El canto de las sirenas (XIII) (EBNDCD) – Motivos para todo

Albert Schweitzer

Albert Schweitzer, en su libro J.S. Bach, le musicien-poete, trazó un auténtico diccionario enciclopédico de los motivos de la música de Bach, (…) estipulando las figuras recurrentes de ciertos Affeckte bachianos, como la alegría y la tristeza, o la desolación y la exultación, o el temor y el temblor, apelando al juego de valores mayores o menores de las notas, o a su carácter ligado o punteado, o a sus deslizamientos cromáticos, o a las elevaciones diatónicas, o a las subidas melódicas de tono, o a suaves descensos, o a caídas en picado.

Un ritmo de dos notas ligadas puede expresar un dolor noble y grandioso. Un motivo cromático de cinco o seis notas puede sugerir dolor agudo, intenso. Un incesante vaivén de corcheas y semicorcheas permite expresar el ritmo de una jubilosa alegría (Cristo ha resucitado, Ha llegado el Hijo de Dios, Puer Natus in Bethlehem, In dulci jubilo…)


Preludio coral “In Dulci Jubilo”, BWV 729. Michael Keen.

Un arabesco que se desmenuza de forma huidiza e inasible, sobre tranquilas armonías, con solos de violín y oboe puede ilustrar la alegría extática.


Adagio del Doble concierto en do menor, BWV 1060R. Lisa Batiashvili, François Leleux. Verbier Festival Chamber Orchestra. Christian Zacharias.

Jadeantes semicorcheas comentan musicalmente la frase “Cargó con el pesado fardo de nuestros pecados”,  All Sünd hast du getragen, del doble coro que abre la Pasión según San Mateo, Kommt, ihr Töchter, “Venid hijas”,

los latigazos son evocados en la escena de flagelación, el recitativo Erbarm es Gott!, “¡Apiádate, oh Dios!”


Robin Blaze.

lo mismo que los pasos vacilantes, con caídas, pese a la ayuda de Simón Cireneo, en las escenas de la subida al monte Calvario, la dulcísima aria Komm, susses Kreuz, “Ven, dulce cruz”


Stephan MacLeod. Collegium Vocale Gent. Philipp Herreweghe

La vanidad de las cosas terrestres muestra una niebla de notas breves que aparecen y desaparecen, Ach wie flüchtig, ach wie nichtig, “¡Ah, cuán fugaz y cuán efímera!, Cantata BWV 26:


J.S. Bach Foundation St Gallen. Rudolf Lutz.

El mismo dibujo, más vigoroso, lleno de furor, y con gran despliegue barroco de instrumentos de viento, comparece en la cantata profana Eolo apaciguado, coro inicial de los vientos apresados en la caverna, con afán de soltarse de las amarras que los retienen.

______________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, a menudo de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El canto de las sirenas (XIII) (EBNDCD) – Motivos para todo

  1. timamót dijo:

    Interessant i bones il·lustracions
    Em sobren alguns adjectius del Trias…

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s