El Amén de Dresde

Dresdner_Amen

Esta sucesión de notas correlativas tan elemental, “que esto lo hace mi niño”, es efectivamente conocida por ser el Tema del Grial, como mis queridos amigos Wagnerianos saben perfectamente, pero no pertenece al Parsifal, de 1882, sino al primer movimiento de la Sinfonía No 5 “La reforma” de Mendelssohn, de 1830. Aunque tampoco es obra suya: Se trata del Amén de Dresde, una secuencia de seis acordes cantada en las ceremonias religiosas de Sajonia desde que el compositor alemán Johann Gottlieb Naumann (1741-1801) la escribiera para la Capilla Real de Dresde, ciudad de la que toma el nombre.

Tres veces lo utiliza Mendessohn en el Andante – Allegro con fuoco de su Quinta sinfonía, una de las parientes pobres que viven a la sombra de la Escocesa, la Italiana, y la Lobgesang, sobre la que me llamó la atención un visitante que señalaba el parecido de su tercer movimiento con el Yo te daré y el Vals de la Suite de Jazz Nº2 de Shostakovich, realmente llamativo, y que ha motivado un añadido en aquella vieja página dedicada a esa semejanza, la más frecuentada de esta casa. Pero la sorpresa fue aun mayor al querer conocer esa sinfonía, que no creo haber escuchado antes, o al menos, no antes de caer del caballo, porque la aparición de Wagner en su Andante inicial, con bis la primera vez para no dejar lugar a dudas, es de las que no se olvidan: Este es el momento,

y este el primer movimiento completo, tomado de la grabación de Claudio Abbado con la London Symphony Orchestra.

Entre 1842 y 1849, Wagner fue Kapellmeister en Dresde, donde sin duda tuvo que oír repetidas veces el Amen de Naumann, pero, o lo descubrió en Mendelssohn, o, mucho más probable, lo había escuchado ya de jovencito en las iglesias de Leipzig o de Dresde. Y lo cierto es que ya lo empleó en 1834, en el Salve Regina del primer acto de su ópera Das Liebesverbot (La prohibición de amar), especialmente nítido en la introducción orquestal.

El tema también aparece en Tannhauser (1845), en el clímax del Preludio del tercer acto

y en el Inbrunst im Herzen, cuando Tannhauser nombra al Papa al contar su viaje a Roma, en 4:26 y 8:27 en este Youtube.

Pero el Amén de Dresde ha sido usado más veces. Seguramente pensando en el Parsifal que tanto le impresionó, Bruckner lo hizo en el Adagio de su Novena sinfonía, introduciéndolo tímidamente al poco de empezar,

para repetirlo y desarrollarlo luego en la parte central. Y también se escucha en los compases finales. Obsérvese el curioso efecto que produce oír como un eco el tema de Mendelssohn/Naumann tras ese impresionante final.

Mientras trabajaba en esa última sinfonía, Bruckner escribió la que sería también su última obra religiosa, el precioso motete Vexilla regis, en el que aparece tres veces la secuencia, acompañando la palabra con que finaliza el primer verso de cada estrofa. Se oye por lo tanto nada más empezar, pero merece muchísimo la pena escuchar completo este sobrecogedor motete, interpretado aquí por el Coro de la Radio de Baviera.

Mahler empleó el Amen de Dresde en el cuarto movimiento de su Titán, con una variación rítmica que no lo hace fácilmente reconocible,

y también en el último movimiento de la Resurrección, en el que se escucha al apagarse su tempestuoso arranque:

Por último, la segunda pieza de la música de Manuel de Falla para El Gran Teatro del Mundo, se titula Tocata del Amén de Dresde, pero, lamentablemente, nos vamos a quedar sin oírlo mientras nadie lo remedie. A cambio, podemos escucharlo en este fragmento del Preludio de Parsifal (4:51 y 6:29), no vaya a quedarse sin aparecer Wagner y el más famoso de todos los Amenes de Dresde y tengamos un disgusto.

P.S. No sé si a pesar de su magnífico resfriado o gracias a los Gelocatiles, Angels encontró su Amen de Dresde en los famosos primeros acordes de Así hablo Zarathustra. Y vete tú a saber.

P.S. 2. Dos gloriosas adiciones de enriquedeburgos, muy seria la primera, con una versión lenta del motivo en el Preludio del primer acto de Lohengrin

y una segunda “de guasa”, la Celeste Aida de Verdi, para celebrar el bicentenario de la pareja.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

21 respuestas a El Amén de Dresde

  1. angels dijo:

    No me des “coba” porque ,no sabía que existiera El amén de Dresde ,ni de !lejos!. Bueno !suerte que no me tengo que ganar la vida ,participando en concursos ! porque lo pasaría CANUTAS.
    Sigo en el pelotón de los torpes,! pero a mucha honra ! A pesar del sufrimiento U.A.y adióoooooos

    • José Luis dijo:

      No te doy coba, me parece muy interesante el parecido que encontraste. Respecto a lo otro, lo problemático es ser bueno en cosas que no sirven para ganarse la vida.
      UA y adiooos!

  2. Gloria Aparicio dijo:

    Menudo desayuno !!! hay que ver lo que sabes, mamma mía….y lo mejor , que todo eso es cierto y da mucho gustazo en descubrirlo, muchas gracias José.L. y muy especialmente por el video de Jonas, mi amor platònico ….. Dios!. como canta y como sonrie…. que suerte la mia contar con amigos tan generosos , fué un acierto entrar en tu “Casa” casi sin permiso, tu y Joaquin sois mis “píldoras” anti -achaques propias de mi edad de cada mañana y las únicas que nunca olvido…….
    También agradezco esos dos puntitos ……aún más que sábio eres muy buena persona, un abrazo.

    • José Luis dijo:

      Hay que ver lo que se aprende gracias a Google y otros demoníacos inventos😉
      Desde luego, más que sabio, puedo ser cualquier cosa, pero con los puntos, soy inflexible🙂

  3. kalamar dijo:

    y yo venga a buscar relaciones con el tema de la última cena y no del grial, burra de mi!!
    Qué gran lección esta del Dresden Amen, aderezada convenientemente con mi Jonasito (te advierto que ahora me debato entre el bávaro y un polaco muy pétreo) y el peludio de Parsi.

  4. Miguel dijo:

    Después de leerte y escuchar lo que has puesto solo puedo decir amén.

  5. Enhorabuenísima, de verdad, por recoger todo este material y ponerlo juntito.. Evidentemente, la quinta de Mendelssohn es una asignatura pendiente, y estamos aquí para aprender. Seguro que van a salir más amenes de Dresde. Te propongo dos: uno de verdad y otro de guasa. El primero, como motivo del Grial en Lohengrin. Minuto 6: 35 de este corte:

    El segundo, año Verdi, en el aria Celeste Aida, sobre estas mismas palabras (no recuerdo ni el acto ni el momento) Comienza en el segundo 55:

    • José Luis dijo:

      Geniales los dos, el de Lohengrin no lo he visto señalado en ninguna parte, y, una vez que lo has subrayado, parece evidente. Menudos truquitos, cambiando el tiempo. Y el de Verdi, será guasa, pero ahí esta. Genial. Mañana los pondré en la página.

  6. Josep Olivé dijo:

    Didáctico post-concurso, sí senyor! Soy un desastre con los concursos, ningún descubrimiento, pero…¿y lo que aprendo?🙂 Lo que decía mi madre que en paz descanse: aprende Josep, aprende de los fracasos. Pues eso, amén!🙂

  7. angels dijo:

    Una conclusión mía ,es que de un Amén (que desconocia) !Hay que ver la que lió !; porque está visto que unos cuántos músicos ,”bebieron” de su melodía .U.A.y adióooooos

  8. Pau dijo:

    Benvolgut José Luis,

    Realment, molt bon treball de recerca, certament! Mira que adoro i conec bé a Naumann però no fins al teu nivell de detall, per tant, t’obsequiaré i et reverenciaré ad infinitum amb el classiquissim Te Deum de l’alemany!

    Moltes gràcies!!

    Salut!

    • José Luis dijo:

      Moltes gracies, però coneixement del detall més que del nucli; de fet em sonava vagament de no sé que el cognom Naumann, i ara, es clar, desprès de llegir el que dius i sentint aquesta meravella, he anat ràpidament a la Paumusipedia i ja sé d’on em sonava, raó per la que t’he de demanar disculpes, però ja saps que no es pot ser a tot arreu🙄 Per cert, naturalment, darrera de tot això havia de ser Bach, pare de Homilius i de Naumann

      • Pau dijo:

        Bach és omnipotent i omnipresent fins i tot en un temps, el de Naumann, en què el cognom Bach feia referència a dos dels seus fills: CPE Bach i JC Bach i no al Sant Grial de la Música!

        En fi, Bach és el camp de Higgs de la música!

        I Naumann… un descobriment!

        Salut! Gràcies!!

  9. Gloria Aparicio dijo:

    Como está (estaba…) mi Plácido, que dominio que poderio y como brilla su voz, aunque en el agudo final hay una pequeñisimo …..no sé como llamarlo porque es tan ligero ….además eso no hay que echárselo en cuenta, es tan grande su interpretación…..
    Fantástico Te Deum, me ha encantado, , gràcies Pau!!!

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s