Algunos pensamientos de Schoenberg sobre la comprensión de la música

arnold-schoenberg

No se puede apreciar con justeza una obra de arte si se deja vagar la imaginación hacia otros temas, relacionados o no. 

Al enfrentarnos con la obra de arte, no debemos ponernos a soñar; lo que sí hemos de hacer es tratar firmemente de captar su significado.

-♦-

La “apreciación musical” no da con frecuencia al estudiante mucho más que el perfume de la obra, esa emanación a manera de narcótico musical, que ataca a los sentidos sin adueñarse de la mente. Nadie que escuche música popular quedará satisfecho con tal impresión. No existe ninguna duda acerca del momento en que una persona comienza a gozar de una canción o de una danza. Es cuando empieza a cantarla o a silbarla: en otras palabras, cuando puede recordar la melodía. Si se aplica este criterio a la música seria, se verá claramente que no deberemos contentarnos con su “perfume” tan sólo, aunque lo llevemos en la imaginación. 

El primer paso hacia la comprensión es recordar. 

-♦-

El oyente que recoge de una fuga tan sólo las repeticiones del tema, debe lamentar verdaderamente su monotonía. Pero si también percibe las voces del acompañamiento, que suelen ser segundos o terceros motivos, llegará a compenetrarse fácilmente con la verdadera naturaleza de la composición contrapuntista. Incluso en las composiciones homofónicas, hay casos en los que debemos oír algo más que la voz principal. 

Muchos fragmentos musicales de Mozart y Brahms están determinados por un movimiento armónico contrario a la línea melódica, efecto que pasa inadvertido para aquel que únicamente escucha la melodía. Cada nota que el maestro dejó escrita debe percibirse. 

¡Qué placer tan grande experimenta el entendido siguiendo las evoluciones del segundo violín en un cuarteto de Mozart observando cómo se adapta al primero, cómo le ayuda o contradice, cómo expresa simpatía o antipatía con interjecciones características!

-♦-

Es un gran error el creer que la forma tiene por objeto la belleza. No existe belleza en ocho compases porque sean ocho; ninguna belleza se echa en falta en diez. La asimetría de Mozart no es menos bella que la simetría de Beethoven. 

La función principal de la forma es hacer avanzar nuestra comprensión. 

La música debe de ser un goce. Es innegable que la comprensión es uno de los mayores placeres que se ofrece a los hombres. Y aunque el objetivo de la forma no sea la belleza, al facilitar la comprensión, la produce. El manzano no existe con el fin específico de darnos manzanas, pero no obstante, las produce. 

-♦-

El poseer un oído ejercitado mediante la composición no debe facultar a una persona para que humille a su inocente y menos afortunado vecino. Tan sólo ha de proporcionarle un placer: el del equilibrio entre el goce que espera recibir de la música y el que efectivamente obtiene.


Schoenberg. Adiestramiento del oído mediante la composición. El estilo y la idea.

 


Mozart – Cuarteto de cuerda No. 14 en Sol, K. 387 ‘Primavera’ – I. Allegro vivace assai – Gewandhaus Quartet.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Primera mitad del Siglo XX y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Algunos pensamientos de Schoenberg sobre la comprensión de la música

  1. extremanyo dijo:

    Una vez más tengo que agradecer a los animadores de este foro el acercamiento didáctico que hacen de temas que, para auténticos profanos como yo, siempre han sido de difícil comprensión. Mi agradecimiento y mi felicitación. Schömberg, Berg y, en general los compositores de esta “nueva música” siempre me han fascinado por esa belleza intuída que nunca supe captar en su esencia. Mi educación musical, pedestre y a salto de mata, me permitió deleitarme con Bach, Mozart y los clásicos en general. Las dificultades empezaron con Wagner y Mahler, pero los disfrutaba con bastante intensidad. Me quedan los dodecafónicos, este arte nuevo que ahora nos estáis tratando de acercar. Llegué a pensar que estaba casi en ese territorio inaccesible cuando leí -no se si entendí- “De lo espiritual en el Arte”, de Kandinsky. No pude con la “Correspondencia entre A. Schonberg y W Kandinsky”. Ahora, con este acercamiento a su estética y a su pensamiento, creo que gozaré más con “La noche transfigurada” y “Wozeck”. Muchísimas gracias por vuestra labor.

    • José Luis dijo:

      Yo te agradezco en primer lugar que te dirijas a todos los que aquí sacan punta a los lápices que presento según voy descubriendo. Tu camino con la música es el mio y creo que el de muchos, las dificultades las mismas y no creo haber llegado mucho más lejos que tú y que la inmensa mayoria de los que no tenemos conocimientos musicales. De estos parrafos de Schoenberg, me ha gustado mucho eso de que el placer deriva de la misma comprensión. Me fascinan los mecanismos por los que actua la música, y esa idea tan clara me parece muy acertada. De modo que seguiremos escuchando y tratando de comprender. Y gracias a tí.

  2. rexval dijo:

    Què és una obra d’art? Crec que aquesta pregunta no té resposta. Tradicionalment s’havia relacionar l’art amb la bellesa. Així, la música és una de les belles arts. El crític antiwagnerià va escriure un assaig anomenat “Del bell en la música” on menystenia la música programàtica i “del futur” per lletja i esclava d’elements no musicals. A qui posava a parir, lògicament era a Wagner per damunt de tot, i posava pels núvols a Brahms i la seua música “pura”. És curiós perquè les dues músiques són compatibles. En Schoenberg es pot veure. Personalment, em considere wagnerià, però m’agrada la pràctica totalitat de la música de l’hamburgués, en especial la quarta simfonia i el Rèquiem.

    No tots farien la relació art= bellesa,. de fet existeix l’art que fa servir la lletjor com a forma d’atacar la societat establerta. Hi ha qui opina que l’art és un entreteniment per plaer i qui té una funció didàctica o edificant. Altres que és una eina revolucionària per a subvertir l’ordre o per a “redimir” l’humanitat. Fins i tot hi ha qui veu “art” en la tortura d’un animal, d’un bou, d’un gall o del que siga.Qualsevol cosa pot ser art: un quadre fet amb taques de café o a taques de pintura deixades caure a l’atzar. Clar que no tots consideraran “art” el que altres sí. Així que… què és l’art? Com va dir el poeta: “¿Y tu me lo preguntas? Poesía eres tú.”

    Quasi diria que art és el que cadascú creu que és art; que no hi ha regles ni definicions.

  3. rexval dijo:

    Vaja, no el escrit el nom del crític antiwagnerià: Hanslick.

  4. Josep Olivé dijo:

    Esta claro que sabía de lo que hablaba este hombre. Reflexiones para tomar buena nota. Y es curioso que saca a relucir una muy vieja idea errónea acerca de la poca capacidad de deleite de los “entendidos” debido a su alto nivel de exigencia. El ejemplo que cita del segundo violín del cuarteto de Mozart es muy ilustrativo. Una persona “no entendida” tal vez se aburra con ese cuarteto, o con cualquier cuarteto, y por otra parte se entusiamará con el mismo violin pero sonando como solista del concierto turco, el quinto, para violin y orquesta. Pero es que probablemente, muy probablemente al “entendido” le pasó lo mismo hace muchos años. Ambas personas, con solo que esten atraidas por este arte maravilloso y persistan en él y tengan voluntad no solo de pasarlo bien sino de querer entender y querer conocer lo que oye y el contexto musical e historico de lo que oye, recorren un mismo camino iniciático que no se acaba nunca, solo que sus marchas estan distanciadas en el tiempo. El “no-entendido” que logra captar lo que nos dice Schoenberg acerca del violin mozartiano, sepa o no sepa de teoría musical, será, en toda su dimensión, un auténtico entendido en la materia. En su materia. La suya y la única que para él importa y debe importarle.

    • José Luis dijo:

      Muy aguda observación con tu “Elogio del entendimiento”, enriquedeburgos te aplaudirá con las orejas. Pero ¿te parece posible que alguien pueda aburrirse con ese cuarteto de Mozart aunque no capte nada del segundo violín?.

      Siempre he admirado las obras de arte que llegan a todo el mundo, aunque cada cual, según su nivel, saque más o menos jugo de ellas, como pasa con algunas obras maestras del cine, que se entienden y disfrutan perfectamente en su lectura literal, pero que llevan mar de fondo. Y el mismo hecho de combinar distintos niveles de lectura, las hace más grandes aún. Y por el contrario, me parece un fallo (más o menos perdonable), que sea necesaria información previa, claves o una cultura muy por encima de la media para entender algo.

      “Una vez más tengo que agradecer a los animadores de este foro”… que “recorren un mismo camino iniciático que no se acaba nunca”…

  5. Pingback: Schoenberg: Variaciones para orquesta | Conciertos en el Auditorio Miguel Delibes

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s