Pinturas de Gerard ter Borch, algunas con pipa (y muchas con Gesina o su madre)

También conocido (bastante menos de lo que merece) como Terburg, Terborgh y Terborch, Gerard ter Borch (1617-1681) fue uno de los más grandes artistas del siglo de oro neerlandés y su estilo ejerció una notable influencia en Vermeer. Autor de espléndidos retratos, lo mejor de su no muy abundante obra es pintura de género, pero no escenas rurales con grupos de campesinos más o menos numerosos y groseros, sino interiores con personas de clase acomodada en sus ocupaciones o entretenimientos, cuadros cargados de contenido psicológico que plantean muchas preguntas y sugieren mucho más de lo que se ve. Sin embargo, en sus primeros años pintó escenas de la vida de los soldados en los que era posible encontrar y se encuentra alguna pipa, como es el caso de la Mujer bebiendo vino con un soldado dormido, unos segundos después y en un plano más distante de la Mujer bebiendo vino, una obra que sirve ya de primer ejemplo de lo dicho y de lo todavía no dicho: su sensacional habilidad con las texturas y los ropajes en general y con el satén en particular.

Por lo demas, y con excepción de la que acompaña a este estrábico y sobrio Violinista

El violinista

las pipas que aparecen en estos cuadros pertenecen a soldados, y salvo el primero y ya conocido del que está soplándole el humo a un compañero, los restantes tienen un protagonista popular en la época y recurrente en la obra de  ter Borch, una carta.

Ese sugerente motivo aparece ya en cuadros de la primera época de ter Borch,

y en algunas de las obras en que la curiosidad por los pensamientos de los protagonistas solo es superada por el asombro ante la calidad de los textiles, los manteles, las ropas,

y, muy particularmente, el satén, una de las piezas clave en el cuidadísimo tratamiento de la luz de estos cuadros.

Siendo la escritura y lectura de cartas una actividad principal entre las clases bien estantes, no es rara su reiteración. También repite a menudo el perrito, seguramente el del propio autor, igual que lo hace uno de los modelos de su familia, su hermana Gesina,

y repite también el espectacular vestido de este último cuadro con carta y un precioso reparto de luz y color, El mensajero,

El mensajeroque encontramos luego calcado en una figura calcada, la Dama con vestido de satén blanco ante una cama con cortinas rojas

Una dama con vestido de saten blanco ante una cama con cortinas rojas

y de nuevo en esta Admonición paterna, título hoy sustituido por Conversación galante por los que piensan que no se trata de una reconvención sino de una propuesta y que la escena no tiene lugar en un hogar sino en un prostíbulo. Los que votan en blanco lo llaman Tres figuras conversando en un interior. En ausencia del rostro de la protagonista, en estos cuadros es posible cualquier conjetura, algo muy propio de ter Borch.

Conversacion galante o Tres figuras conversando en un interior o La admonicion paterna (1654-1655)

Más cuadros más con vestidos de brillante satén,

y elegantísimos colores.

Pintor de ambientes refinados, tiene sin embargo algún cuadro de tema rural como esta Mujer ordeñando una vaca en un granero,

Mujer ordeñando una vaca en un granero (1652-1654)y estos dos especularmente simétricos de niños espulgando a sus perros,

una actividad que tiene su equivalente en la búsqueda de piojos en la cabeza de los niños en la que está aquí enfrascada una madre que cambia luego los cabellos por los hilos de un telar y el crío por un perrito.   La señora se parece mucho a Gesina, porque era su madre, la madrastra del artista. El  niño es su hijo, medio hermano suyo, y el perrito, suyo del todo.

Aquí la tenemos de nuevo en Clase de lectura con su hijo, aunque haciendo más de atril que de profesora.

Clase de lectura

Y aquí siguen unos cuantos cuadros más con Gesina de modelo, empezando por el extraordinario El vaso de limonada, una de las características escenas banales que ter Borch tornaba enigmáticas e inquietantes,

El vaso de limonadala Mujer en el espejo interrogando desde él a la mujer de oscuro, ¿Sic transit vanitas mundi?

Mujer en el espejo (c.1650)

así como también es su hermana Gesina la  Joven en su tocador, con una doncella y con un asiento que quita el hipo,

Joven en su tocador, con una doncella (1650-51)la protagonista de El oficial galante, título claramente sarcástico para este Hombre ofreciendo monedas a una mujer cuyos colores no parecen haber salido muy bien parados en la reproducción fotográfica (pero vale la pena fijarse en el tamaño de la punta del zapato que asoma bajo la falda de la joven con el de la bota del soldado, casi tocándose),

El oficial galante

y la Mujer pelando una manzana, otra rica y sugestiva composición que crea tensión de la nada y agota los calificativos.

La peladora de Manzanas (1665)

Pero ter Borch fue además un gran retratista, con obras en las que resalta su gran sobriedad,

fondos negros, un sombrero sobre una mesa o un guante y todo el protagonismo para la expresión del rostro,

aunque, cuando se trata de mujeres, sus vestidos o los objetos en un tocador reclaman también nuestra atención.

Particularmente memorables sus niños, este jovencito es Gerbrand Pancras, Príncipe de Nassau-Dietz,

la pepona de La familia Van Moerkerken es la hija de unos primos (¿a punto de perder el tren?),

La familia Van Moerkerken (1653-54)y esta delicada y graciosísima miniatura es la hija de un mercader, Helena van der Schalcke de niña. Atención a la rienda que asoma en su espalda, todavía debía caer a menudo.

Helena van der Schalcke de niña (1644)Este es el propio Gerard ter Borch, en su Autorretrato,

Autorretrato

y este caballero de aire inequívocamente español, Don Gaspar de Bracamonte y Guzman, conde de Peñaranda.

Don Caspar de Bracamonte y Guzman, count of PeñerandaAunque ter Borch tuvo empleo durante una temporada en la corte de Felipe IV, de la que retornó a Flandes por razones poco claras,  este último retrato no lo realizó en ese período sino durante las negociaciones de la paz de Westfalia en la ciudad de Münster, acontecimiento que inmortalizó en uno de sus cuadros más divulgados, La ratificación del tratado de Münster.

La ratificacion del tratado de Munster (1648)

Finalmente, en un pintor de género dedicado a las clases pudientes, no podía faltar y no falta la música culta: Concierto para violoncelo y clave (el sorprendentemente pobre vestido de la teclista es la aportación de un restaurador creativo),

01 Concierto (1655)pero el instrumento casi exclusivo de los cuadros de ter Borch es la tiorba

con Gesina de solista en muchos casos; recibiendo clases,

esforzándose para llegar a ser una buena Laudista

Laudistaaunque si se trata de un Dúo, las miradas empiezan a sugerir que no todo es música

Z1 El duo (1675)y que en un Concierto se pueden admirar distintas virtudes del artista.

Concierto

Estos laúdes sirven para recordar que esta serie empezó a raíz de los Pensamientos edificantes de un fumador de pipa llamado Bach y para cerrar este penúltimo capítulo honrando su nombre con esta interpretación del Preludio de la Suite Nº 4 para laúd BWV 1006a (transcripción de la BWV 1006 para violín) a cargo de John Williams.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Pintura y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

18 respuestas a Pinturas de Gerard ter Borch, algunas con pipa (y muchas con Gesina o su madre)

  1. Marga dijo:

    Muchas de las escenas elegantes de estos artistas son en realidad escenas de adulterio, revolcones prohibidos o prostitución encubierta, pero para darse cuenta hay que leer los símbolos, cosa que hoy no sabemos hacer si no nos los chivan y que en esa época todos captaban rápidamente. La gracia está en la ambigüedad de algunas de las escenas. Las cartas que escriben o leen pueden ser cartas normales o cartas para quedar con la amante, en función de los elementos que rodeen a los escribientes o lectores.
    Enhorabuena otra vez. Me encanta ter Borch y de hecho, parte del post que estoy escribiendo en http://www.harteconhache.com habla de algunas de las obras que has colgado aquí. A ver si lo remato hoy… No sé si conoces el nuevo blog que he montado “El cuadro del día”, en el que comento una obra de arte diaria (está ya bastante lleno porque he copiado todos los que había comentado en Facebook desde hace meses). Ahora estoy con el tema de los trampantojos, que es también fascinante: http://harteconhache.tumblr.com/

    Me encantan tus entradas sobre arte, son verdaderos catálogos🙂 Supongo que tienes fichado a Adriaen Brouwer, otro pintor de tabernas que pasó su pendenciera vida dentro de ellas (fumando, bebiendo y regando paredes, seguramente).

    • José Luis dijo:

      Hoy he visto el anuncio de ese nuevo blog en el otro, ahora mismo lo pongo en favoritos.

      Este pintor, de cuya existencia no tenía ni idea, me ha dejado atónito. Puede que sea incluso más interesante no saber que es lo que en realidad pasa en sus cuadros, así me parecen fascinantes. Y lo de los textiles, increible.

      Me alegro que te gusten estas recopilaciones, ya te he comentado que es lo más que puede esperarse de mí, trabajo de hormiguita. En efecto, descubrí a Brouwer, que era muy propio para esta serie, pero ya no puedo más: Proximo y último capítulo, Jan Steen.

      • Marga dijo:

        Con o sin Brouwer, sigue siendo una colección estupenda. Es un tipo de pintura que enamora, a pesar de que se repetían como el ajo. Pero siempre tienen algo… En fin, me pongo a redactar, que va siendo hora. Y ánimo con la recopilación de Steen, que también es uno de los grandes.

  2. angels dijo:

    Me ha gustado mucho este pintor ,y más aún ,tu conocimiento de las telas .Yo no conseguí nunca ,de mi marido (vivimos juntos 25 años) ,que distinguiera :el satén ,del terciopelo ,de la gasa etc .
    En este aspecto era un desastre ,a pesar de tener ,una mujer “presumida” Compruebo que no todos los hombres “sois iguales” U.A.y adióoooooos 😀

    • José Luis dijo:

      Me temo que un poquito iguales si que somos… Creo que sé reconocer la lana, el algodón, la pana, el terciopelo, la seda, el esparto😀 y… para de contar, porque si me preguntas antesdeayer por el satén, no estoy muy seguro de que hubiese sabido lo que era, aparte de algo que se citaba en una famosísima canción de los Moody Blues

      y en esta virguería de Duke Ellington

      • lluisemili dijo:

        I allò de la Menegilda de “La Gran Via” (aquella que era una Pobre chica la que tiene que servir):

        “Salí tan mañosa, que al cabo de un año
        tenía seis trajes de seda y satén.
        A nada que ustedes discurran un poco,
        ya saben o al menos,
        ya se han figurao
        de dónde saldría
        para ello el parné.

        A mi Ter Borch em remet als primers paràgrafs de “Conceptos fundamentales de la Historia del Arte” de Heinrich Wölfflin que és un clàssic sobre la lectura de les obres d’art i especialment de les diferències entre Renaixement i Barroc que fa molts anys va ser llegit amb atenció per tal de poder martiritzar els alumnes. Pobres!.

  3. timamót dijo:

    Avui 57!
    Sabia que quedaries bocabadat veient com reprodueix les qualitats de les teles de setí, velluts i brocat el Ter Borch. En realitat són les qualitats tàctils també de molts objectes (ceràmiques o fruites a les taules) gràcies a tractar la llum de manera magistral, seguint les lliçons de Rembrandt i Vermeer. Ter Borch és a més d’una gran elegància i finura en pintures, que com diu Marga, no són sempre el que sembla. Vegi´s sinó la famosa “Amonestació paterna” que en la versió de Berlín, on es veu clarament la moneda en mans del cavaller, s’interpreta com una escena de bordell. Molts d’aquestes pintures amb instruments de música ens són coneguts perquè apareixen en algunes tapes de vínils i CDs. Tema al que (et brindo la idea) es podria dedicar tota una sèrie estival.

    • José Luis dijo:

      Bocabadat per les textures, però també per la força suggeridora dels quadres, i entre bocabadat i avergonyit de no conèixer-los s fins ara.

      He llegit que la moneda va ser esborrada per un del pesats de sempre. Es un quadre magnífic. però d’aquest m’agraden molt quasi tots.

      Boníssima idea que t’agraeixo com aquest comentaris tan bons, i que aprofitaré, encara que aquest estiu em temo que tinc molts deures i haurà d’esperar les noves circumstancies😉

  4. lluisemili dijo:

    FÒRA DE CONCURS I NOMÉS PER MALALTS que hagin estat abonats a la temporada de l’OBC: ¿Què és el “bis” que toca el violinista Schmid en el DVD que van regalar a l’Auditori als abonats?.
    Era el concert de l’OBC el dia 1.06.2013 amb Pablo Gonzàlez de director i interpretant “Les Illes Medes” de Garreta, el concert de violí de Korngold (violinista Benjamin Schmid), el bis no identificat i la Vida d’heroi de Strauss. ¿Serà un altre Bach? el meu Shazam no el troba.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s