos y una interpretación decente soporta sin titubeos la versión de concierto.

    La décima de Shostakovitx no me suena, si me la tarareas…

    • José Luis dijo:

      No la ví, no, pero, como dices, me parece que la escena no es imprescindible. A ver que tal lo hacen.

      La décima, después del intermedio, pero de momento aquí tienes a ELMIRA y DSCH

      • Josep Olivé dijo:

        Efectivamente, la escena no es imprescindible pero estoy con Allau que la representación del Liceu de la Fura fué sensacional. Por cierto, compartía sesión con otra perla de Janacek: Diario de un desaparecido. Una sesión deslumbrante. Una gran Fura, como otras veces, pero no siempre.

        A esta magnífica preparación le quiero endosar un concurso, para que veas. Pero no seré tan malo como tu y te lo pondré facil. ¿A qué te suena el trinado de fondo en pianísimo que aparece entre el minuto 18 y el 19? Alma bendita que soy con concurso tan sencillito. Porque después de lo de ayer estoy bajo de defensas, que si no… 🙂

        • José Luis dijo:

          No sé ni lo que es un trinado y encima dice que es fácil, o sea, que me va a pagar con la misma monea. Estooo…. Debussy , faunos? Vértigo? Herrmann? Espera que lo vuelvo a escuchar…. ¿Los tres sudamericanos?

          “Después de lo de ayer”… No sabía que eras del Madrid…

        • Josep Olivé dijo:

          Veo que también necesitas pistas…. Una señorita, muy exigente con su pade y más aún con un santo, tal vez demasiado, y que más tarde cantó eso de “…desde que llegaste vivo cantando…eh!…vivo soñando…eh!…”….(la canción es mala de solemnidad, por eso precisamente gano una Eurovisión y le cortaron la cabeza al santo…)….
          Y no, no soy del Madrid…pero el “quite” se agradece…o no…jajajajajajaja… 🙂

        • José Luis dijo:

          Creo que ya lo tengo, y no iba tan desencaminado: Los tres sudamericanos, valsecito criollo, vals vienés, Strauss el bonito, y Strauss el raro

          Lo que no me queda claro es lo del trino. Ni que tiene que ver Massiel con todo esto 🙂

        • Josep Olivé dijo:

          Lo de Massiel pues yo tampoco veo que hace aqui la pobre, pero los que la deben conocer bien seguo que nos dirían que todo es posible…que lo de la Salomé (la de Judea, claro) hasta lo supera…
          Pero lo del trino: el motivo del clarinete en ambas obras alterna rápida y constantemente una nota con la nota inferior o superior (puede ser la de tono o semitono). En un piano seria entre dos teclas blancas consecutivas (distancia de un tono) o entre tecla blanca y negra consecutivas (distancia de un semitono). Es un adorno (no un “alterne”, jejeje). En las sonatas y conciertos de Mozart y Beethoven los hay a raudales. ¿Cuantos quieres?

        • Josep Olivé dijo:

          🙂 ….(…es que me lo he dejado).

        • José Luis dijo:

          Para que veas lo aplicado que soy, he puesto el video de Salome arrancando en el trino

        • José Luis dijo:

          Me olvidaba: Muchas gracias! 😉

  2. alopez47 dijo:

    Hola José Luis:
    Ayer por la mañana estuvimos en el Auditori viendo el espectáculo familiar Orquestra’t. Nos gustó mucho y procuraremos volver, aunque lo de Barba Azul creo que lo dejaremos para otra ocasión. ¿Qué tal los recitales de la Banda Municipal de el Auditori? ¿Recomendables para unos neófitos como nosotros?

    • José Luis dijo:

      No tengo ni idea de bandas, pero parece que la Municipal de Barcelona está muy bien. El dia 2 tocan Dvorak y Tchaikovsky. Pero el concierto de la OBC del dia 23 es muy adecuado para familias, sobre todo si disfrutaron con el fragmento del concierto de Tchaikovsky en la pelicula “El concierto”

  3. kalamar dijo:

    yo voy el viernes, ésta la cogí en abono. Gracias por el pre-operatorio, me encanta. Nos vertemos, allí?

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s