Bajen el volumen de sus receptores

“Les rogamos que bajen el volumen de sus receptores: Cumplirán con un deber ciudadano y comprobarán que la audición radiofónica es perfecta”

“Es perfecta” o “sigue siendo perfecta”, no estoy seguro; ni tampoco de si nos rogaban que bajásemos o nos recordaban que debíamos bajar el volumen de nuestros receptores, pero no creo confundir ni una palabra más del mensaje que en los años 50 emitía a las doce de la noche Radio Nacional.

Ahora no se oyen recomendaciones de ese tipo, ni hay letreros prohibiendo “la blasfemia y la palabra soez” en los autobuses, donde no creo haber oído nunca ni unas ni otras antes de que apareciesen los teléfonos móviles. Tampoco en casa me han molestado demasiado con ruidos a horas intempestivas. Sólo recuerdo, hace poco, a la visitante de un vecino que a las dos de la madrugada eligió la terraza como el mejor lugar para explicarle a una amiga lo que pensaba de los hombres, en unas variaciones sobre el tema tan poco originales como extensas. En alguna ocasión, me han pedido comprensión y disculpas anticipadas por una fiesta que, como era previsible siendo el anfitrión ya tan prudente, luego ha resultado muy poco o nada ruidosa. Debo haber tenido suerte, desde luego más que los vecinos de plazas de botellón.

Pero aunque he visto algún cartel y hasta anuncios en el cine pidiendo respeto para el descanso nocturno, y también se piensa en los otros cuando se dictan ordenanzas sobre la forma de vestir en lugares públicos, hoy, las advertencias más sonoras son las que buscan el propio bien, como las que amenazan con la muerte (y hasta la impotencia) a los fumadores, o la provocadora “Le recordamos que está terminantemente prohibido bajar a las vías”. Creo haber leido en alguna parte que las dictaduras y las políticas represivas se quieren justificar en el bien común, mientras que en las épocas de democracia y mayor libertad, lo que más o menos explícitamente se promete a cambio del voto, es el bien de cada cual. Y es curioso que el gran Perich,  apostillando uno de los lemas cívicos más populares de nuestra historia, denunciase que el pretendido bien común es a veces un bien particular, con aquel magistral “Cuando un bosque se quema, algo suyo se quema… señor Conde.” Mejor entonces no sacar conclusiones del hecho de que, precisamente este pasado verano, el ayuntamiento de Barcelona hiciese campaña en favor de la buena vecindad y muy especialmente del respeto al descanso de los vecinos.

En cualquier caso, y aunque a algunos blogueros nos privasen de una fuente de inspiración, sería de agradecer que en los transportes públicos se recordase que la mayoría del pasaje prefiere no enterarse de la vida y milagros de la mala amiga de turno y es casi más feliz si llega a su destino ignorando que las papayas son muy laxantes. En el metro de Tokio hacen recomendaciones en ese sentido: Por favor, hazlo en casa,

pensando en los demás

pero también en uno mismo. Y con bastante gracia: Déjalo para casa, Déjalo para la playa.

De pixfans.com

Aunque mucho más importante es que la frase de Radio Nacional no se pierda, que hasta  hoy no tenía página en Internet. Pero suban Vds. ahora el volumen de sus receptores si quieren cumplir con el deber ciudadano de hacer que el vecindario compruebe que Mozart es perfecto (y no corran al oftalmólogo, que es cosa del que editó el video y se le pasa pronto)

Mozart – Concierto para piano Nº17 en Sol, K. 453, III Allegretto (Wienner Philharmoniker, Leonard Bernstein)
Anuncios

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clasicismo, Clásica, Música, Sociedad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Bajen el volumen de sus receptores

  1. angels dijo:

    Está muy bien a pesar de lo raro que se hace ver a Berstein tocando Mozart. El que hizo el video se cubrió de gloria porque sin que nos dañe la vista te vuelves tarumba para situarte en tu sitio.
    En cuanto a los ruidos ,en mi caso es el exceso de tráfico por lo que la mayoria de vecinos nos hemos tenido que poner doble ventana en el salón y dos dormitorios que dan al exterior (la bromita) sale cara ,pero al menos consigues vivir tranquilo.!la ciudad y sus inconvenientes !! !!Viva el campo y el canto de los pajaritos !! U. A. y adióooooooooos

  2. angels dijo:

    Has elegido una pareja bastante impertinente ,sobre todo a las 7 de la mañana del mes de agosto .
    U.A.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s