Concierto inaugural de la OBC en L’Auditori (y 3) – Prokofiev

Romeo y Julieta

Prokofiev – Romeo y Julieta. Selección.

En las antípodas de Tchaikovsky hasta en lo anecdótico, si aquel hizo tres versiones de un breve poema sinfónico que sólo posteriormente pensó como embrión de una ópera que no llegó a fructificar, Prokofiev escribió, además de diez transcripciones para piano, tres suites a partir de un gran ballet que los bailarines del Kirov y del Bolshoi consideraron imposible, las dos primeras, antes de lograr que se estrenase y temiendo que eso no sucediese nunca.

Dos obras tan opuestas como las naturalezas de sus autores, dubitativo, melancólico y depresivo Tchaikovsky; seguro, vigoroso y optimista Prokofiev, el primero se implica, siente y sufre un Romeo y Julieta intemporal mientras que el segundo narra con más frialdad, cuidando sobre todo los colores y las imágenes sonoras, contextualizando más las distintas escenas de la historia, pero sin seguir una historia ni emocionarse con ella. Sus mejores momentos son los de orgullo y violencia, La Danza de los caballeros, que no puede faltar en ninguna selección que se haga de su ballet, aquí por la LSO con su actual titular

la Muerte de Mercucio que sirvió a Bernstein para su West Side Story

y el Final del segundo acto, con la muerte de Teobaldo,

sin olvidar desde luego la hermosa Muerte de Julieta,  sin embargo mucho más emotiva con la ayuda de imágenes como estas de Alessandra Ferri y Angel Corella en La Scala.

Pablo González  asistió a la sensacional interpretación que hizo Gergiev con la Orquesta del Mariinsky en 2010, y todo ayuda. O eso deseamos.

EL POST

Como una hilandera con su rueca, laboriosa, sobria, sencilla y sin aparente dificultad, Natalia Gutman nos ha regalado unos momentos mágicos en la cadenza del concierto de Shostakovich, combinando naturalidad, virtuosismo  y sentimiento. En algunos compases ha recordado a Bach, (el inventor del cello🙄 ), con el que luego se ha despedido interpretando deliciosa y limpiamente unas rápidas Bourrées de su Suite no 3 y con lo que los buenos deseos de los amigos se han cumplido.

La orquesta ha sonado bien con los tres rusos, pero tanto en el Romeo de Tchaikovsky como en el de Prokofiev, ha faltado algo de garra para comunicar la emoción de los momentos más líricos, especialmente en la exposición del tema de amor de la obertura y en las piezas finales de la muy buena selección de Prokofiev.

Ni un teléfono móvil, ni una tos intempestiva, un padre que ha recobrado milagrosamente el sentido común y ha abandonado la sala cuando su hijita de tres o cuatro años, que ya había provocado una mirada de Gutman y llevaba un rato bailando Shostakovich, amenazaba con un momento “tierra trágame”, pero no hay que hacerse ilusiones con el inusitado silencio  que ha permitido respirar a la muerte de  Julieta,  sólo debido a que ninguno de los aplaudidores precoces estaba muy convencido de que la selección hubiese acabado.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Primera mitad del Siglo XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

17 respuestas a Concierto inaugural de la OBC en L’Auditori (y 3) – Prokofiev

  1. Josep Olivé dijo:

    Espectacular esta obra. Si señor. El youtube del ballet precioso. Y Gergiev, sobretodo en el Finale del Acto II, muestra su perfil histriónico-espasmódico con algo de exageración, diría yo. No me imagino a Pablo Gonzalez, de complexión bien distinta, dirigiendo con parecido gesto. Primero porque es inimitable y segundo porque sería hilarante. Eso sí, esperemos transmita, si no la misma emoción del zar, si al menos parecida. Veremos, escucharemos y opinaremos.

    Y muchas gracias por estos tres post de preparación para la inauguración de temporada de la OBC. Es una buena manera de “meterse” ya en el concierto y de saber mucho más de él, antes…y después.

    • José Luis dijo:

      No me gusta nunca mucho la gesticulación de Gergiev, pero parece efectiva… Yo creo que vamos a tener una buena inauguración… a ver si la fe sirve de algo. Y gracias a tí por seguir estos rolletes😉

  2. Marga dijo:

    Mil gracias por estas tres entradas preparatorias. Las tenía pendientes para disfrutarlas a lo largo del sábado e ir el domingo al concierto con los deberes hechos. La coreografía del ballet que has puesto, que es espectacular, es de Kenneth MacMillan. Yo también puse este vídeo hace tropocientos años en el blog🙂 (bueno, un par de años)
    http://www.harteconhache.com/2011/10/el-final-de-romeo-y-julieta.html
    ¡¡Nos vemos mañana por los pasillos!!

    • José Luis dijo:

      Me alegro de que te hayan servido de algo, no tengo ni idea de ballet pero ese video me parece impresionante.

      Dos años en un blog son tropocientos, es raro que aún pueda verse. Hasta luego!

  3. Me alegro por vosotros y por Pablo González. Joaquim es mucho más duro en su crítica. Romeo de Prokofiev me parece una obra que lo tiene todo.

  4. Josep Olivé dijo:

    Pues hemos estado, escuchado y ahora opinamos. Pronto volveré a los conciertos de domingo, pero en este mes me los he tenido que cambiar todos al viernes por los ajetreos habituales, unos forzados y otros no forzados, como se dice en el tenis. Ya que no te han venido a saludar las autoridades me hubiera gustado hacerlo yo, pero pronto, pronto. Creo que el 27 si estaré en domingo.

    Efectivamente en IFL dejé constancia del silencio sorprendente tras el acorde final en la muerte de Julieta, y tú, muy agudamente me das que pensar, y creo que no te falta razón. ¿Cuanta gente sabía que ya estaba en el último fragmento de la suite y en el que el programa de mano cita muy claramente lo que cita? Y lo que es más curioso, aún sabiendo como acaba el drama, aún habiendo leído la sucesión de fragmentos de la suite, ¿cuantos y cuantas no esperan un final como el del fragmento que se cita como “final”? Bueno, pués eso. Que seguramente tienes razón porque una de las cosas que observé era que el público, por lo general, no atendía al programa de mano. Y eso es indispensable en una obra en la que la suite esta “montada” a gusto del director de turno en base a las tres suites originales del mismo autor.

    No fue una tarde-noche feliz para la OBC ni para su director Pablo Gonzalez. Debe ser el primer día. Porque no creo que les pusiera nerviosos las autoridades. Si así fuera por favor, señores y señoras autoridades, hagan lo que hacen todos los años: ya no vengan más, ya han cumplido. También Timamot me comentó ayer en un receso del Eugene Oneguin de los Yelmos que es habitual que la OBC presente un menor rendimiento los viernes. Es como si los viernes estuvieran aún de ensayo general. Bien, tendré oportunidad este mes de constatarlo.

    Por lo que respecta a este concierto, la primera obra, la de Txaikovski nunca me ha convencido. No sé, la encuentro de un romanticismo exagerado, de cartón piedra, empalagoso. Lo siento. No puedo con ella. Insisto en que hay momento del mejor lirismo, pero pronto se estropea con una agitación y desmesura sonora que me desconcierta, Por no mencionar el acompañamiento del tema principal, redundante, vacio, sin chispa.

    En cambio con el concierto de cello de Xostakovich la cosa fue bien distinta. Una Gutman esplendorosa, en arte y en técnica, le sacó a la partitura toda la brillantez que contiene, esa determinación musical tan característica de este compositor, con sus frecuentes ostinatos alterados en semitonos y tonos y hasta cambiados de tonalidad, y esos sobrecogedores momentos instrumentales obligados en sus sinfonías y aquí traducido en una cadenza estremecedora de cello. Impresionante cadenza. Un concierto así no necesita de propina, pero yo sí. Y más si el porcentaje de que sea un fragmento de una suite de Bach es muy elevado. O sea, que le estoy doblemente agradecido a la Sra. Gutman, porque me dejó doble, y muy ampliamente, satisfecho.

    El Romeo y Julieta de Prokófiev es obra para lucirse. Romanticismo casi expresionista (aquí es importante el “casi”), cuya música late al compás de la historia de Shakespeare y en la que el compositor nos dice que lo que esta pasando tiene mucho, pero que mucho drama. Otro compositor, este Prokófiev, de pulsación musical bien definida, y que refleja tanto en sus partituras para piano como en esta fenomenal obra. No detecté a la OBC tan mal como he leído en IFL. Sí hubo imprecisiones y desajustes entre secciones y tan solo esto bastaría para efectuar una crítica negativa de su actuación. Pero muchas veces me dejo llevar más por la música, por lo que ella me evoca que por la calidad estricta de su ejecución (siempre que no baje de unos mínimos, se entiende). Ya sé, lo reconozco, lo que acabo de decir no es demasiado “riguroso” y es muy poco exigente desde el punto de vista de la crítica musical, pero qué le voy a hacer, me ocurre muy a menudo con la OBC.

    Y nada más. Como en la más manida literatura deportiva, ya estoy pensando en el partido siguiente, y en el que ya no valdran escusas de inauguraciones, autoridades, vuelta al trabajo o la vida misma, que esta muy dura. Y en el que pienso ser más…exigente!

    • José Luis dijo:

      Según me comento kalamar, su hijo contrabajista afirmaba que el mejor día es el sábado, más ensayados y sin la resaca o las ganas de acabar del domingo por la mañana. Ya son varias las veces que parece que el viernes están peor, aunque en IFL también repartieron leña para la del domingo. A mí no me pareció una interpretación memorable, y creo que se malograron momentos de gran emoción, pero me pregunto si es justo pedir la excelencia continuamente. Me gustó mucho cómo sonaba la orquesta, bien equilibrada y con los cellos espléndidos. No aprecié más pifia que una entrada, creo que del fagot, pero esas cosas, si no son catastróficas, jamás son lo que determina que salgamos o no contentos de una actuación, ¿verdad?. Puede que PG se exceda en los fortísimos y en mi opinión, ayer no logró provocar grandes emociones, y sin embargo, la orquesta lució colores muy bonitos. Dejarse “llevar más por la música, por lo que ella me evoca que por la calidad estricta de su ejecución (siempre que no baje de unos mínimos, se entiende)”, no es poco riguroso, sino muy inteligente. Finalmente, lo que importa es lo que has disfrutado, y alimentar al crítico, cuando no es ese el trabajo de uno, es malgastar el tiempo. Eso sin contar lo mucho que influyen nuestros estados de ánimo, prejuicios y niveles de azúcar en sangre.

      Entiendo perfectamente que no te guste la Obertura de Tchaikovsky. A mí, la transición de los violines al tema de amor y todo su papel en él, y el fúnebre anuncio de la recapitulación final me parecen sublimes. Acaramelado y fácil, pero de calidad. Y me parece que es ese tipo de música que valoras de forma distinta según el año que te pille (o los años con que te pille)

      El 27 no iré a pesar del clarinete de Mozart. No me entra en el abono y el día anterior La nariz y luego Jaroussky en el Liceo, ya vale. Lo próximo en L’Auditori, Cuarteto Casals aparte, la Grande de Schubert el 20, y luego la Titán en Noviembre. Pero con estos megacomentarios, ya parece como si hubiésemos charlado.😉

  5. timamót dijo:

    Ja heu dit moltes de les coses a comentar sobre el concert. Jo el recordaré per l’audició per primera vegada en directe del concert de violoncel de Xostakóvitx. Encara que comença molt dur i amb aquesta mena de “desolació” pròpia que sovint hi ha a la seva música (pot ser el tema de les seves inicials?) a partir del Moderato i per descomptat la Cadenza em van agradar molt. La senyora Gutman em va fer pensar en l’admirada Alicia de Larrocha, en la seva última època. Aquest aspecte de ´”senyora d’anar al mercat, arrosegant una mica els peus” i que és capaç de fer sortir meravelles del seu instrument. I ja no diguem la invocació a sant JS Bach del bis. Amen.
    L’obra de Prokófiev és de les que més m’agraden de l’autor. Vaig trobar una mica massa estrident la percussió. No sé si és pel canvi de localitats o per falta de control sonor.
    Per cert, al segon amfiteatre, banda dreta un/a “extraterrestre” va desembolicar un caramel amb una cel·lofana sorollosa durant la Cadenza! Podia haver esperat als tutti per fer-ho, no?
    Què bé trobar amics i nous coneguts als concerts!

    • Marga dijo:

      Yo también sufrí el celofán del extraterrestre o la extraterrestre… Y coincido contigo en lo de la percusión. TERRIBLE. Fue la sección que menos me gustó de la orquesta en todo el concierto, no solo en el Prokofiev. Los platillazos y ese maltrato a los timbales eran de delito. A veces da la impresión de que los percusionistas van a los conciertos a descargar tensiones…

    • José Luis dijo:

      Au, que no vam tenir temps ni de parlar del concert… 🙂 Jo la desolació boirosa marca de la casa la veig al Moderato. El tema de les seves inicials em sembla més d’afirmació i cop de puny. Veig que hem coincidit, perquè la sensació de “senyora d’anar al mercat….”, genial, ja es el mateix que volia dir jo amb això de la filosa (filosa=rueca, a la cama ya puedo irme ). Bach va ser diví, com cal. Per cert, ara recordo que la vaig veure polsar les cordes amb la ma esquerra! I aquell fragment, abans de la cadenza, al que el cello sembla la queixa d’una nina, parlant amb la celesta, es maquíssim.

      Crec que tant tu com la Marga teniu problemes de pronúncia: No es diu extraterrestre, es diu cretí.

      Fins dissabte, trobar-se es el valor afegit, anem en compte que no ens pugin l’IVA

    • Josep Olivé dijo:

      Ostres, a mi tambè em va recordar a l’Alicia de Larrocha, i per la mateixa raò que esmentes. Aquella sensació que donava la gran pianista de que ja que pasava per l’escenari i trobova gent sentadeta a unes butaques va i es posava a tocar tan tranquilament, oi? Doncs la Gutman igual. 🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s