Integral (4) de los Cuartetos de Schubert por el Cuarteto Casals en L’Auditori

SQC4

Idéntica fórmula que en la anterior entrega: Dos cuartetos juveniles en la primera parte y para la segunda, otras palabras mayores, Rosamunda.

Cuarteto no. 3, en si bemol mayor, D 36 (1812/13)

Aunque compuesto poco después de la muerte de su madre, en este refinado y amable cuarteto apenas se escuchan notas de tristeza, ni en el soñador Allegro ni en el despreocupado y feliz Allegretto final, ni siquiera en el Andante, más meditativo que apenado. El Minueto fue escrito con posterioridad. Lo podemos escuchar al Cuarteto Melos.

Cuarteto no. 6, en re mayor, D 74 (1813)

Un regalo para el padre del joven Schubert en el día de su onomástica, al que acompañaba una  Cantata para voces masculinas y guitarra titulada  explícitamente Zur Namensfeier meines Vaters,  Para celebrar el santo de mi padre,  y que interpretaron ese mismo día en familia, el padre a la guitarra. Teniendo en cuenta que antes había escrito otra titulada El Parricidio, parece que las relaciones iban mejorando: Tenía 16 años, había decidido dejar el Staatskonvikt para seguir los pasos del padre… y poder dedicar más tiempo a la música. Y rodeando a un tierno Andante y a un simpático Minueto, los movimientos extremos, Allegro ma non troppo y Allegro, rebosan impaciencia y energía.  Seguimos con el Cuarteto Melos.

Cuarteto no. 13, en la menor, D 804, op.29 “Rosamunda” (1824)

Primero de los tres grandes últimos cuartetos de la tristemente breve madurez de Schubert,  fue el único que pudo ver publicado y el único que logro ser estrenado pronto y con éxito.  Lo escribió inmediatamente después de La muerte y la doncella, y es una equilibrada y bellísima obra que, como él,  toma su nombre de su segundo movimiento, unas variaciones sobre el precioso Intermezzo (Andantino) de la música escénica Rosamunda. Un fragmento a cargo de Claudio Abbado y la Filarmónica de Berlín refrescará la memoria, llenará tres minutos de feliz melancolía y animará a escucharlo luego en el cuarteto.

También su Minueto recuerda a un nostálgico lied que Schubert había compuesto cinco años antes sobre el poema de Schiller  Die Götter Griechenlands, Los Dioses de Grecia, con un  primer verso, Schöne Welt, wo bist du?, Mundo de belleza, ¿dónde estás? que resume muy bien el sentimiento del cuarteto. Podemos escucharlo en la interpretación de Mathias Goerne, con Ingo Metzmacher. Vale muchísimo la pena.

Con estos antecedentes es ya evidente que, desde la misma situación y sentimiento en la que se gestó La muerte y la doncella, el cuarteto Rosamunda no mira hacia un futuro amenazador sino hacia la felicidad pasada. En éste no hay rebelión ni demonios sino dolor y nostalgia por el mundo perdido; aquí las entradas son en pianísimo, el final está en las antípodas del de aquella frenética tarantela y la palabra es melancolía. Pero lo que no cambia son con los característicos contrastes y seguimos en ese “reino exclusivamente schubertiano de la ambivalencia emocional y la ambigüedad, en el que la música parece a la vez estar sonriendo entre lágrimas o llorando mientras ríe, en el que el privilegio de vivir trasciende el poder del sufrimiento en una alegría incomprensible e incongruente”, según estas anónimas palabras  escritas en una web dedicada al compositor.  .

Sigue ya Rosamunda, con sus cuatro movimientos Allegro ma non troppo, Andante, Menuetto y Allegro, en la interpretación del Cuarteto Takacs.

Y la pregunta de hoy, muy facilita: ¿En qué otra obra de Schubert volvemos a escuchar la melodía del entreacto de Rosamunda?

________________________________________________________________

Como el 100% de los participantes ha adivinado, se trata del Impromptus D935 no. 3, con el tema de Rosamunda algo modificado. Claro que lo de “algo” puede quedar muy corto si cambiamos a Valentina Lisitsa, que también se duerme un poco, por Vladimir Horowitz:

_________________________________________________________________

EL POST

No debe ser poco elogio para unos intérpretes decir que el autor de lo que han tocado ha sido el principal protagonista de su concierto, y eso es lo que ha conseguido hoy el Cuarteto Casals, ya recuperado del jet lag al que se responsabiliza del menor nivel de La muerte y la doncella,  que debo ser el único en no haber percibido. De la primera a la segunda parte, un enorme salto que va desde la alegría y el entusiasmo juvenil a las distintas caras de la melancolía que tan pronto le llegó a Schubert. Mucha belleza en ambos casos, pero más pura y penetrante en la nostálgica Rosamunda. El grupo ha estado particularmente sublime en el final de su primer movimiento, en el Minuetto (que nunca había oído tan heterodoxamente eslavo  como hoy), y en la propina, el guitarrístico segundo movimiento del  Cuarteto de Debussy, “un altre monstre”  decía Lluis Emili a la salida, “un altre mon”, decía yo: Otro munstruo, otro mundo😉

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clásica, Música, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Integral (4) de los Cuartetos de Schubert por el Cuarteto Casals en L’Auditori

  1. Marga dijo:

    Espectacular todo el concierto, desde el primer cuarteto hasta la propina. Y esta tarde cerramos el ciclo, seguramente que al mismo nivel. Estoy deseando que llegue el concierto de marzo para escuchar entero el cuarteto de Debussy🙂 A ver si nos tocan hoy otro trocito.

    • José Luis dijo:

      De momento nos regalan un fragmento (o una reconstrucción) del Andante del Quartettsatz que no he oido nunca. Yo espero mucho del 15, en directo puede ser “muy fuerte”🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s