Angela Denoke canta a Weill en el Liceo… amplificada

Una excelente y bien medida amplificación hizo anteayer que, por unos segundos, se pudiese pensar que estábamos en el Liceo ante un prodigio de la naturaleza, capaz de proyectar la voz de una forma asombrosa. Pero la cruda realidad es que Denoke cantaba con un inalámbrico muy bien disimulado, tan invisible desde el fondo de la sala que también podía parecer que el volumen extra provenía de los micrófonos de sus acompañantes. Y la excepcional calidad del sonido debió contribuir a que no se escuchase ni una protesta por parte de los abonados a un programa de ópera en el que no es de recibo la amplificación o de cualquiera que no hubiese sido advertido al adquirir su localidad, es decir, de todos.

Apenas repuestos de la sorpresa y aceptada la circunstancia, María Miró tuvo una larguísima primera intervención leyendo correspondencia entre Weill y Lotte Lenya que presagiaba una velada complicada. Afortunadamente, las posteriores fueron más breves, aunque, con pocas excepciones, los textos eran bastante irrelevantes, y nos los leyeron, en catalán, con esa entonación que no debiera emplearse pero se emplea con los párvulos. Denoke explicó que la idea de contar con la colaboración de Miró le vino al conocerla cuando ambas coincidieron con Alceste en Madrid, y además de leer las cartas, la soprano de Barcelona hizo dúo con ella en un par de canciones.

Con una pantalla de color cambiante en el fondo y ayudados por los arreglos y el excelente acompañamiento de Tal Balshai, piano y acordeón, y Norbert Nagel, saxofón, travesera, y un espectacular clarinete bajo, disfrutamos de una muy buena primera parte con las canciones alemanas de Weill que Denoke interpretó con elegancia y mucho sentimiento, pero intencionada e inteligentemente lejos de cualquier histrionismo. ¡Que canciones más buenas! Wie lange noch?, Nanna’s song, Surabaya Johhny… hace bien poco se habían escuchado algunas a Nina Stemme, tampoco histriónica, pero mucho más operística, literalmente incomparables, aunque Denoke se beneficia del acompañamiento de un segundo instrumentista, que hace pensar si, entre el piano solo y la orquesta, no sería interesante escuchar lieds acompañados por grupos de cámara.

Por el contrario, la segunda parte, la americana, resultó muy floja. Si el arreglo era jazzistico, la soprano evidenciaba falta de swing; si era más clásico, falta de teatralidad y un canto monocorde y aburrido. Los instrumentistas, tan pulcros como convencionales, con unos solos impecables pero académicos y previsibles, que levantaron sin embargo los aplausos que marca el guión, en un auditorio poco habituado a esa música. Destacable el dúo con el clarinete bajo en Speak Low, que luego pecó de falta de imaginación al repetir la fórmula en September song. Al final, la mitad del público que quedaba (éramos pocos y se fueron algunos) obtuvo sin mucho esfuerzo un par de bises, el primero, coincidiendo con una original petición desde la platea, Mackie, el navaja. En los pasillos, división de opiniones, la mía es que el espectáculo ganaría mucho si Denoke se limitase al Weill berlines, y ella misma nos contase cosas de Weill y Lotte Lenya, en vosc o vose. La amplificación, como correr con el viento a favor, puede invalidar el record, pero su efecto fue magnífico.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Canción y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Angela Denoke canta a Weill en el Liceo… amplificada

  1. Joaquim dijo:

    Una soprano és inadmissible que canti en una sala com el Liceu amplificada
    Quan va cantar al Foyer ja em va semblar una avorrida integral, jo hagués volgut anar però no va poder ser, ara no em sap gens de greu.
    Segurament hagués protestat..

    • José Luis dijo:

      A la primera part, no va estar gens avorrida, i em va agradar i semblar molt interesant la seva forma, menys extremada pero sensible, de cantar aquestes cançons. Qualsevol pot entendre i aplaudir la teva postura amb la quesito de l’amplificació, pero també entendrás que aixo no fa que no es pugui gaudir del producte.

  2. rexval dijo:

    No puedo evitarlo, pero es ver a la Denoke y ponerme a pensar en un cubo lleno de agua de fregar el piso sucia. La culpa la tiene el “rompedor” que rompió la Walky de Stuttgart. Llega el sediento Siegmud a l choza, que era un piso moderno y la gemela va y le da agua del cubo; eso sí, primero saca el mocho. AGGGG como las ratas radioactivas y mutantes de Lohengrin.

    Volviendo a la señora Denoke, la vi hace unos años en Madrid haciendo el doble papel Venus-Elisabeth de Tannhäser dirigida por Barenboim y Kupfer que sitúa la acción encima de un piano de cola donde se revuelcan con peligro de caer al suelo.

    Creo que a la soprano le falta proyección vocal, lo que suple con su talento como actriz, por eso, no me extraña nada que en el corpus de Weill utilizara mico, ya que este compositor se mueve entre lo clásico y lo popular.

    Algo similar sucede con Nyman, al que los puristas niegan la etiqueta de clásico por haberse forrado con sus BSO, que son una maravilla, como las de Nino Rota, Ennio Morricone o John Williams. Uter Lemper, predecesora de Denoke en este repertorio, se ha especializado en Weill y Nymann. Hay un CD dedicado de Celán, el porta superviviente del holocausto que acabó suicidándose años después. Son seis poemas lúgubre muy bien musicados. Existen dos versiones -como pasaba con Falla. – para soprano y para “voz”. No recuerdo el nombre de la soprano, pero le gana por goleada a Lemper, aunque no esté de tan buen ver. A diferencia de la Denoke, ella canta a pecho descubierto – quién pudiera verla – sin micro, lo que Lemper no es capaz de hacer.

    Coro que me va a salir un post completo. Solo faltan las ilustraciones.

    • José Luis dijo:

      Efectivamente, no será la primera que cante esas canciones con micrófono. El problema, y ahí tiene Joaquim toda la razón, es que ella es una soprano y el Liceo es el Liceo. Pero cantó con mucho gusto y expresividad la parte berlinesa.

      Nymann encabeza mi lista de odiados, BSOs incluidas. Como no soy purista, no le niego la etiqueta de clásico sino la de músico.🙂 Y efectivamente, con una foto de Denoke, otra de Lemperer y una de esas canciones, ya tienes un bonito apunte.

      • rexval dijo:

        Una , no, varias veces vino Rocío Jurado a cantar al Palau de la Música de València con micro, que no le hacía falta. Casi me rompe los oídos.

        Sobre, Nyman, cuestión de gustos. A mí sí que me gusta.

      • Josep Olivé dijo:

        Lempe no m’agrada gens, y Nyman menys encara.

        • Josep Olivé dijo:

          Mal colocada respuesta….iba para Regi..🙂 Aprovecho la ocasión de decir que yo me considero purista segun el momento y la circunstancia, y lo que he escrito acerca del recital bien que lo demuestra, pero bajo ningun momento ni ninguna circusntancia trago a Nyman. Por favor.🙂

  3. Josep Olivé dijo:

    Em va estrenyar la amplificació tambè però m’hi vaig adaptar de seguida. La veritat és que estava molt ben feta i no em va pertorbar, donat que era molt suau i gens estrident. No és el cas de la Lempe que mai m’ha agradat. Vull supossa que el to que volia donar a les cançons, un to claríssimament intimista i en ocasions gairebé amb veu molt fluixa va aconsellar utilitzar la amplificació donades les característiques de la sala. I tambè s’ha de dir que Denoke ja no està per a gaires virgueries vocals i que tenint en compte l’edat que te està clar que certs papers li han acabat passant factura molt aviat. El recital em va agradar, m’ho vaig passar molt bé i és ben veritat que el recitat no era el que hauría d’haver sigut, amb veu, entonació i fraseig que no casava bé amb el clima que es pretenia. Ni el concert ni els intrumentistes ni Denoke varen fer res d’extraordinari, però Denoke sabía estar i tot el que va fer ho va fer amb bon gust. Mira ves per on em vaig sentir bé durant tot el concert. Deu ser cosa dels estats d’ànim.🙂

    • José Luis dijo:

      I al marge de que a mí no m’agradès gaire com va cantar a la segona part, el fet es que, de l’amplificació, als cinc minuts ni m’en recordava. I que bé que es sentía…😉

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s