El canto de las sirenas (VI) – Algunos ejemplos del dramatismo en Monteverdi

Monteverdi

Durante unos años demiúrgicos, la obra de Monteverdi está repleta de signos reveladores de una innovación de dimensiones históricas: su Quinto Libro de madrigales (1605), las dos óperas (L’Orfeo, 1607 y L’Arianna, 1608), y sobre todo la publicación de las Vespro della Beate Vergine. Todas las diversificadas piezas que componen esa extraordinaria antología están transidas de un vendaval de emoción y de dramatismo que implica un cambio estructural –sintáctico y semántico- en el discurso de la música.

Una desbordante sensualidad se da cita con la más encumbrada exaltación mística. Un avance dramático imparable, como en el motete Nisi Dominus, parece anticipar la mejór música sinfónica posterior*.

*Sin Dios no hay construcción posible, dice el salmo (Nisi Dominus). Y la música va componiendo, en fuerza constructivista sinfónica, en un infinito crescendo del juego contrastado de las voces, una pieza en la que puede escucharse, como en forma seminal, o en su capullo, todo el gran estilo sinfónico de siglos posteriores. Esta pieza podría ser el término medio de un silogismo que tendría en el conductus medieval (importante forma musical del Ars Antiqua) su premisa, y en los grandes finales sinfónicos del estilo clásico su inagotable consecuencia.

El hedonismo del Cantar de los Cantares parece de pronto alumbrar los fastuosos dúos amorosos de Nerón y Popea, tres décadas después, en L’Incoronazione di Poppea, como el justamente famoso Pur ti miro, Pur ti godo con que concluye:

Motetes como Nigra sum, sed Formosa, o como Pulchra es, amica mea, en los que el rey acoge en su cubículo amoroso a la preferida, al tiempo en que se anuncia el estallido de la primavera

hallan de pronto su contrapunto místico y sublime en la reproducción del lenguaje de los ángeles (en el motete Due Seraphim), o en el sonido de las armonías celestes: dos serafines dialogan entre sí, intercambiando los más audaces melismas vocales (melisma es la técnica de cambiar la altura de una sílaba musical mientras es cantada) a través de extraordinarias coloraturas (ornamentaciones de la melodía) que merodean, en columnas salomónicas sonoras, sobre las letras vocales.

Ese dramatismo se esparce por todas partes: por los salmos, por los motetes, por los madrigales del Quinto Libro, cuyas seis últimas piezas exigen ya el basso obligado, y que tienden cada vez más a desplegar el stilo rappresentativo (…), estilo que se expande a través de los diálogos geurreros y amorosos, como el Combattimento de Tancredi e Clorinda. (…) Se ponen a prueba allí nuevos recursos: Los propios de la expresión bélica, el llamado por Monteverdi stilo concitato, o agitato,  con el que se da expresión a la furia, a la ira (…) a través de breves gruppettos de notas con valores brevísimos, repetidos de forma obsesiva en furibundo ostinatto, a través de la repetición frenética y exasperada.

De este modo se logra el más extremado contraste a todas las languideces del estilo amoroso pastoril propio de la tradición madrigalesca, o del propio Monteverdi (…). Es el drama musical lo que de este modo se constituye: el que se hallará (…) en Il ritorno d’Ulisse in Patria y L’incoronazione di Poppea.

________________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto y en este azul lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Antigua, Barroco, Clásica, El canto de las sirenas, Música y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El canto de las sirenas (VI) – Algunos ejemplos del dramatismo en Monteverdi

  1. Josep Olivé dijo:

    El día que leí que “Pur ti miro…” no era realmente de Monteverdi casi me caigo de donde estaba sentado…y gracias que me pilló sentado, lo cual no quiere decir que para mi haya dejado de ser uno de los duos de amor más maravilloso jamás creado…Qué tienen esas composiciones que siempre vuelves a ellas, que jamás te cansan, que te maravillan y emocionan siempre que las oyes?….quién les ha dado permiso para entrar tan directamente en nuestras almas?

    • José Luis dijo:

      Primera noticia, igual que del Ferrari responsable. ( Ya ves, del futbol a la F1😀 ) Lo celebraremos:

      • Josep Olivé dijo:

        Ferrari responsable?…es otro concurso?…esto es sadismo no?…🙂
        Bueno, que sepas que me has hecho pasar una gran tarde de ópera! Tenía entre mis pendientes una cita obligada con Monteverdi y su Poppea, una versión maravillosa de una producción del Real (con La Fenice) que ya vi en directo en el 2010 y cuando salió el DVD me lo compré. Lo tenía aún precintado y hoy, después de los rigurosos 35 minutos para desprecintarlo (las máquinas que precintan DVD y CDs son las más perfectas nunca creadas, te lo digo yo), me he zampado toda la ópera. Nada menos que Chirstie con escena de Pizzi, y como protagonistas esteleres Jaroussky y de Niese. Una gozada! Como dice Regí más abajo, la ópera ya nació hermosa!🙂

        • José Luis dijo:

          No creo que lo hayas olvidado, pero en fín:

          Benedetto Ferrari (Reggio Emilia, ca. 1603 – Módena, 1681) fue un compositor, libretista de ópera y tiorbista italiano de la época barroca.

          Benedetto Ferrari trabajó en Roma (1617-18), Parma (1619-23) y, posiblemente, en Módena por algún tiempo entre 1623 y 1637. Escribió música y libretos de ópera en Venecia y Bolonia entre 1637 y 1644. Su Andromeda, con música de Francesco Manelli, fue la primera ópera veneciana realizada en un teatro público, el de San Cassiano (en 1637). Posteriormente proporcionó el texto y la música de dos óperas, ambas estrenadas en Venecia: La maga fulminata (1638) e Il pastor regio (1640). La puesta en escena boloñesa de esta última en 1641 incluyó, como su dúo final, el texto «Pur ti miro, pur ti godo», que más tarde fue reutilizado, posiblemente con la propia música de Ferrari, para el dúo final de L’incoronazione di Poppea de Monteverdi, en los manuscritos conservados.

          Cierto lo de los precintos de los DVD. Debieran venir con una pastillita de Valium incorporada.

          Anda que el abriguito de Jaroussky tiene tela…😀

          • Josep Olivé dijo:

            Pués si, ya no recordaba al susodicho, y bien seguro que en su día debí leer ese párrafo o algo parecido cuando me percaté, no sin fenomenal sorpresa, de la no autenticidad de Monteverdi. Y bueno, me has dado la clave para no olvidarme ya más: Ferrari – F1. Es curioso que deban ser cosas circunstanciales o de rebote, como un intrascendente comentario, las que te hagan reflexionar sobre aquello que por su naturaleza o su singularidad es bueno tener bien retenido en la memória.

          • José Luis dijo:

            No es tan raro; lo descubres y sigues caminando, de este Ferrari tampoco conocemos mucho más para recordar.

  2. rexval dijo:

    La ópera ya nació siendo hermosa. En toutube se pueden encontar maravillosos ejemplos anteriores a Monteverdi. Peri y Cacchini.

    Así empieza la ópera más antigua conservada: “L’Euridice” de Peri:

    • José Luis dijo:

      Puse este mismo youtube en el apunte de hace tres dias para ilustrar el texto de Trias: “la monotonía del recitativo infinito en forma de monodia, solo amenizada por los coros de Giulio Caccini, lejos de resaltar el relato lo sume en una indigencia musical acorde a la palidez del pulso dramático”, y la verdad es que esta ópera debe ser bastante plasta.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s