Valoración de la magnitud de los terremotos de Haydn

Seven Last words

… el velo del templo se rasgó en dos, de arriba abajo; y la tierra tembló, y las rocas se partieron… 
Mateo, 27:51

Y Haydn concluyó Las Siete últimas palabras de Cristo con la descripción musical de un terremoto, del que, como, además de la versión inicial para orquesta, arregló otra para cuarteto de cuerdas, añadió coros para una tercera y autorizó también una transcripción para piano, disponemos de cuatro versiones para comparar estos presto e con tutta la forza. De más a menos (en recursos):

Arnold Schoenberg Choir, Concentus Musicus Wien, Nikolaus Harnoncourt.

Le Concert des Nations, Jordi Savall.

Lindsay Quartett

Ronald Brautigam

Habría que comparar en directo y nadie ha dicho que la energía de una interpretación tenga que ver con el número de músicos que se sumen, pero el arreglo más expresivo y potente no me parece el de coros y orquesta.

Este jueves, en el Delibes de Valladolid, podrá valorarse la Oenergía de la OSCyL dirigida por Paul Goodwin. Y aquí, un buen youtube con una buena interpretación de Savall.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Clasicismo y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Valoración de la magnitud de los terremotos de Haydn

  1. Josep Olivé dijo:

    Y curioso el origen de esta partitura, no? Fué un encargo de una pequeña hermandad de Cádiz y ya es notoria su conexión con un compositor que en esa época ya era célebre. Más curiosidades: su estructura y forma esta diseñada para un culto específico y preestablecido por dicha hermandad: primero se recitaba la frase de Cristo, después el oficiante efectuaba un sermón relacionado con su contenido y luego se interpretaba la música creada por Haydn al efecto. Es por esta razón que creo recordar que todos los movimientos son adagios con estructura de sonata, todos de parecida baja intensidad pero de mucha introspección musical, hasta que desemboca la úlytima parte en un episodio truculento. Donde debía interpretarse era prácticamente una cueva, reliogiosa, si, pero prácticamente una cueva y es por ello que no esta nada claro que la primera versión fuera la orquestral dado que en aquellas redicidísimas dimensiones la versión cuarteto es la que se debóa escuchar por los privilegiados asistentes, pocos bien seguro. Lo más probable es que compusiera la versión orquestral pero para su estreno en Cadiz dispusiera de la versión reducida en cuarteto. Lo que si es verdad es que el añadido del coro que hizo más tarde no superó en nada al original. Curiosa partitura y curiosa su história. Bella lo es pero no te sorprenda el hecho de que nunca, absolutamente nunca, habras escuchado tantos adagios seguidos, y si no se va preparado pues… Nada, nada, solo te aviso.🙂 Bellísima obra, por cierto, y que conste en acta.

    • Josep Olivé dijo:

      Ah, y espero que en el Delibes no haya sermón después de cada frase, que entonces si que…🙂🙂🙂

    • José Luis dijo:

      No sabia lo de la cueva, ni que la versión para cuarteto la escribese inmediatamente, iba a decir que “con buen criterio”, ya ves 😀 .

      “Por encargo del canónigo de Cádiz, Don José Saénz de Santamaría nacido en Veracruz de padres españoles que se ubicaron allá, en la Nueva España, Haydn compone una obra hermosa evocadora de las ultimas frases de Cristo en la Cruz. : “Hace quince años que el canónigo de Cádiz me pidió hacer música instrumental para las siete palabras de Cristo en la Cruz (…) Después de la introducción, subió el obispo al púlpito, pronunció una de las siete palabras y habiendo terminado bajó y se arrodilló ante el altar. Esta pausa fue completada por la música y así una y otra vez hasta la conclusión…”

      Con estas palabras explica el propio autor la naturaleza de su encargo, no concebido inicialmente como cuarteto de cuerda, pero obteniendo de esta forma su más fácil difusión en templos durante las celebraciones propias de la Semana Santa.

      La génesis la constituye la cofradía de la Madre Antigua que se reunía para orar en la Iglesia del Rosario de Cádiz. Los miembros de la Cofradía descubrieron casualmente una cueva subterránea, y decidieron continuar en ella sus meditaciones, por lo que suele encontrarse en muchos textos la alusión al canónigo de la Santa Cueva como instigador del encargo musical, en referencia a Don José, al frente de la preciosa Iglesia del Rosario.”

      Yo también espero que no haya sermón, aunque estoy seguro que los adagios, que me parecen tan bonitos como poco dramáticos, saldrían ganando si después de cada uno escuchásemos uno de aquellos tremebundos sermones. A fin de cuentas, pensando en eso los escribió.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s