Algunas respuestas de Mario Bunge

Bunge-Mario

– Antes los únicos enemigos de la ciencia estaban en la derecha; hoy hay muchos izquierdistas que confunden la ciencia con la técnica y creen que es ante todo una herramienta en manos de las grandes empresas.

– Los golpes no enseñan nada, no creo que aprendamos de esta crisis, sobre todo si los gobiernos siguen pidiendo consejo a los economistas que contribuyeron a crearla, a los partidarios de políticas sin regulación.

– Todo avance técnico tiene aspectos positivos y negativos, desde el teléfono celular al iPad, que han facilitado la adquisición de información pero están destruyendo la sociedad, que se está aislando cada vez más. Están teniendo un efecto desolador, por ejemplo se leen menos libros cada vez. Antes los estudiantes dedicaban 25 horas semanales a estudiar, pero ahora ya son 15 y dentro de unos años serán 10 o 5. Las bibliotecas están vacías.

– La búsqueda de información hace que todo sea más rápido, pero obstaculiza la creatividad y la imaginación. Antes, cuando uno no encontraba algo en la biblioteca tenía que inventarlo o reinventarlo, exigía más esfuerzo, ahora se exige menos y eso no es bueno.

– Es inútil nacer con una gran carga genética si se nace en un desierto, un desierto cultural o político que haga imposible la búsqueda de ideas nuevas.

– Cuanto mayor es la educación de una persona tanto más dispuesta esta a creer en seudociencias, porque se entera de su existencia. La paradoja es que la educación, tal y como está, en vez de hacer que la gente piense en forma científica hace que se vuelva más supersticiosa. Es muy común encontrar especialistas científicos que se hacen tratar por psicoanalistas o por homeópatas.

– Hay que cualificar la manera de enseñar, que sigue siendo muy dogmática. Se enseñan ideas pero no se enseña a discutirlas. La finalidad de la educación es educar, no evaluar.

[El cierto rechazo actual de la sociedad hacia la ciencia, en cuestiones como las vacunas] es parte de la rebelión de los ineducados. Hay dos clases de rebeldes, los que saben algo y los que no saben nada y se rebelan contra todo y creen que todos los organismos del Estado, incluso las escuelas, son parte de una conspiración para dominar a la gente. Es la noción del saber entendido solo como un arma política. Se puede utilizar como arma política, pero la ciencia tiene una finalidad, estimular y satisfacer la curiosidad.

De la entrevista de Antonio Calvo Roy. El País, 2 de Mayo de 2014

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Sociedad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Algunas respuestas de Mario Bunge

  1. rexval dijo:

    Leyendo las respuestas de este señor me ha venido a la cabeza José Luis San Pedro.
    Lo malo de la ciencia es su uso negativo. Sin ciencia no hubiera habido bombas atómicas ni la posibilidad de manipulaciones genéticas destructivas. También es cierto que tampoco habría vacunas. Lo malo es que las farmacéuticas son capaces de inventarse enfermedades para patentar las vacunas y venderlas a precios astronómicos. Ya nadie se acuerda de la gripe pandémica que iba a arrasar la humanidad. Se forraron vendiendo vacunas y lo cierto era que ponérsela era mucho peor que no hacerlo.

    Todo es cuestión de negocio.

    Regí

    • José Luis dijo:

      Y bendito negocio, a pesar de todo, basta un dolor de muelas. Los responsables son los politicos. Contra el vicio de pedir existe la virtud de no dar. No creo en conspiraciones, ni me parece probable que la OMS jugase sucio. Más incompetencia y política que otra cosa. Y me parece que este filósofo me daría algo de razón. El asunto no es tanto la presión de las multinacionales, como el crédito que se da a las supersticiones. Que, naturalmente, también son aprovechadas por otras multinacionales, que ni han investigado ni hacen más que embotellar agua destilada.

  2. rexval dijo:

    Hacen lo que quieren esta gente con nosotros por su negocio. Teresa Forcades, monja benedictina catalana que además de estudios de teología, los tiene de medicina, tiene unos youtubes muy interesantes sobre este y otros temas; sin ir más lejos, la falta de ética del capitalismo. Sobre el tema de las framacéutica, que es de los negocio que más dinero mueve en el mundo, pego un youtube esclarecedor. Tiene más razón que un santo, y nunca mejor dicho.

    Hace años, cuando la guerra de Iraq, leí que las multinacionales farmacéuticas tenía su trozo de tarta en el asunto. Me quedé perplejo, “¿qué tendrá que ver una cosa con la otra?”, pensaba yo, , y sí, ya lo creo que hay relación. Imagina, probar armas bacteriológicas y sus vacunas. Años después, el director de documentales Moore, creo que se llama, el “gordo” con la gorra de béisbol toca el tema en una de sus pelis, dedicadas a la sanidad. Aparecen unos veteranos de guerra americanos condenados a consumir tratamiento farmacológico de por vida y a precios astronómicos. Se habían contagiado de alguna porquería que tiraron en la guerra. No somos nadie.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s