La OBC y el Requiem de Verdi en L’Auditori (y 2)

Estreno del Requiem de Verdi en La Scala

Ha acabado ya el Dies Irae, y sigue el Ofertorio y este alegre Sanctus, una brevísima y preciosa fuga para doble coro.

Y tras el Agnus Dei y el espléndido concertante del Lux aeterna llegamos al Libera me con que acaba la obra, una parte que Verdi tenía ya escrita para un requiem colaborativo que él mismo había querido dedicar a Rossini y que no llegó a buen puerto en ese momento, estrenándose casi veinte años después, cuando el compositor ya no existía. Así hablaba Verdi a la muerte de Rossini:

¡Un gran nombre ha desaparecido del mundo! Suya fue la mas difundida, la más popular reputación de nuestro tiempo, y ello fue una gloria de Italia. Cuando el otro que todavía vive desaparezca ¿qué nos quedará?

El “otro” era Manzoni, y el Libera me compuesto para el Requiem de Rossini fue el germen y la conclusión del que se decidió a escribir en solitario para él y que ahora escucharemos. Se inicia con una desgarrada petición de la soprano, que encuentra como respuesta el brutal Dies irae. Sigue una emocionantísima reaparición del Requiem aeternam inicial, y otra vez la súplica, que lleva ahora un desarrollo fugado del tema en el que es fácil recordar el escéptico y burlón final de Falstaff (que aún no existía) y descartar así cualquier lectura trascendente; la música se apaga con la soprano repitiendo su ruego, Libera me, pero ahora musitada, como el reproche de quien sabe que su plegaria no será atendida. La canta la tremenda Leontyne Price porque repetimos con Karajan en La Scala, cuya versión completa también está al final.

Desde luego, cada cual puede poner el argumento emocional que desee, pero en cualquier caso, si el director acierta y el personal responde, el próximo fin de semana se podrá disfrutar de una gran experiencia, con este Réquiem en el que Verdi, además de escribir para cuatro solistas, se pudo poner las botas con los coros y la orquesta. Von Bulow, ya muerto Wagner (hacia el que al parecer no guardaba rencor alguno por haberle birlado a su esposa Cosima), reconoció su error en una carta que envió a Verdi, al que había calificado de “todopoderoso corruptor del gusto artístico italiano” a la vez que juzgaba ásperamente una obra suya antes del estreno al que tampoco quiso asistir. Por entonces, Verdi miraba al pasado musical de Italia y ya no pensaba que la música instrumental era “cosa de alemanes”, y en su amable respuesta al antipático director se lee:

Vosotros tenéis suerte, puesto que aún sois hijos de Bach. ¿Y nosotros? Nosotros, hijos de Palestrina, antes teníamos una gran escuela (y nuestra), que ahora ha degenerado y amenaza ruina. Si pudiésemos empezar de cero…

En el mismo libro (“Guia Universal De La Música Clasica” de Josep Pascual Triay) se puede leer la opinión que le merecía el italiano a Stravinsky:

Prefiero Verdi a toda la música del siglo XIX.

El requiem de Verdi en la Opera-Comique de Paris, 1874

Dejo aquí el video completo de la interpretación de Karajan, primero con la Orquesta y Coro del Teatro de La Scala,

Leontyne Price, Fiorenza Cossotto, Luciano Pavarotti y Nikolai Ghiaurov. Orquesta y Coro de La Scala de Milán. Herbert Von Karajan.

ahora con la Wiener Philarmoniker,

Anna Tomowa-Sintow, Agnes Baltsa, José Carreras y José van Dam. Orquesta Filarmónica de Viena. Coros de la Opera Estatal de Viena y de la Opera Nacional de Sofía. Herbert Von Karajan.

y aquí una versión que no puede competir por el nombre de los solistas (Susan Dunn, Diane Curry, Jerry Hadley y Paul Phlishka), pero sí por dirección, orquesta, coros y el grandioso resultado final: Se trata de la de Robert Shaw con la Atlanta Symphony Orchestra & Chorus, a la que pertenecen los dos audios de esta demasiado larga página, a la que sin embargo aún espero poder añadir un exultante “Post”.

EL POST

A pesar de que no ha habido grandísimas emociones y de que la sesión no ha sido de las memorables, los aplausos han sido largos (precedidos por el precipitado bravo de un mal educado) y el concierto pasa para mí con notable. Puede que a González le falte la chispa de la genialidad, pero es un director pulcro y la orquesta le sigue y se mantiene en el altísimo nivel en que se ha instalado (¡qué metales!), algo que, según dicen, es tan difícil o más que llegar. En su haber de hoy, lograr que el Requiem sonase a Verdi pero no a ópera, como el compositor quería. En el debe, perder bastantes oportunidades de ponernos los pelos de punta. Los coros muy bien, las cantantes bien tirando a muy bien, los cantantes bien tirando a regularcillo, L’Auditori tan hermosamente lleno como el escenario, y la anécdota feliz, el éxito de la salva de miradas asesinas que ha recibido una vecina a la que no se le ha ocurrido nada mejor que desplegar un abanico: ¿En qué pensarán?

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Música, Opera, Sacra y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a La OBC y el Requiem de Verdi en L’Auditori (y 2)

  1. kalamar dijo:

    Voy el viernes.. me temo que, como habéis ido diciendo, sea el ensayo del sábado y el domingo, y la Komlosy, ya se oirá, que en Rusalka no estuvo muy fina. Otra misa, qué devotos estáis.

    La verdad es que era el concierto más claro cuando escogí el abono a la carta. Muchas gracias por el preparatorio. Estás en vena JL! qué curradas te pegas, no doy abasto con los monográficos tuyos, y los de Maac. Me tenéis muy ocupada.. :))))

    • José Luis dijo:

      Cada día tiene sus ventajas y sus inconvenientes, pero parece que con la falta de ensayos se están pasando. Ni recordaba el nombre de esa mezzo, a ver que tal.

      De nada, si te fijas divido estratégicamente los apuntes, y no es tanto trabajo.

    • kalamar dijo:

      Del Réquiem de ayer, la gente, entusiasmada, yo, menos. Ya comentaremos. A muchos les faltó ensayar, el coro muy bien, los solistas…
      el auditorio a tope!

  2. Josep Olivé dijo:

    Ondia JL…ahora leo este segundo capítulo y veo que dejas bien limpia la imagen de Bülow. Bueno, pues entre los dos lo hemos dejado resplandeciente! Que el hombre ya sufrió lo suyo. Mira que me cae bien este músico!

    La frase de Stravinski pelin exagerada, pero va bien sacarla a debate y estudiarla un poco, porque siempre he estado convencido que Stravinski lo que pretendía era resaltar y hacer respetar la gran obra verdiana frente a cierto descrédito causado por la causa wagneriana. Es excelente como acaba Harold C. Schonberg su ensayo sobre el coloso aleman, Wagner. Dice textualmente:

    “Los dos grandes hombres, tan separados, casi se tocan en Falstaff. En el futuro Wagner y Verdi convivirán, como convivieron en el pasado. Pero una cosa parece segura. Verdi nunca volverá a ser subestimado, como ocurrió antaño, y Wagner nunca volverá a ser tomado tan en serio como sucedió a principios de siglo, cuando prácticamente dominaba la vida intelectual de occidente”.

    Amén.

    • José Luis dijo:

      No todo lo (poco) que he leido de Von Bulow le deja en muy buen lugar, que incluso dicen que su rectificación fué un poco chaquetera, pero por algo dirás que te cae bien.

      Seguramente lo de Stravinsky es lo que dices. Hace unos años, una compañera de trabajo y aficionada a la ópera me miró un poco por encima del hombro cuando le dije que me encantaba Verdi. Claro que al cabo de unos meses, me vino muy contrita y respetuosa porque, creo que Harnoncourt, le había dejado por las nubes en una entrevista. Seguró que Stravinsky hizo callar a muchos. Como Falstaff. Por cierto: ¿no te parece que es verdad que en el Libera me hay mucho del final del futuro Falstaff, y de su espíritu: Todo en el mundo es burla…

      • Josep Olivé dijo:

        En la película de Tony Palmer sobre Wagner el personaje me cae bien. No sé. Dificil de explicar. Hay una secuencia en la que llega a la casa de Thiesben, abre la partitura y se pone a tocar a vista los Maestros Cantores, i Wagner le dice a Cosima:..”…has visto?…ya ha asimilado solo a vista los Maestros…”. No sé, hay otras secuencias que muestran un hombre extraño y aturdido y muy especial. Muy inocente o muy tonto o muy devoto, demasiado…no sé…No sé, que me cae bien. Y su faceta de pianista es bastante célebre.

        Por lo que respecta a Falstaff y el Libera me pues que ya me has dado trabajo para estudiar. Lo voy a comprobar una vez este en casa y seguro que te digo algo. Que repito una vez más: me encantan estos tipos de análisis.

        • José Luis dijo:

          Nada, nada, que mejor que te caiga bien, que ni amigo ni saludado🙂

        • Josep Olivé dijo:

          Aqui ya no veo tan clara la conexión Falstaff-Requiem. En ambos casos hablamos de temas fugados pero no sé si es por el enorme contraste solemne/bufo que no veo el parecido ni musical ni contextual tan claramente como en el caso de Don Carlos del post anterior.

          Impresionante el Libera me de Leontyne Price. Impresionante su larga nota final en pianíssimo y fíjate JL como Karajan la mantiene y con que gesto tan preciso y precioso le ordena el silencio…(todo ello a partir de 6,50…todo lo que ocurre a continuación, esos segundos hasta que Karajan le dice primorosamente basta, todo son segundos mágicos!).

          Me tienes que ayudar: A partir de 4.12…¿esos dos cellos se llevan bien?¿que les ocurre?¿”dejame estar” le dice uno al otro?¿”en la calle te espero” le dice el otro? No se, no se.

          • José Luis dijo:

            Me he fijado, Karajan también parece tocado, menudo emmmmmmmmm. Pero lo de los cellos no lo había visto, ja ja, no parecen muy amistosos: “Calla, no hagas ruido – Paso de tí, colega – Pues mira éste, qué se habrá creido…”

  3. Josep Olivé dijo:

    Siendo una versión más que aceptable no me ha causado el impacto que esta obra debe causar. Tras la mucha crítica negativa leida uno queda un poco asi como raro, como si hubiera asistido a otro concierto. Alguna críticas, después de analizar y pensar, las encuentro justas. Las que se refieren, por ejemplo, a los momentos más intempestivos de la partitura, como son el Dies irae (en sus diversas apariciones) y el Tuba mirum. Efectivamente no han sonado límpios, ni equilibrados y no sé si es cosa de dirección, de la orquesta o que el coro simplemente no podía con tesituras tan extremas y se ha puesto a gritar. En cambio todo el resto y todos los pasajes en piano me han parecido buenos unos y muy buenos otros, como la labor de la orquesta en general, quitando, eso sí, los pasajes aludidos anteriormente. De la parte solista destaco sin lugar a dudas a Evelina Dobraceva, que ha estado hoy simplemente deliciosa, y su salto de octava en el requi…”em” ha sido maravilloso y…duradero. De todo ello se deduce que considero que Pablo González ha estado esta vez irregular, pero sigo sin comprender las razones de tanta crítica adversa y persistente. Yo creo que la orquesta esta mejor que cuando llegó. Diría, incluso, que bastante mejor.

    • José Luis dijo:

      Un par de tuttis exagerados fuera de lugar y poca compasión con el tenor y el bajo es todo lo que yo sabría concretar como defectos de dirección. Me pregunto si en el esfuerzo por evitar que sonase como una ópera no se ha perdido dramatismo y emoción. O que hubiese pasado si todos los cantantes hubiesen sido tan artistas como la suplente.

      También a mí me parece que la orquesta está igual o si acaso mejor. Y no veo que el público en conjunto esté molesto con González, a pesar de la sombra del precursor. No le ayuda su look, tendría que dirigir en tejanos🙂 Dos años ya, creo que en el próximo sabremos ya todo lo que puede dar de sí.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s