La OBC y el romanticismo de Schumann en L’Auditori

La segunda de Schumann

Robert Schumann – Segunda sinfonía

Aunque también se puedan encontrar a Mozart, a Haydn y a Schubert, los dos músicos más presentes en la Segunda sinfonía de Schumann son los de las dos indiscutibles “B”: Beethoven primero, recordado ya por las circunstancias en las que la obra fue compuesta, cuando Schumann acababa de superar una de las crisis nerviosas en las que era asediado por vértigos y alucinaciones acústicas, y también por tratarse de una sinfonía que puede entenderse como una batalla que conduce a la victoria. Y Bach después, cuya presencia se explica fácilmente teniendo en cuenta que Schumann acababa de componer las Seis fugas sobre el nombre de Bach op. 60 y las Cuatro fugas op. 72 y que se escucha ya en la coral de metales con que se inicia la sinfonía, que podemos seguir ahora en la interpretación de la Chamber Orhestre of Europa dirigida por Yannick Nézet-Séguin. En el desarrollo de ese Primer movimiento, Sostenuto-Allegro, la rebelión de Beethoven sigue muy claramente a la serena solemnidad de Bach.

Tenemos luego un breve y animoso Scherzo, en cuyo lírico segundo trío (4:10) aparece repetido el motivo B-A-C-H  (si bemol, la , do , si) (4:39)

El Do mayor de los otros tres movimientos de esta sinfonía se hace menor para el Adagio espressivo, una  expresión del dolor de Schumann no muy alejada del espíritu del Erbarme Dich, y, en lógica consecuencia, la cumbre de esta obra😉 especialmente para los adagiosos.  Su parte central (4:41) es, además, deliciosamente contrapuntística.

Y de nuevo Beethoven en el también muy breve movimiento final con el que, tras varias semanas sin poder trabajar después de haber escrito el Adagio, Schumann superaba su depresión. Y un Beethoven muy explícito, el de Nimm sie hin, denn, diese Lieder (“Toma, pues, estas canciones”), la última de su único ciclo de canciones, An die ferne Geliebte (“A la amada lejana”). Schumann nos perdonará que interrumpamos su sinfonía para escucharlo, en una gloriosa interpretación de Dietrich Fischer-Dieskau y Gerald Moore, que, ninguna sorpresa, queda fantásticamente bien después del Adagio.

La canción, que puede sugerir aquí una redención por la música, ya había sido citada por Schumann en una época en que resultaba especialmente apropiada para su lejana amada Clara, en los últimos compases del primer movimiento de su Fantasia op. 17 de 1836, con los que tan convenientemente comienza este Youtube de la pianista Khatia Buniatishvili

y también se oye repetidamente en la parte central del último movimiento de su Cuarteto No 2 op. 41-2 de 1842.

Escuchemos ya este precioso Allegro molto vivace con que concluye la segunda sinfonía, y en el que tan buen uso se hace (a partir de 3:32) de las notas de Beethoven.

Tras un final tan brillante, huelga decir que no es ninguna desconsideración hacia Schumann el haber señalado algunos de los gloriosos antecedentes de su sinfonía; lo que no obsta para que el tema de uno de sus movimientos tenga méritos especiales para ser añadido a nuestra famosa colección:

Parecidos (más o menos) razonables, sospechosos o casuales

Unos segundos del tema inicial del Adagio

y ahora el Largo de la Sonata de la Ofrenda musical de Bach, interpretado aquí por un grupo liderado por el violinista Gottfried von der Goltz.

🙄🙄🙄🙄🙄🙄🙄🙄🙄🙄

________________________________________________________________

EL POST

La buena música vive de las crisis, y el mejor Schumann de su Segunda sinfonía es el del doliente Adagio y el animoso Final, gracias a los que al salir se oía decir: “¡Qué sinfonía más bonita!”  Gracias a la música de Schumann y a una estupenda interpretación de la que me quedo con las apariciones de la madera y el bachiano contrapunto de las cuerdas en ese Adagio. Y con Thomas Dausgaard, que se ha hecho con la orquesta a la primera.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Parecidos, Romanticismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La OBC y el romanticismo de Schumann en L’Auditori

  1. angels dijo:

    Si que tienen un parecido ,con la variante de los instrumentos. Bueno, como hoy es otro dia te diré que me pareció muy interesante : el concierto de Saint -Saëns, ahora el que me cuesta de atrapar ,es el concierto de Gerhard. Cuando tenga un rato de alma,escucharé a Schumann (que este si que me apetece ) :-)U.A.y adióoooos.

  2. angels dijo:

    Por cierto son de un “animado” que asusta Adióoooooos 🙂

  3. Josep Olivé dijo:

    De las cuatro sinfonias de Schuman esta, junto con La Renana (tercera), es la que más me gusta, y celebro que sea la próxima a ser interpretada por la OBC. Además tiene unas características que le va bien a la orquesta. Me gusta muchísimo su Adagio (efectivamente su inicio se parece muchísimo a la obra de Bach que citas), así como su último moviemiento, del que hay que destacar su final, con la percusión en plan estelar, toda una rareza en el clasicismo y en los principios del romanticismo, época en la que los timbales eran utilizados exclusivamente para marcar y apoyar, y raramente poseían minutos de gloria a excepción y con permiso del gran sordo, que los hizo destacar portentosamente en el scherzo de la novena…Bueno, que el final de esta segunda no es como el principio del “Así habló Zaratustra” de Strauss pero casi…

    Me encanta que saques a pasear por esta casa a Khatia Buniatishvili, a la que espero ver y escuchar en Madrid en breve precisamente en el concierto que me ha “birlado” la OBC, el de Grieg. Y me alegro porque soy de los que la defiendo, porque siempre que he visto sus actuaciones en directo ha estado espectacular, es gran pianista, y porque hay una corriente de entendidos que nunca he podido comprender para los que ser joven, mujer y lucir un brillantísimo virtuosismo tiene que ser, por definición, plato frio y de puro marketing. Hace uños años las tuve en IFL con quien así opinaba. Curiosamente ningun argumento, ni técnico ni musical, la mayoria de las veces aportan. Simplemente no les debe casar tantas virtudes juntas, obtenidas no por la gracia del cielo, sino por la gracia de muchisimas horas de estudio riguroso.

    • José Luis dijo:

      Tambien coincido; la Renana y esta, y de esta, el último y el adagio.

      Sólo por ese final del primer mov. de la Fantasía podría cuestionarse lo del marketing con esa pianista, recuerdo que ya habías comentado que te gustaba mucho. Lo de disparar contra todo lo nuevo que asoma con éxito es un mal muy extendido entre los enterados.

  4. angels dijo:

    Acabo de escuchar completa la 2ª de Schumann, y aparte tus consideraciones,me ha gustado mucho (yo soy de los que “me ha gustado o no”). Se nota que está saliendo de un proceso depresivo, pero que no lo ha liquidado del todo. ¿por qué será ,que para ser buen compositor,, salvo afortunadas excepciones,tienes que estar atormentado? Esto lo extiendo también a los poetas y artistas en general. No se puede ser feliz,llevando una vida ,digamos “normal”?.
    Yo no seré nunca jamás ,una artista y mejor así .(tampoco os ibais a perder gran cosa). 😛
    U.A.y adióoooos

    • José Luis dijo:

      Pregunta jugosa, creo que muchas respuestas ya las tienes. Otra podría ser que si se es tan feliz, tampoco se quiere perder ni un minuto contándolo🙂 Pero, lo siento, tu vas dejando por aquí muchas pruebas de lo artista que eres🙂

  5. Josep Olivé dijo:

    Una gran interpretación de la hermosísima segunda de Schumann. Un adagio maravilloso, y un movimiento final que contagia ganas de vivir a raudales. Me pregunto como un espíritu ya atormentado puede regalarnos cosas tan bellas. La rara serenidad del adagio, su mágica sonoridad, su casi imperceptible dramatismo te deja suspendido, y el contraste con la energia de vivir del allegro molt vivace muestra a un hombre embriagado por su mismísima alma romántica. Alguien que lo pasó muy mal hace que mucha gente salga de un concierto con una sonrisa en los labios. Tiene mérito. Mucho mérito. Y tanto el director como la OBC han sabido mostrarlo.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s