Colette – La gata

ChartreuxColette - La Gata

Pura casualidad, en quince días he visto El gato y he leído La gata, una película que   daban de madrugada y se grabó porque los intérpretes eran Simone Signoret y Jean Gabin, y un libro de una esas colecciones por entregas a las que se recurre cuando se van agotando las existencias.

La película, El gato, está basada en una novela que Simenon escribió en 1966, y es casi una imagen especular de La gata de Colette, de 1933 . En ambas, un gato se interpone en una pareja, en la novela unos jóvenes burgueses que están iniciando la convivencia que para los dos humildes jubilados de la película se ha hecho ya imposible, los primeros entre un palacete y un ático en el centro de Paris, los otros en un viejo barrio que está siendo demolido a la vez que sus vidas. Lo exquisito y lo sórdido, en la historia de Simenon todos acaban mal y en la de Colette todos acaban al menos vivos. El “todos” incluye a los gatos, objeto del afecto de los dos varones, el sensible joven que lo identifica con la intimidad que se resiste a perder y el agrio anciano que deposita en él lo que ya no siente por su mujer. Porque, desde luego, los gatos no son los protagonistas, aunque, en un genial guiño, Colette sugiera lo contrario al acabar su novela.

Por lo demás, la película se resiente del paso del tiempo pero la interpretación es la esperada, es decir, magnífica, dando lugar a escenas impagables, como una de las más violentas discusiones de la pareja

o un enfrentamiento cara a cara entre Simone Signoret y el gato, en el que la cámara pasa de unos ojos a otros, más felinos los de ella. En cambio, la novela es una obra maestra, y como tal, no envejece.

ColetteColette parece un nombre más apropiado para una artista de vodevil que para una escritora, pero es el apellido verdadero de quien fue ambas cosas, Sidonie-Gabrielle Colette, nacida en la Borgoña francesa en 1873, educada laicamente entre periódicos y libros y casada con un seductor que no dudó en utilizarla como negro firmando lo que ella escribía (la serie de las Claudine, Claudine en la escuela, Claudine en París…) hasta que la joven se cansó de que además le fuese descaradamente infiel, empezó a publicar con su nombre y como con esto no le bastaba, se dedicó también al vodevil. Tampoco le bastaron los tres maridos que tuvo, por lo que los aderezó con otras tantas amantes. Falleció a los ochenta y un años, siendo la primera mujer a la que Francia rindió tributo con unos funerales de estado.

Especialmente conocida por Gigi, de la que Lerner y Loewe hicieron el musical que Minelli llevó a la pantalla,

tanto esa novela como su trayectoria personal pueden confundir respecto a unos méritos literarios que parecen incuestionables aunque sólo fuese por una obra como La gata, dada la personalidad de su poderosa y sensual escritura, la sutil elegancia con que sabe construir sus personajes y la naturalidad tan libre de inhibiciones como de groserías con que narra su peripecia: Unas intensas páginas que se leen en una tarde que se hace muy corta.

colette

Aunque, para los aficionados a la música, Colette es ante todo la autora del libreto de L’enfant et les sortilèges de Ravel, tampoco mal plan para una tarde sin obligaciones.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Cine, Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Colette – La gata

  1. Neus dijo:

    Si quieres insistir en el tema gatuno E.T.A. Hofmann escribió “Opiniones del gato Murr” novela inteligente, llena de humor y de música. Un gusto.

    • José Luis dijo:

      Por el gato no me mataría, pero teniendo música, tomo nota. Y más si es inteligente🙂 Y más si la tienes🙂 De todas formas, y aunque las descripciones que hace Colette del gato son la monda, el protagonista de la historia no es el… o sí.

  2. Marga dijo:

    Y los poemas “Old Possum’s Book of Practical Cats” de T.S. Elliot, en los que está basado el musical Cats (post que tengo pendiente). Tiene varias versiones ilustradas que son una delicia para los ojos.

  3. angels dijo:

    Este libro “la gata” lo recomiendas ? Es que estoy haciendo una lista de libros y me gustaría que me lo confirmaras.” el mar ” de John Banville(ya lei el del viejo y la chimenea) “Los Buddenbrock” de Thomas Mann. y por último “Laura y Julio” de Juan José Millás.Es que como Lona y Claudi están en Panamá (medio placer y Claudi se quedará más días por trabajo),pues me he quedado sin asesores.Gracias anticipadas U.A.y adióoooos

    • José Luis dijo:

      Estoy seguro de que te va a gustar, tiene un estilo muy peculiar y personal y se puede leer de un tirón, en una tarde. De los otros que citas, el imprescindible y que te gustará segurísimo es Los Buddenbrock, que además da para muuuchas tardes. Y gracias por el honor de hacerme asesor suplente🙂

  4. angels dijo:

    Aclaración “el trabajo” no es nada ilegal.Ya sabes que es ingeniero de montes y Aquí tiene una asesoria de fincas rurales y forestales y pistas de esqui.!Pero llegó la Crisis y el trabajo le ha menguado mucho! ycomo en Panamá falta gente de su especie, ha ido a ver que tal Lo explico porque suena a paraiso fiscal.!como se entere me mata! U.A.y adióoooos

  5. angels dijo:

    Es que es muy introvertido ,y Lona también bastante.Fué una cosa extraordinaria que me contara lo del trabajo ,que lo más seguro es que lo hayan llamado.!!En fin va a resultar que soy una cotilla!! He dicho mal lo de paraiso fiscal ,mejor creo que hay un submundo ilegal.Bueno basta de lata por hoy U.A.y adióoooos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s