Don Carlo para empezar

Don Carlo - Salzburg 2013

No está nada mal iniciar la segunda parte del año con un Don Carlo. Vengo de disfrutar de una mollejas rebozadas y otras virguerías compartidas en buena compañía viendo recortadas en el cielo más azul del mundo la silueta de las torres del monasterio en el que duerme Felipe II y, sin moverme mucho, pasaremos de unas delicias castellanas a otras inspiradas en sus rigores: El próximo viernes, Don Carlo en los cines Bosque y Girona desde Salzburgo. Dirigido por Antonio Pappano, con Jonas Kauffman, Matti Salminen, Thomas Hampson y Anja Harteros, dirección artística de Peter Stein. Versión de cinco actos, la francesa original, aunque cantada en italiano y sin ballet. Además del primer acto en Fontainebleau, escucharemos a Felipe II lamentando la muerte de Rodrigo con la música del futuro Lacrimosa del Requiem.

Aunque esta ópera está llena de Antequeras por donde puede salir el sol, hay poca discusión respecto a los momentos que la hacen inolvidable, conservados en todas sus versiones:

Duo de Don Carlo y Di Posa  (Dio, che nell’alma infondere)

El dúo en el que Carlos y Rodrigo se juran amistad eterna y casi oímos a Verdi proclamando con ellos su amor a la libertad. Podemos escucharlo a Rolando Villazon y Dwayne Croft ataviados con Dodotis o en una clase de canto de la comedia Lend me a tenor, pero, puestos a curiosidades es mucho más recomendable este fragmento a cargo de dos estupendos desconocidos llamados Lyubomir Bodurov y Assen Selimski.

Sigue la interpretación de José Carreras y Piero Cappuccilli, completa, con el bis al que Don Carlo se entrega tras confirmar que el padre le ha birlado la novia. Karajan al frente de la Filarmónica de Berlín en el Festival de Pascua de Salzburgo de 1986.

-♦-

Coro de diputados flamencos en el Auto de fé (Sire, no, l’ora estrema ancora)

En la escena que el propio Verdi consideraba el clímax de la obra, los diputados flamencos, piden a Felipe II libertad para su país con un coro al que el acompañamiento de la orquesta hace absolutamente magistral, y del que, gracias a la negativa del rey disfrutamos de una repetición. Cerca del final, Verdi nos regala también un eco del Dúo de la libertad. Orquesta y coro del Metropolitan de Nueva York dirigidos por James Levine, con Placido Domingo, Nicolai Ghiaurov, Mirella Freni y Louis Quilico.

-♦-

Ella giammai m’amò

De las multitudes y el olor a chamusquina de la hoguera de la inquisición a la soledad del poder y del desamor, con la inmensa introducción del violoncelo y el tristísimo y angustiado fondo de las cuerdas sobre el que se desarrolla la primera parte del aria, otro prodigio melódico y orquestal de Verdi. En la misma producción del Salzburger Osterfestspiele de 1986, Felipe II era Ferruccio Furlanetto.

Brillante como es formalmente y por la nobleza de sus sentimientos, todo en este drama es falso… El verdadero Don Carlos era un débil mental, colérico y antipático. Isabel no estuvo enamorada de Don Carlos. Posa es un personaje imaginario que nunca existió en el imperio de Felipe II. Y el mismo Felipe dice: “Ten cuidado de mi inquisidor” y “¿Quién me devolverá este hombre?” El verdadero Felipe no era tan delicado… De hecho no hay nada realmente histórico en este drama.

Giussepe Verdi.

Un drama de ideas, mucho más que de hechos, con unos personajes cuyas relaciones y conflictos se inscriben en el marco intemporal de la lucha contra el poder y entre los poderes. En el que también hay mujeres, y con un papel no poco importante. La rebelión de Don Carlo nace de la imposición tiránica que ha convertido a su amada en su madre, y en la penúltima escena de la ópera, Carlos e Isabel de Valois se despiden como madre e hijo, pero prometiéndose otra relación en el más allá. Jonas Kauffman y Anja Harteros nos ofrecen un anticipo de ese duo desde la Bavarian State Opera de Munich, producción de 2012 de Jürgen Rose dirigida por Asher Fisch.

Con lo que, para lo que resta del año, podemos darnos por confesados.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Opera y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a Don Carlo para empezar

  1. Joaquim dijo:

    Ben tornat JL, i espero que ben relaxat.
    Després de la tanda ornitològica has començat amb molt bon peu amb una de les cimeres verdianes per preparar la rentrée de divendres. Ja no cal que et pregunti on aniràs a veure-la, ja en tema corrales estic a l’altre equip🙂, qüestió bàsicament d’economia domèstica.
    Un dia ens hauràs de parlar d’en Tata, estic encuriosit en conèixer la teva opinió🙂

    • José Luis dijo:

      “Ben relaxat”… ¿vols dir que semblava histèric abans de les vacances🙂 (Com allò de “¡Cómo estás!” i li contesten “Pues anda que tú”.

      Relaxat i amb ganes de veure aquesta òpera que tant m’agrada. Tenia intenció de fer una visita als del Corral de la Santa Creu gironina, però treballo el divendres, no he pogut fer cap cambalache i arribaria molt més tard del que arribaré al Bosque. Espero que facin una mica de introducció.

      ¿Tata? De moment em sona mes a una marca de autobusos de la India, o al que diu Leporello que fa Il comendatore. “Guardate come fa, Ta-ta-ta-ta”… encara no em faig a la idea de que el nou entrenador es diu així. El nom sembla una broma pesada per el Tito, que esperem que acabi la cosa bé. Sense cap fonament, la impressió es que es un entrenador a la vieja usanza, però que sabrà fer-se amb els jugadors, qüestió imprescindible i quasi suficient per que funcionin com cal. I d’altra banda, es donar el carpetazo a la era Guardiola, que pot ser un bon revulsiu. Es a dir, que crec que per ell no quedarà. Em preocupa més la manca de nou central, la edat de Xavi, el comportament del nou crack, i sobre tot, la absència d’en Mourinho. El Madrid ha fixat molt be, aquest Isco es bonissim i la pasta que tenen al camp, amb un entrenador normal com el que ara tenen, em fa molta por, que soc culé de la varietat cagadet.

  2. kalamar dijo:

    Para empezar, me lo pierdo, que me voy 3 días, y yo sin saberlo. Confío en la magna generosidad de Joaquim y que, en un no muy fernem día, lo tengamos disponible. Vaya cast, os envidio!

    bienvenido, JL!

    • José Luis dijo:

      Envidia, pero aquí nos quedamos otros soportando la caló del asfalto. En todo caso, para la próxima temporada podrías comprarte una agenda, para anotar las jonasitocasiones 🙂 Y gracias por la bienvenida

  3. Josep Olivé dijo:

    Todo un operón (que diría un castizo)! De las óperas mayúsculas de Verdi, en la que, tal y como el mismo Verdi reconoce (hecho que le honra), Schiller puso su granito de arena (o camión) en agrandar aún más esa leyenda negra que acompaña a Felipe II, con una sarta de conjeturas históricas muy poco creibles y que si una cosa demostraba era la capacidad de imaginación y fantasía del susodicho novelista. Y la verdad es que el pobre(?) Felipe no necesitaba de pasión romántica extrema alguna para relatar/cantar detalles de su vida y milagros, que el solito ya se las arreglaba para ser recordado de manera poco entusiasta. De todas maneras es curiosa la cara positiva de este tipo de literatura/libreto/ópera: gracias a ella uno acaba estudiando la figura histórica real de los personajes protagonistas. Dicho de otro modo: hoy no sabría tanto de Don Felipe II si no fuera por este genial Don Carlo verdiano.

    Esta versión, y que alguien me corrija si me equivodo, es la de Módena, que corresponde a la de Milan pero con el añadido del acto de Fontenebleau, y por tanto con ligeras diferencias en el primer acto de la versión de Milan. Tal vez la ópera de Verdi con más revisiones, y que ya empezó siendo revisada el dia mismo de su estreno en París. Es decir, lo que se ejecutó ya en el primer día no respondía a lo escrito en partitura ya que se realizaron cortes substanciales (la duración de la partitura iba más allá del horario del servicio de trenes y se recortó por ese motivo) que permanecieron en posteriores revisiones. En cualquier caso, en francés o en italiano, con cuatro o cinco actos, con ballet o sin el, es una ópera soberbia de cabo a rabo de la que tan solo me deja un tanto perplejo el (en exceso) dentensionador final, un tanto decepcionante y que no acaba de encajar con todo lo ocurrido anteriormente en escena.

    Y para acabar, que yo si la tenía en la agenda, porque un Don Carlo, en Salzburgo y con ese reparto de auténtico super-lujo (si en el MET hay poderío en Salzburgo tampoco van faltos de idem) bien vale la pena ir a cualquiera de las corralas, pero me ha coincidido con una escapada a Bregenz a ver que tal esa Flauta, y si es tan mágica como parece (ver post de IFL al respecto). O me doy un tortazo o vuelvo exultante. Lo sabré el sábado. Emocionante.

    • José Luis dijo:

      He leido que Verdi también añadio lo suyo al libreto, creo que nada menos que la escena del auto de fe. Pero más o menos negra y exclusiva, la leyenda tiene su fondo de verdad, y, coincido contigo, pero no solo por el Don Carlo: La ópera (y la música en general) está contribuyendo a hacer menos profunda mi ignorancia en Historia.

      Vengo de ver lo de Bregen en IFL, no creo que lamentes tu escapada, no conozco los cantantes, pero el espectáculo parece estupendo. Y que así sea también para los corraleros, amén.

  4. angels dijo:

    Vi este post pero no lo escuché ,porque el ordenador está en el bar ; y pensé !cómo les meta música de Don Carlo, me van a decir ! !vaya rollo!. En las habitaciones el wifi era muy malo.Todo lo demás muy bien (ya saludé a tu casa) Bueno ya seguiré metiendo las narices por aqui. U.A.y
    adióoooooos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s