La grande bellezza, un diez bien grande

Toni Servillo en La grande bellezza

Por fin una película indiscutiblemente grande, cine de primera, inteligente y hermoso, una mayúscula obra de arte, arte de ese del que los italianos saben algo.

La grande bellezzaClaramente emparentada con La Dolce Vita, a la que cita además de forma explícita, La grande bellezza podría entenderse como una segunda parte de la película de Fellini, guiada por uno de sus protagonistas, un inteligente escritor que, llegado a los sesenta y cinco años y después de haber estado por encima de todos en la noche romana, viviendo del éxito de su única novela, de su atractivo personal  y de su poder como cronista de las élites sociales y culturales, decide que ya no va a hacer nada que no quiera hacer ni callar más de lo que quiera callar -que ya debía ser poco-  y da una vuelta de tuerca a su postura, poniendo también su vida en el objetivo. La grande bellezza no es por tanto un “remake” de La dolce vita ni tampoco otra Roma, por más que lleve a ambas en las entrañas, sino una nueva mirada a ese mundo y a sus pobladores, una nueva y más explícita y reflexiva sátira, llena de ironía, de humor, y de una compasiva y quizá algo complaciente ternura: “Todos estamos al borde de la desesperación, lo único que podemos hacer es mirarnos unos a otros a la cara, hacernos compañía, bromear un poco… ¿No te parece?”

Un diez, porque no hay más, para Paolo Sorrentino, por su guión, su dirección y su buen gusto, y la misma puntuación para los intérpretes, aunque es obligado destacar la asombrosa creación de Toni Servillo.  Su personaje está magníficamente escrito,  pero él es el principal responsable de hacerlo creíble, de que llegue a emocionar, y de que su Jepp Gambardella no sea el cicerone de “La dolce vita-2” sino el protagonista de una película totalmente nueva y distinta.  También un diez para la belleza de la coprotagonista, Roma, la Roma del Coliseo visto desde una terraza de ensueño, la Roma del Tíber, tan pocas veces mostrado,  la de los conventos y las calles más retiradas, la de la mayúscula colección de arte que la forma. Un diez para la excelente y abundante banda sonora en la que, de la juerga loca a la desolación, vamos de Rafaela Carrá, dispuesta a que le exploten el corazón en una antológica fiesta al principio de la película, al minimalismo coral de David Lang (I lie) y de Tavener  (The Lamb) o al Kronos Quartet interpretando Las Beatitudes de Martynov.  Y, desde luego, un diez para una película que se quiere volver a ver nada más acabar sus 142 minutos, y no por descubrir las muchas citas que, Fellini aparte, parece encerrar (como la muy evidente a Mulholland Drive), sino para disfrutar de la gran belleza de una obra maestra, lo mejor que se ha estrenado en mucho tiempo.

 

Imperdonable perderse el placer añadido del maravilloso italiano de la versión original; sólo para los que ya la hayan visto o tengan el firme y equivocado propósito de perdérsela, esta es la reflexión de Jepp (Jep-pe) Gambardella con que concluye:

“Finisce sempre così. Con la morte. Prima, però, c’è stata la vita, nascosta sotto il bla bla bla bla bla. È tutto sedimentato sotto il chiacchiericcio e il rumore. Il silenzio e il sentimento. L’emozione e la paura. Gli sparuti incostanti sprazzi di bellezza. E poi lo squallore disgraziato e l’uomo miserabile. Tutto sepolto dalla coperta dell’imbarazzo dello stare al mondo. Bla. Bla. Bla. Bla. Altrove, c’è l’altrove. Io non mi occupo dell’altrove. Dunque, che questo romanzo abbia inizio. In fondo, è solo un trucco. Sì, è solo un trucco.”

“Siempre termina así. Con la muerte. Primero, sin embargo, ha sido la vida, oculta bajo el bla, bla, bla, bla, bla. Está todo sedimentado bajo la charla y el ruido. El silencio y el sentimiento. La emoción y el miedo. Los escasos e inconstantes destellos de la belleza. Y luego la desgraciada degradación  y el hombre miserable. Todo oculto bajo la capa de la vergüenza del estar en el mundo. Bla. Bla. Bla. Bla. Por otro lado, hay los otros lugares. Yo no me ocupo de los otros lugares. Por lo tanto, que comience esta novela. En el fondo, es sólo un truco. Sí, es sólo un truco.”

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a La grande bellezza, un diez bien grande

  1. Allau dijo:

    Por una vez el título de la película no engaña. La he vuelto a ver y resiste perfectamente.

  2. Neus dijo:

    También a mi me quedaron ganas de volver a verla de tan enorme que es. Supongo que repetiré en versión original, que esta vez fui al Alexandra por aquello de decir adiós.

    • José Luis dijo:

      Has acertado, porque así estás obligada a verla en italiano, ya. Ha sido una sorpresa de las buenas, veo que el olfato no te falla. No se han hecho (o no he visto) muchas películas tan buenísimas en lo que va de siglo, que ya empiezan a ser años
      😉

  3. Miguel dijo:

    Muy cierto…Inteligente, hermosa, irónica y un punto cínica. Hay que verla en V.O. para no perderse su idiomático sentido del humor.

    • José Luis dijo:

      Un puntito de cinismo muy humilde y cariñoso en todo caso. Una de las cosas que más me ha gustado del guión, es que no pontifica nada, y ocasiones no le faltan. Es estupenda, lo tiene todo.

  4. timamót dijo:

    La tenim pendent. Ja havia llegit el comentari elogiós que havia fet Allau en el seu blog i veig que a tu també t’ha agradat molt. D’altra banda tenim una especial relació sentimental amb Roma i els seus tresors i per descomptat la veurem en VO, per res del molt em perdó sentir-la en italià!

  5. kalamar dijo:

    Pues no es para tanto, chico. Un 7 como mucho. Tiene momentos geniales (lo que dice Jep, doctor milagros, la monja..) y otros, tramposillos. Los coros me ponían de los nervios y el botox, también. Mucha bellezza romana en una visita sin agobios. Viva la Fornarina y el castello sant Angelo. Algún día visitaré Roma por primera vez. Gracias Sorrentino y Berlusconi.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s