La OBC y Barba Azul en L’Auditori: De segundo, DSCH

Shostakovich – Sinfonía No 10 – Symphonieorchester des Bayerischen Rundfunks, George Solti.

La monumental Sinfonía No 10, para muchos la obra maestra de Shostakovich y sin duda una de sus mejores composiciones, fue estrenada en Diciembre de 1953, nueve meses después de la muerte de Stalin, cinco años después de que su trabajo y el de otros artistas como Eisenstein hubiese sido demonizado por Zhdánov, consuegro del dictador y censor cultural del partido, por “distorsiones formales y tendencias antidemocráticas ajenas al pueblo soviético”, acusación a la que esta vez no respondió con una sinfonía más convencional como había hecho años antes a raíz del famoso Editorial de Pravda, “Embrollo en vez de música”, sino con un silencio durante el que apenas compuso más que bandas sonoras.

Es entonces muy lógico que se haya propuesto una lectura política de esta obra, en cualquier caso complementaria de lo que es para todos evidente: La afirmación que Shostakovich hace en ella, tanto del sinfonismo europeo, personificado en Mahler, como de su propia identidad.

Así, en el primer movimiento, Moderato, con Mahler ya presente, puede verse la desolación del paisaje de la dictadura, pero también un laborioso ejercicio de introspección en busca de una identidad propia, que crece desde la oscuridad de su lento inicio. El segundo, Allegro, es un furioso scherzo fácilmente identificable con el tirano, pero también con la explosión de energía que alimenta su búsqueda. Del Allegretto que sigue, un Nocturno según Shostakovich, se ha dicho que expresa la indiferencia del estado. Lo cierto es que está construido alrededor de dos anagramas, el de la joven estudiante Elmira Nazirova, de la que estaba enamorado, y el suyo propio:

– Motivo Elmira: E La Mi Re A, combinando la notación alemana y la latina, y que, pasado a ésta, resulta Mi La Mi Re La.

Por una de esas coincidencias que los genios enamorados saben provocar o aprovechar, esas notas son las mismas que inician La Canción de la Tierra,

aunque es muchísimo más que eso lo que recuerda a Mahler en este tercer movimiento.

– Motivo DSCH: En alemán, Dimitri Schostakowitsch, las letras del acrónimo se pronuncian D, Es, C, Ha, que en su notación corresponden a Re, Mi bemol, Do, Si

Ambos temas se van entrecruzando y aproximando a lo largo de la danza que es ese Allegretto, del que se adueñan progresivamente hasta cerrarlo sonando seguidos, primero el de Elmira, y luego el suyo, por tres veces:

El cuarto, último y no menos mahleriano movimiento, es un lento Andante que súbitamente se convierte en Allegro, con la irrupción de una imparable danza popular ucraniana. Desde el negro pasado hasta el esperanzador presente, válido tanto para lo colectivo como para lo individual, la sinfonía concluye con una recapitulación que conduce al victorioso final sin cesar de repetir el nombre que acaban martilleando los timbales: DSCH.

Una interpretación simplemente correcta tiene garantizado el rugido del público. La de estos fragmentos es la de Rudolf Barshai y la WDR Sinfonieorchester, superlativa, que puede obtenerse aquí.

EL POST

– Deben haberse pasado por la casa madre, porque ya se vio el caso que hacen de mi advertencia previa: Libreto en unas hojas fotocopiadas a toda prisa y dispuestas como las papeletas de voto, hoja uno y hoja 2. Ha habido que estar muy atento para no perder el punto, pero han sido una bendición para los que las hemos usado. Esperemos que aprendan, y para la próxima sean proyecciones.

– Interesantes comentarios en el programa.

– La música difícil es muy gratificante. Música difícil es aquella que no se puede silbar de corrido a la salida. Pide dedicación exclusiva y atención máxima, pero paga muy bien. El Barbazul de Bartók es una partitura inmensa, Debussy en el monte pelado, con Herrmann en el campamento base.

– No creía que la versión escénica aportase mucho a una obra así. Después de escucharla, pienso lo contrario: Aunque sólo sea una pareja hablando, hay más acción dramática que en muchas obras en las que no paran de pasar cosas. Y si a una música tan expresiva y ajustada al texto se le añade el teatro, el resultado debe ser aún más brutal. Claro que, si hay que sacrificar la calidad de la orquesta, casi me quedo con lo de hoy.

– Prueba del algodón para la OBC, Mr. Proper se va a quedar sin trabajo. Insuperable, como un solo hombre, prolongando y enmarcando los sentimientos de los cantantes. Seguramente bastante más difícil que los fuegos artificiales, chapeau para la orquesta y para este director.

– Bonitas voces y buenos cantantes, demasiado a menudo tapados por la orquesta, más él, y creo que con culpa compartida.

– No hacían falta prismáticos, y en realidad hubieran sido peligrosos: Dirigidos a donde cualquiera que haya estado los hubiera dirigido, como mirar al sol en un eclipse.

– Décima de Shostakovich, relativamente trivial :-). El primer movimiento es de las cosas más bellas y a la vez tensas que se han escrito. Y la orquesta ha estado muy bien, con algún mínimo error (una entrada, algún solista) de los que no molestan. Desde luego, preferible a que nadie se equivoque y todos toquen sin alma.  Silvia fenomenal. Y el clarinetista que se sienta a su lado, también. Y los contrabajos, con un arranque soberbio. Y el primer violín, con su solo zíngaro. Y, etc.

– He oído muy poco a Mahler, alguna pincelada de Stravinsky y muuuucho Shostakovich.

– Al acabar el tercer movimiento, motto Elmira y 3 veces el DSCH, apagándose en el silencio, ha coincidido con un móvil de amable riiing. Estaba en el mismo tono, y no ha quedado mal del todo: “¿Qué está Dimitri?”

– Me lo he pasado pipa también con esta décima, me ha sentado bien, no estoy empachado, pero me sabe mal que me haya borrado un poco el Barbazul. Esto es como cuando vas de viaje, que hay que verlo todo… lo entiendo, pero hoy hubiera sido más adecuado un aperitivo ligero, y luego la ópera.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Música, Segunda mitad del Siglo XX y Contemporánea y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La OBC y Barba Azul en L’Auditori: De segundo, DSCH

  1. Joaquim dijo:

    Gràcies José Luis.
    Aquest és un concert imprescindible, és clar que amb les versions que ens proposes el llistó que deixés a l’OBC és molt alt. Espero molt de l’orquestra i el director Pinchas Steinberg.
    Les dues obres són molt compromeses, en aquest concert no es permet cap obreta de farciment o escalfament, comença amb un plat fortíssim (una de les òperes més fascinants) i acaba amb una simfonia aclaparadora com acostuma a passar sempre amb les obres del genial Xostakóvitx.
    Demà dimecres m’han convidat a la roda de premsa, ja t’explicaré alguna cosa interessant. 😉

    • José Luis dijo:

      Estic d’acord, esperarem la teva informació i esperem que sigui un concert memorable. Tinc curiositat per veure com em senta el Barbablava en directe.

      • Josep Olivé dijo:

        Me lo pasé ayer pipa con el video de Barbableu (precioso visualmente, muy bueno musicalmente) y igualmente hoy con la décima de DSCH (él si llegó…espemos que otros de blanco no…jejeje). Me hace feliz AEMC preparando conciertos de la OBC. Y el próximo puede ser memorable si todo sale bien.
        Por cierto, ¿seguro que sabes qué obra se estreno en el Liceu (1954-55) junto con la ópera de Bartok, verdad? Si no lo sabes (que no lo creo) vamos, es que no tienes ni que moverte de tu AEMC…y no muy lejos… Lo siento, quién a concurso mata… 🙂

        • José Luis dijo:

          15 minutos después. “També es recordarà per l’actuació de la cèlebre actriu Ingrid Bergman en l’obra de Honegger Jeanne d’Arc au bûcher”. Pero estoy asfixiao.

        • José Luis dijo:

          Dicho lo cual, el feliz soy yo de que alguna cosa de por aquí te pueda gustar. Respecto a lo de que te alegra ver a AEMC con la OBC y DSCH además de EBNDCD y QEE (II), creo que se te nota que no quieres nada a la susodicha. Y en cuanto a tu concurso, desde luego, ni idea, pero a raiz de otro sado-concurso de Joaquim me enteré de la existencia de una entrada en la wiki con las temporadas del Liceu. Pero la única que salia con cierta conexión con esta casa era Amelia al ballo, por Menotti… 🙂 Suerte que luego he leido el texto y salía la Bergman… y claro, muy cucamente decías “obra” y no ópera… ¿Tan mal lo hago pasar yo?

        • José Luis dijo:

          Y los de la décima, ni así

        • Josep Olivé dijo:

          Me he perdido, me he perdido en lo de…”EBNDCD y QEE (II), creo que se te nota que no quieres nada a la susodicha…” Totalmente perdido. Pistas please.
          Tu mismo hablabas en esta ancha casa hace unos días y en el mismo apunte de ambas òperas…ya te decía que no tenías ni que acudir a la competencia… 🙂
          Y si vas haz lo que yo, y que fué por donde yo me enteré: vé al post en que Joaquim habla de la función del Liceu de Barbebleu y Diario de un desaparecido de Janacek. Todo ello con la Fura. Pones Barbebleu en buscar y…patapam! 🙂
          No, he sido bastante generoso en el concurso, dado que no és una òpera lo de Honegger, es más bien un oratorio, de ahí lo de obra… 🙂
          Lo de la décima: como Mou lea AEMC ya la hemos liado, José Luis..que vas a salir en su ruedas de presna…”…puquè? puquè? puquè? puquè esa foto?..jajajaj 🙂

        • José Luis dijo:

          Lo he conseguido (que te perdieras, justa venganza) Decía que, al alegrarte de ver que hago apuntes sobre la OBC además de dedicarme a Bach y a poner adivinanzas, se nota lo que quieres a la OBC. Respecto a Mou, me temo que ya está preparando las maletas… con lo bien que nos iba. 😦

  2. angels dijo:

    Yo tengo el “orgullo y satisfacción “de que con mis 15 añitos a cuestas y con otra amiga locata como yo nos fuimos al 5º piso haciendo carreras para subir las escaleras y por fin vimos y escuchamos a INGRID BERGMAN interpretando a Jeanne d’Arc !!!que maravilla ,y !!!cómo recitaba !!!Ahora no tiene mérito porque hay ascensor.A partir de este momento nos ibamos las
    2 cada domingo por la tarde al Liceo.!!!que tiempos tan bellos !!!U.A.y adióoooooos

  3. kalamar dijo:

    Chico, a mi clarinete Larry Passin no me emociona mucho y considero que se le oye muy poco. En cambio, el Fuster (nº2) tocó aquella maravilla de la Forza del destino..

  4. Pingback: Concierto inaugural de la OBC en L’Auditori (2) – Shostakovich | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s