El amor de una viola y un violín

Viola.violin.

Siendo preciosa la introducción y la participación de la orquesta, en cuanto los dos enamorados inician la dulcísima conversación del Andante de la Sinfonía concertante K.364 de Mozart, se hacen con el protagonismo absoluto de esta absoluta obra maestra que se escuchará la próxima semana en el Miguel Delibes de Valladolid, y que, si por ese movimiento fuese, sería mucho más un Concierto que una Sinfonía, más aún de de lo que ya es habitual en esta forma musical.


Gidon Kremer, Kim Kashkashian. Wiener Philharmoniker. Nikolaus Harnoncourt

Y quizás es por la fuerza de este dúo y su emocionantísimo final, por lo que, al acabar, se ha olvidado que los primeros compases de la orquesta sonaban a algo: A Los molinos de tu espíritu de El caso de Thomas Crown, una de las más estupendas canciones del gran Michel Legrand, totalmente basada en esa melodía.

 

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Bandas Sonoras, Clasicismo, Parecidos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El amor de una viola y un violín

  1. Pingback: El jeunehomme es una señorita, pero ya va bien | Ancha es mi casa

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s