El príncipe de la cáscara

san_miguel_exterior_cabecera

sanmigueldeescalada

san_miguel_escalada_001
Visita ayer a San Martin Miguel (*) de la Escalada, un pueblecito con una hermosa iglesia mozárabe cuyo origen se remonta al siglo XI. Los lirios azules, la vega húmeda, la retama cubriendo con sus pequeñas flores el prado en ascenso, hasta la puerta misma de la iglesia. El interior en penumbra, el espacio de intimidad y sosiego donde dan ganas de quedarse a vivir. Las columnas esbeltas, pulidas como tarritos de esencias, el delicado adorno de los capiteles: las hojitas, los tallos entrelazados, que recuerda al dibujo casi transparente de los encajes. El sentimiento, desde que estáis allí, de alguien oculto, alguien que se hubiera retirado utilizando una trampilla, una puerta disimulada en las piedras, y que sólo esperara el fin de vuestra visita para aparecer de nuevo. Alguien semejante a ese “príncipe de la cáscara” al que alude Filósofa en uno de sus poemas, que, ya a la altura del coche, y antes de montarte, te pide que vuelvas la cabeza.
Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

sanmigueldeescaladainteriorsan_miguel_escalada_capitel_02 capiteles de San Miguel de Escalada

————-

No sé quién puede ser Filósofa, quizá María Zambrano, ni tampoco he descubierto en la red ningún “príncipe de la cáscara”, quizá sea de la cáscara amarga, un príncipe “travieso y valentón” que juega con los turistas.

san_miguel_escalada_lateral_interior

________________________________________________________________

(*)  El comentario de allau, cuestionando la fecha de la obra, ha descubierto un error, supongo que de la transcripción: San Martín de la Escalada fue un monasterio  fundado en el siglo IX  por un abad  llamado Rodanio en el pueblo de Escalada, al norte de la provincia de Burgos. Las imágenes, que coinciden perfectamente con la descripción de de Martin Garzo, corresponden a San Miguel de Escalada, en la provincia de León, que fue consagrado en el siglo X. En cualquier caso, más viejo aún. Y no es obra de Zaha Hadid.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Arquitectura, Literatura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a El príncipe de la cáscara

  1. Fa molt anys que la vaig visitar i em va impactar moltíssim. Bellesa arquitectònica en estat pur.

  2. Allau dijo:

    ¿Seguro que es siglo XI? Me gusta, pero no me parece nada viejo. Aquí ha intervenido la Zaha Hadid, no me engañeis.

  3. timamót dijo:

    Les fotos precioses, són teves?

  4. Marga dijo:

    Una de las joyas de mi tierra🙂 Aunque el prerrománico asturiano me gusta mil veces más (mi otra tierra)

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s