El canto de las sirenas (IV) – Rescatados por Orfeo

????????????????????

Al nacer olvidamos, y conocer es recordar. Platón propone la reminiscencia como antídoto a las aguas bebidas en el río del Olvido en el escenario del nacimiento. Y la música es una buena herramienta para despertar ese recuerdo (especialmente si la filosofía dialéctica es «la mejor de todas las músicas» como se lee en su Fedón.) Aunque no vale cualquier música (ni cualquier filosofía): Es la música apolínea, la de Orfeo, la que permite reencontrarse con el conocimiento plenario de cuanto existe, llegando por vía pautada, metódica, a dónde el canto de la Odisea induce a través de un atajo hechicero y seductor, pero que sume en el sopor del más dulce y definitivo de todos los olvidos: el que no permite ya recordar siquiera la verdadera patria de toda alma, la Ítaca a dónde conduce toda iniciación. Cuidado, pues, con los cantos de sirena (sobre todo con los de la filosofía)

El orfismo (y su música), enuncian así la inmortalidad de todas las almas y la naturaleza divina del hombre. No es fortuito que el cristianismo, en sus orígenes, se reencontrara con ese «Buen Pastor» que es el «divino Orfeo», muerto y resucitado.

Orpheus and Eurydice (Violet Brunton)

Orfeo (Pierre Puvis de Chavannes)El divino Orfeo  de Calderon de la Barca es Cristo, que desciende a los infiernos para rescatar a Eurídice, personificación de la Naturaleza Humana. Baja a las moradas de Hades y de la Muerte provisto corno arma única de un arpa. Las cuerdas del instrumento se le clavan en las carnes al descender la escarpada sima que conduce a esa visita al infierno. Al llegar a las puertas infernales entona el cántico a través del cual evoca a su esposa amada, caída en el abismo infernal en razón de la mancha originaria. Mediante su dulce y dolorida canción busca el rescate de su esposa, Eurídice o la humana conditio.

Y cuando el hombre no tiene una naturaleza divina ni un alma inmortal, la música órfica y el pensamiento crítico le pueden rescatar del infierno de su propia condición.

________________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto y en este azul lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Antigua, Barroco, El canto de las sirenas, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El canto de las sirenas (IV) – Rescatados por Orfeo

  1. Allau dijo:

    “Y cuando el hombre no tiene una naturaleza divina ni un alma inmortal, la música órfica y el pensamiento crítico le pueden rescatar del infierno de su propia condición.”

    Suerte tenemos de todas esas cosas, porque de nuestra naturaleza divina andamos bastante deficiiarios.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s