La OBC y Debussy en L’Auditori (1) – Brahms de telonero

La OBC y Debussy

Este próximo fin de semana, concierto sin solista y un programa ordenado de forma poco usual: Una gran sinfonía, la Tercera de Brahms, en la primera parte, y dos obras que conjuntamente duran aproximadamente lo mismo en la segunda, la Suite de Danzas de Bartok y La Mer de Debussy, que cerrará el programa y a la que se le ha querido dar un merecido protagonismo ya desde el título de la sesión.

 

A propósito de la Tercera,  una curiosidad que desconocía: Según el biógrafo Max Kalbeck, las notas con que los vientos inician esta sinfonía derivan de la divisa «Frei aber froh» “Libre pero feliz” que adoptó Brahms replicando al “Frei aber einsam”, “Libre pero solitario” de su amigo Joseph Joachim.  «Frei Aber Froh», F-A-F, Fa-La(bemol)-Fa, un disonante y abierto bemol para el adversativo “pero” intercalado entre la solemnidad y rotundidad de los Fa que proclaman libertad y felicidad.

El motivo aparece luego varias veces antes de la re-exposición y la coda del primer movimiento, y las trompas lo repiten en los compases finales de la sinfonía

que concluye con un sereno, libre y feliz Fa mayor, sin peros ni reservas.

Siguiendo el dicho que elige de cada sinfonía de Brahms el movimiento que coincide con su número, de la tercera, el tercero. Para Clara Schumann “una perla griega, como una lágrima melancólica”, no sé si será el mejor, pero sí el más célebre, sin duda gracias a la contagiosidad de las  seis notas iniciales que generan el primer tema de este Poco allegretto, tres subiendo y tres bajando en una bellísima inversión asimétrica. Aquí podemos oírlas repetidamente en una versión pianística a cargo de Katherine Hepburn, que empieza y acaba a cuatro manos, las últimas con Robert Mitchum, aunque las de verdad las puso el entonces famosísimo duo Ferrante & Teicher.

Undercurrent, de Vincente Minnelli, se tituló aquí “Corrientes ocultas” y no es especialmente recordada, como tampoco lo es la canción Take my love en la que Frank Sinatra se hace impecablemente con la melodía,

o esta jazzística Say No More, It’s Goodbye arreglada por George Auric (poco antes de hacerse cargo de la Opera de Paris), que Diahann Carroll dedica a Anthony Perkins en Goodbye Again de Anatole Litvak, en Europa estrenada con el título de la novela original de Françoise Sagan Aimez-vous Brahms?. El cuarteto lo forman el gran Lucky Thompson (saxo tenor), Maurice Vander (piano), Pierre Michelot (contrabajo) y el legendario Kenny Clarke (batería).

También la canta Jane Birkin con el impagable título Baby alone in Babylone firmado por Serge Gainsbourg, pero hasta aquí hemos llegado. Volvemos a las churras: Radio Kamer Filharmonie y Michael Schonwandt en el Concertgebouw este pasado Enero.

Descanso

Acerca de José Luis

Las apariencias no engañan
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Post-Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La OBC y Debussy en L’Auditori (1) – Brahms de telonero

  1. kalamar dijo:

    Lo sabía! no prepares mucho el cocierto de la OBC, kalalmar, que JL está muy puesto últimamante. Encima te superas. Lovely and full of glamour post, Mr Donkey. Espero part 2.

  2. Gracias por todos esos datos. Verdaderamente te lo tomas en serio. Que disfrutéis del concierto.

    • José Luis dijo:

      Muchas gracias, datos «colaterales», ya me gustaría poder hablar de la música con más conocimientos. Pero para eso hay que haber hincado antes los codos. O los dedos 😉

  3. angels dijo:

    Me parece una indecencia poner a Brahms de telonero , no es justo;y muy bien que te acuerdes de la peli ¿Aimez vous Brahms? y otro Bien por Frank Sinatra cantando el leiv motiv de la peli. !que bien que cantaba Sinatra !,en fin que el orden de los factores no altera el producto, pero un poco más de respeto por Brahms!!! U.A.y adióoooos

    • José Luis dijo:

      Un poco raro empezar por la sinfonía, pero todos los males fuesen como este. Aplaudiré por tí, aunque creo que no voy a gritar Viva Brahms… claro que nunca se sabe 🙂
      Creo que no había oido nunca a Sinatra en esa canción y la verdad es que es una buena demostración de lo bueno que era.

  4. Josep Olivé dijo:

    Esta sinfonía que no es la primera vez que abre concierto. No estamos acostumbrados a oir sinfonias en el inicio pero las hay que se prestan a ello. Si la segunda es pastoral y la primera y cuarta son introspectivas y trascendentes, esta tercera es ligera, alegre y su último movimiento deja el cuerpo preparado para escuchar más música. Vereis. Hacedme caso. Os gustará. No és ninguna aberración por tanto (y a mi entender) el orden del programa y celebro que la preparación del concierto en esta casa siga el orden del mismo… Ah, por cierto, el servicio de bar es tan caro como el del Auditorio?

    • José Luis dijo:

      Es chocante, pero no me parece una aberración, creo que tienes razón, lo espero de todo corazón y si no, en la media parte me tomaré de café un tazón para vaciarme el cabezón y poder disfrutar de La mer sin comezón. Ya ves: hay cosas peores que los jeroglíficos.

      Este bar es gra-tu-i-to. Ahora mismo, te levantas, vas a la nevera y coges lo que quieras sin pagar nada de nada. De nada.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s