La OBC y la Cenicienta en l’Auditori (y 2)

La primera Cenicienta (Aschenbrödel) de la sesión, es una suite del único ballet de Johan Strauss II. No he podido encontrarla ni confirmar que fuese él quien la extractase, y es casi seguro que fue obra de terceros, pues él falleció antes de acabar el ballet. Tampoco puedo saber entonces si se escuchará el breve fragmento del Danubio Azul que aparece en él

pero seguro que el vienés Christian Arming procurará trasportarnos a su país con el Vals de la Cenicienta, que ese no puede faltar en la Suite. Como lo anterior, ahora interpretado por la National Philharmonic Orchestra dirigida por Richard Bonynge.

El concierto acabará con otra suite de otra Cenicienta, la del ballet de Prokofiev. Compuesto tras una estancia de quince años en Europa occidental, cuando su atrevimiento de juventud dejó lugar a un abrazo al romanticismo del que son también buena muestra Romeo y Julieta y sus Quinta y Sexta sinfonías, su Cenicienta es de cuento de hadas, con muchos elementos fantásticos añadidos al cuento de Perrault. En ella quiso expresar, según sus palabras “el amor poético entre la Cenicienta y el Príncipe, el nacimiento y eclosión de ese amor, los obstáculos hallados en el camino y, finalmente, el cumplimiento de un sueño”.

Aunque Prokofiev autorizó tres suites, tampoco es seguro que vayan a interpretar ninguna de ellas, porque no pocos directores optan por hacer su propia selección de escenas del ballet. Pero es muy improbable que se omita la Introducción, en la que el Prokofiev más romántico nos presenta tres Cenicientas: la maltratada, la ingenua soñadora y la radiante enamorada.

Orquesta del teatro Mariinsky. Valery Gergiev.

Lo que sin duda escucharemos es el maravilloso vals que acompaña la Partida de Cenicienta para el baile, que tanto recuerda el de Romeo y Julieta y que aquí podemos ver en el Concierto de reapertura del Bolshoi, enlazado con la Coda y las campanadas de Medianoche.

Orquesta y Ballet del Teatro Bolshoi, Vassily Sinaiski y Dimitri Tcherniakov.

Y quizá tampoco prescindan del guiño que hizo Prokofiev empleando la famosísima marcha de su opera El amor de las tres naranjas, aquí Refrescos para los invitados.

Mireia Farrés lo hará mucho mejor.

EL POST

De menos a más. Intrascendente y sosa la Obertura de Hansel y Gretel, y justito el Concierto de violín de Tchaikovsky, tanto por Arabella Steinbacher, que hoy no me ha emocionado nada, como por la orquesta, que en el Andante la ha acompañado con muy poca delicadeza. Sin embargo, ha gustado mucho al respetable; tanto, que ha aplaudido de forma masiva y sostenida tras la espectacular conclusión del largo primer movimiento, y también al final, obteniendo una propina que la violinista ha presentado aprovechado para felicitarnos las fiestas: Recitativo y Scherzo de Fritz Kreisler, aquí por Shlomo Mintz, que me confirma en la impresión de que Steinbacher  no llega o no ha llegado hoy a la excelencia.

La Suite de la Cenicienta de Strauss, banal, adecuada para acompañar un coctel en palacio y poca cosa más, hasta que ha llegado lo más propiamente suyo, el Vals y el Galope con que ha acabado la selección, un bonito y bien interpretado final. Luego, con la de Prokofiev, la orquesta ha lucido todos sus colores y la fiesta ha acabado mucho mejor de lo que había comenzado, aunque tampoco el director me ha parecido del todo acertado en el Baile de la cenicienta y la Medianoche, los más sonoros movimientos finales. Los solistas de la orquesta, muy bien. Un bis, hoy inevitablemente Strauss: Unter Donner und Blitz Polka schnell,  bajo rayos y truenos, ahora los de Barenboim

Mireia Farrés no lo ha hecho mejor que el trompetista del video de los refrescos, primero porqué en esta suite, (la número 1), no entra ese movimiento, y segundo porqué debe estar de vacaciones.

A la salida regalaban una bolsa de las de vino pero con una cerveza, Estrella Dorada “Inedit”, que según veo sacaron al mercado hace ya cuatro años con la intención de competir con el vino en las buenas mesas. Ferrán Adrià participaba en el invento, que, por lo visto, está necesitando ayuda para cuajar.  A ver si se les ocurre algo parecido y nos hacen también promoción los del Jabugo.

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Primera mitad del Siglo XX, Romanticismo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La OBC y la Cenicienta en l’Auditori (y 2)

  1. Josep Olivé dijo:

    El Bolschoi dentro del Bolschoi y con esa coreogafia: fascinante.¿Y quién hace sonar mal la trompeta, el solista o el mismísimo Prokofiev? No sé, no sé, JL, que ese hombre hizo música muy buena pero también muy rara. Has citado “El amor de la tres naranjas”, ¿no? Pues eso. Sea como sea, interesante concierto para este fin de semana pre-navideño.

  2. Josep Olivé dijo:

    Pues Steinbacher muy bien, y muy bien musical y técnicamente en un concierto muy brillante, si, pero “demasiado” brillante. Hay un exceso de escritura virtuosística que me distrae del romanticismo innato (y un tanto edulcorado también) de la partitura. Lo de los aplausos al finalizar el primer movimiento no me han sorprendido. Estos arranques se producen a menudo cuando la interpretación es formidable. No obstante han sido demasiado prolongados, y lo han sido tanto que me ha dado pie a pensar que en la sala habian muchos invitados… No sé si me explico. Te aseguro que al menos dos lo eran, sino, ¿como se explica que paguen toda una platea y se pasen el rato enredando con la pantallita del móbil? Y lo impresionante, lo surrealista, lo esperpéntico es que dejan la pantallita inmediatamente en cuanto acaba el concierto y se ponen a aplaudir rabiosamente. Debe ser cosa de las ciencias ocultas a las que lamentablemente aún no llego. Me salto a Humperdinck y a Strauss que han pasado con más pena que gloria y voy directo al plato fuerte: Prokofiev. La orquestra ha estado magnífica y la obra, que no conocia, me ha gustado. Un Prokofiev más amable de lo que nos tiene acostumbrados, y lo ha sido tanto que creo que puede que tengas razón en lo del trompetista de tu apunte. No sé. Como ni estava Mireia, ni se ha interpretado la suite del apunte seremos magnánimos, ¿te parece? Y como estamos a las puertas de la Navidad, pués que a iniciativa de la orquestra o del director se hayan arrancado con una super-famosa polka de un Strauss pues que muy bien. Hay que desfogarse, la orquesta con el público, y el público con la orquesta. Y te aseguro que la OBC no suele tomarse licencias como la del dia de hoy. Ni en Navidad, ni en el resto del año.

    Pregunta: ¿por qué no el post a dia de hoy en lugar de ampliar el de la preparación? Se detectaria mucho mejor que has escrito acerca del concierto. ¿No? Si no llegas a decir en IFL que tenias post no lo hubiera visto. Estaré atento otra vez, ya que veo que las preparaciones tienen su complemento final. Pero insisto, mejor apunte del dia. Los de Calidad le dirian a esta propuesta mejora contínua…jajajajajaj… Pero bueno, eres el “puto amo” de este blog, dicho esto con mucho más cariño que el dispensado por Guardiola en el dia de autos.

    • Josep Olivé dijo:

      🙂

      • José Luis dijo:

        Gracias por la propuesta y por lo que supone, pero mis opiniones a duras penas merecen un comentario (o sea, justo al revés que lo tuyo) y esta fórmula me parece más adecuada. Habrás visto que en la columna, arriba, pongo un enlace, y los amigos pronto sabréis que cada concierto que haya presentado llevará su post.

        Algo empalagoso y largo se me hizo esta vez el concierto, y la violinista, acorde con lo que dices y hasta con el bis que eligió: Mucho más virtuosismo que emoción, una cierta rutina, eso es lo que sentí. De largo, donde más me gustó ella fue en el Andante, aunque también la partitura tenga que ver.

        Sin duda los aplausos indicaban un público poco habitual, pero Tchaikovsky tiene sus fans monotemáticos, y hasta puede que la película “El concierto” haya traído gente. Yo también los esperaba, porque el final del primer movimiento parece buscarlos. Estoy pensando hacer un apunte para que hablemos de ese asunto. Y otro con lo del público, porque algo habría que hacer. Como siempre, como hay cosas difíciles de evitar no se hace nada por impedir lo fácilmente evitable, como lo de las pantallitas, que también he sufrido: Entradas de primer anfiteatro a precio Ibercamara para jugar a Tetris durante toda la sesión.

        Totalmente de acuerdo con Prokofiev, por él y por la orquesta, veo que por un par de tuttis en los que creo que sonaron mal, no he subrayado lo muy bien que estuvieron y lo mucho que disfruté con la obra. La polca de propina no me sorprendió; lo que me extraña es enterarme ahora de que no se regalase algo así en todos los conciertos en estas fechas.

        Un abrazo, y a ver si algún día nos vuelven a presentar 🙂

        Ves? Me sale mas largo este comentario que el apunte 😉

        • Josep Olivé dijo:

          Pues estoy dispuesto a tirarte de la lengua las veces que haga falta… 🙂

          Un madridista a un culé:
          “…en qué liga aburrida jugareis una vez tengais la dichosa independencia?…en la del Girona?..en la del Hospitalet?…”
          A lo que el culé responde, bien acertadamente:
          “…Pssssse…bueno…más o menos como ahora…” 🙂 🙂 🙂

  3. Lluis Emili Bou dijo:

    Per cpmençar ¡Bon Nadal!

    A mi el concert em va interessar poquet. No sóc gaire de llamps i trons ni amb violí ni amb orquestra. Efectivament Prokofiev el millor i La Ventafocs de Strauss Jr. per mi no cal que la programin més, la vaig trobar pesada i ininteressant. Això ja passa amb molta música de ballet sense ballet (i sóc dels que amb el ballet fàcilment s’avorreixen).

    Les nostres localitats permeten una visió privilegiada, lateral, del director i penso que Steimbacher (tan bavarès com el Bayern segons el programa) va afavorir els aplaudiments al final dels moviments amb el seu gest d’abaixar els braços, girar el full de la partitura i trencar la tensió (i l’atenció de públic i músics) en acabar cada moviment o cada peça de les suites de ballet. Que diferent de Steinberg per exemple!

    A mi, per raons de quinta, el concert de violí em remet a Vittorio Gassman a Rapsódia (amb una Elizabeth Taylor inoblidable). Posteriorment llegir les memòries de Gassman explicant aquest episodi fa morir de riure.

    I per acabar Bona Ninou a tothom

    • José Luis dijo:

      Això de Bona Ninou, si no ho hagués explicat timamot, i parlant de russos, podria interpretar-se malament, oi?

      No em vaig fixar a el que dius, però es cert que els directors també ens dirigeixen a nosaltres. Aquest em va deixar inverosimil 🙂

      Crec que no vaig veure aquesta peli. De vegades 10 anys son un abisme 🙂

      Bon Nadal I millor any NOU

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s