El canto de la sirenas (XI) (EBNDCD) – Bach, Misterios gloriosos

Andrea da Firenze (Cappellone degli Spagnoli, Santa Maria Novella, Firenze)

Johann Sebastian Bach es, sin duda, el más grande de todos los músicos, y el más difícil de abordar. (…) Nadie que se acerque a él sale indemne del envite. (…) Hay incluso voces que han suscitado dudas sobre nuestra incapacidad de comprender lo que este músico quiso proponernos.

Aunque las últimas páginas del ensayo sobre Bach del libro de Trías hablan de la insalvable dificultad que los misterios gloriosos suponen para las mentes racionales, el título que lo encabeza resume también muchos de los sentimientos entremezclados que despierta entre los que nos exponemos a su música: Perplejidad, sobrecogimiento y anonadamiento ante el misterio de la música y de lo inefable que evoca, pero un misterio siempre glorioso, tanto si es de gloria o de gozo como si es de dolor, siempre tremendamente intenso y gratificante. Claro que…

Han tenido que promoverse auténticas revoluciones interpretativas para que la figura de J.S. Bach haya podido ser rescatada del museo imaginario en que lo había situado el siglo romántico, desde Félix Mendelssohn en adelante.

Ha sido necesaria la reconstrucción de instrumentos originales para que el espacio sonoro de Bach pudiera parecernos próximo a nuestra sensibilidad acústica y musical. Hoy sólo podemos escuchar las interpretaciones tradicionales –anteriores a esa revolución sonora- con “efectos distanciadores”, y no sin mal disimulado fastidio.


Misa en Si menor. Gloria. Münchener Bach-Chor und Bach-Orchester. Karl Richter. (1969)

Esa interpretación de Richter, aunque sin instrumentos originales, no puede considerarse tradicional, pero la palabra “fastidio”, que quizás parezca excesiva, resulta muy medida cuando se tiene presente lo que ha sucedido tras la revolución:


Cantata Gloria in excelsis Deo, BWV 191. Gloria. J.S. Bach-Stiftung. Rudolf Lutz. (2009)

En todo caso, aquí paz y después gloria, que el glorioso misterio continúa.


Misa breve en Sol menor, BWV 235. Gloria. Ensemble Vocal de Lausanne. Michel Corboz. (2011)

 ________________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros,  a menudo de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El canto de la sirenas (XI) (EBNDCD) – Bach, Misterios gloriosos

  1. Josep Olivé dijo:

    Corregir a Trias, válgame la virgen. No seré tan pretencioso con un auténtico erudito de tantas cosas, al que me gustaría entenderle más de lo que le entiendo, pero bueno, esta casa es ancha cabe todo. Yo creo sinceramente que aunque no hubiera habido tal revolución escucharíamos estas mismas obras con igual fascinación. Lo que ocurre es que el interés, también fascinante, de encontrar el sonido más puro, más original, más de esa época, acompañado sobretodo por una nueva concepción de las dinámicas y la desconexión de todo vestigio romántico que había desvirtuado el estilo propio de la obra ha sido muy exitoso y nos ha puesto en el terreno de las comparaciones y claro, la revolución gana. Y es lógico que gane porque atiende más a la esencia intrínseca de la musica de Bach. Pero para que ese fiel de la balanza se decante tan claramente se hace necesario que la obra sea variopinta vocal e instrumentalmente. Es decir, una Pasión con Herrewegue o con Gardiner no se muestra estilísticamente arcaica porque ambos durectores pueden “jugar” con muchas posibilidades dinámicas, instrumentales y corales. No ocurre así en una “Clave bien temparado” por ejemplo. Se mantiene intacto el entusiamo por esta obra ejecutada desde un inmenso y solemne Stenway negro y por contra su versión original en clave adolece de esos armónicos y resonancias siempre agradecidas por el oido. Y así en muchas de las obras para teclado solista del gran Bach. Solo una excepción conforma la regla: “El arte de la fuga”, por su indudable e inmenso valor teórico e indefinición instrumental.

    • José Luis dijo:

      Posibilidades, buena palabra. Pero no sé si la revolución gana por ser revolucionaria, por adaptarse al actual gusto por la sencillez y lo natural, o porque ese Bach, más auténtico, es inevitablemente el mejor. El Stenway no va en ese sentido😀

  2. angels dijo:

    Àngels.Si soy yo la que inicia el comentario va bien ,pero en el mail ,no me lo quieren aceptar.
    !Porca miseria! al final ,lo dejaré como estaba y punto final. 😀

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s