Integral (2) de los Cuartetos de Schubert por el Cuarteto Casals en L’Auditori

SQC2

Seguimos con obras de juventud, pero el niño va quedando atrás.

Cuarteto no. 2, en do mayor, D 32 (1812)

Un cuarteto bastante grave, del que hasta 1954 sólo se conocían el primer movimiento y el minueto.  Los quince años que tenía cuando lo compuso, se le habían llevado su voz infantil y, con ella, el puesto en el coro de la Capilla Imperial de Viena que le había permitido recibir una educación de alto nivel en el Staatskonvikt. Ese mismo año fallecía su madre, y en el Andante alternan la ternura y el lamento. Llama la atención que el Presto y el Menuetto-Allegro partan de las mismas primeras notas y su homogeneidad con el Allegro con spirito final. La interpretación es la del Cuarteto Auryn.

Cuarteto No. 8, en si bemol mayor, D 112, op. post.168 (1814)

Publicado póstumamente, fue sin embargo escrito en 1814, poco después de aprobar el examen final que le permitía ejercer, como su padre, de maestro de escuela. Lo compuso en nueve días, el primer movimiento en cuatro horas y media según indicó él mismo en la partitura, con un orgullo juvenil que le hizo silenciar el hecho de que se trataba de la reelaboración de un trío en el que estaba trabajando.  Lo podemos seguir con el Cuarteto Ysaye.

Allegro ma non troppo. Un Schubert ya más maduro y personal.

 Andante sostenuto. Este movimiento le llevó una semana. Clasicismo.

 

 Allegro (Minuet). Una danza muy académica.

 

Presto. El primer violín provocando y llamando a sus compañeros a una jovial pelea de la que, no hace falta decirlo,  sale victorioso Schubert.

 

Cuarteto núm. 10, en mi bemol major, D 87, op.125/1 (1813)

Empezamos con uno bastante serio y acabamos con otro sereno y feliz, que Schubert compuso pocos días después de abandonar el Staatskonvikt. Porque, dejar el internado, no significaba dejar la música sino todo lo contrario: No ingresaría en la escuela normal hasta el año siguiente, pudiendo pasar mucho más tiempo en un hogar en el que la música era muy importante, y además, continuaba recibiendo las enseñanzas de Salieri. Fue su año más prolífico en cuanto a cuartetos, cinco, y este primero testifica su buen humor. El Allegro moderato inicial es muy dulce y el Adagio naturalmente grave, pero en el Scherzo prestissimo se escuchan rebuznos y el Allegro final encajaría perfectamente en una opera buffa de Rossini.  Lo interpretra el Cuarteto Mosaïques.

Delicioso final en el que algún especialista ve anticipado el scherzo de su décima sinfonía. Pero la pregunta de hoy no podía ser esa, sino otra mucho más fácil, entre otras cosas porque para cada cual su respuesta será tan acertada o más que la mía, incluso si da la callada: ¿A qué recuerdan los acordes iniciales del Adagio?

_______________________________❓ ______________________________

Mozart – Obertura de La flauta mágica. Ensemble Berlin Tokyo.

________________________________________________________________

EL POST

Más de lo mismo, bravos y ovaciones merecidísimas en un sala llena hasta los topes. Es difícil servir mejor a estas obras de juventud de Schubert. Hay que frotarse los oídos para creer que el último movimiento del Cuarteto  num. 2 sea obra de un muchacho de quince años, y luego los ojos, para no pensar que es un sueño el repertorio de gestos y miradas que se han dedicado  Arnau Tomas y Vera Martínez en el delicioso dialogo entre primer y segundo violín del Minueto del num. 8 o el increíble equilibrio que mantienen los cuatro integrantes del grupo, que se ha hecho particularmente evidente en un sensacional Adagio del num. 10.

La propina, anunciada como ayer por Arnau Tomás: “Hoy, Mozart” -porque hubo ayer y habrá mañana aunque sea dentro de un mes- ha sido este brillante cuarto movimiento del Cuarteto K. 387 “Primavera”, magníficamente interpretado aquí por el Gewandhaus Quartet.

Por poner algo de Mozart por el Cuarteto Casals, este Youtube con el Allegro de su Divertimento en Fa mayor KV 138, al que sigue el  Allegro final del num. 10 de Schubert que hemos disfrutado hoy.

La otra propina de estos conciertos es saludar a los amigos y a los amigos de los amigos, y salir de tan buen humor.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Integral (2) de los Cuartetos de Schubert por el Cuarteto Casals en L’Auditori

  1. Allau dijo:

    Sin ganas de ser el más borde del convento: qué mal cuadran Schubert e Internet. No prejuzgo, pero imagino mis favoritos.

  2. No sé, nunca doy una. Los dos primeros acordes: God save the Queen.

  3. angels dijo:

    Coincido con Enrique (aunque yo soy un desastre) U.A.y adióooos

  4. Volvemos a la carga, entonces, ¿Tal vez los primeros compases de la obertura 1812?

  5. Josep Olivé dijo:

    Pero bueno, ¿estamos de concurso y no me he enterado? Puedo aceptar que por imposibilidad física me pierda unos Schubert, pero un concurso eso si que no…

    • José Luis dijo:

      No te apures, que sólo es por si alguien quiere ir haciendo dedos: El concurso, mañana a las 10 pm, y quizás tengas que tirar de Google para la respuesta completa, pero dos puntitos los tienes asegurados. Lástima que no puedas ir a escuchar al Casals.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s