Dumky (1) – El trio de Dvorak

Dumky

Las Dumky (plural de dumka y diminutivo de dumy, duma) eran unas baladas populares ucranianas de carácter épico y melancólico que fueron llevadas a la música clásica en la segunda mitad del siglo XIX por distintos compositores eslavos, muy especialmente por Dvorak, quien a menudo intercalaba secciones alegres, razón por la que se define la forma dumka que él estableció como “un tipo de música instrumental que implica cambios repentinos que van de la melancolía a la euforia”. En general (aunque de modo aún más impreciso)  se la considera como “un lamento vocal o una pieza instrumental de caracter reflexivo, a menudo melancólico, habitualmente para un solo instrumento o grupo de cámara”

El Trio no 4 “Dumky” op. 90 para piano, violín y violoncelo de Dvorak, muy alejado de la estructura tradicional de los tríos, consta de seis dumka, cada una en una tonalidad diferente, y viene a ser una suite de danzas populares, todas salvo la quinta respetando la citada característica habitual en él: inicio y fin lento e introspectivo, con una parte central más viva. El fragmento del concurso de este mes era el precioso Andante moderato (Quasi tempo di marcia) que inicia la cuarta dumka, que sigue ahora completa en aquella interpretación, la de Alexander Melnikov, Isabelle Faust  y Jean Guihen Queyras

y puede compararse con esta otra, tan distinta, del famoso trio Beaux Arts, sensacional.

Después de su Cuarteto “Americano”, el Trio “Dumky” es la partitura de cámara más famosa de Dvorak. Aquí siguen sus seis movimientos -a cual más bonito pero atención al tercero-  en la interpretación del citado trio Queyras/Faust/Melnikov.

Como anticipo a la colección de Dumky que seguirán en las dos próximas páginas, una de las primeras que se escribieron, la bonita y fugacísima Reverie de Chopin, ideal para arrasar en un bis. El título de la canción es Mgla mi do oczu zawiewa z lona (“Desde mi alma una bruma se alza y ciega mis ojos”), la canta con mucho sentimiento y muy bien Bozena Harasimowicz y la pianista se llama Olga Niecziporenko.

Rêverie (Dumka)
Mgła mi do oczu zawiewa z łona, / Desde mi alma una bruma se alza y ciega mis ojos,
W prawo i w lewo ćmi naokoło. / A un lado y otro, oscuridad por todas partes.
Dumka na ustach brzęknie i skona. / una canción triste nace y muere en mis labios.
Niemo, och, niemo, bo niewesoło. / Silencio, tan en silencio, por esta tristeza.
Kochać i śpiewać było by błogo, / Amar y cantar sería un gozo,
W cudzej tu pustce śniłbym ja w domu. / Y soñar, dentro de este vacío extraño, que vuelvo a casa.
Kochać, o, kochać, i nie ma kogo, / Querría amar pero no tengo a quién amar,
Śpiewać, o, śpiewać! i nie ma komu. / Querría cantar pero no tengo a quién cantar.

Como se habrá comprobado, la sección alegre brilla por su ausencia, de modo que cualquiera que componga un lamento o una pieza meditativa de aire eslavo (que sería otra definición) puede llamarla dumka con toda tranquilidad.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Nacionalismo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Dumky (1) – El trio de Dvorak

  1. angels dijo:

    Muchas gracias por estas músicas tan bonitas y por descubrirnos lo que es una “dumka”.Al final este “trio” lo reconoceré en la distancia,gracias otra vez U.A.y adióooooos

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s