El canto de las sirenas (XX) (EBNDCD) – El goce infinito

El goce infinito

J.S. Bach convirtió en persuasivos y razonables los misterios de gloria. Pero no es que el lado siniestro, relativo al Día de la Ira, y a la presencia física del demonio se halle ausente de su mundo. Todo lo contrario. Porque el Dios-Espíritu es en Bach, como en Lutero, Dios –amor. Y ¿qué sería el Amor sin su referencia negativa o su sombra? Sin el componente iracundo de ese mismo Dios no sería posible concebir siquiera la expansión misericordiosa y amorosa de ese Dios-espíritu. El Dios de la ira, y de la justicia necesaria, constituye el basso continuo de ese Dios del Amor y de la Gracia.

Hay cantatas en las que parece invadir por entero ese espíritu sórdido, maligno, que en rápidas figuras en staccato asaltan la voz de Jesucristo, y acosan al coro de fieles, o promueven un contrapunto sombrío e inquietante a las arias líricas y emotivas de los comentarios piadosos, o al protagonismo del doble coro en la Pasión según san Mateo. Por ejemplo, el siniestro coro, presente en las dos pasiones de J.S. Bach de la turba enardecida, que en la Pasión de Mateo pide y exige la muerte de Jesús, Lass ihn kreuzigen! (¡Crucifícalo!), o prefiere a Barrabás que a Jesucristo, Auf das Fest aber hatte der (Con motivo de la fiesta)

o a la turba de los apóstoles que murmuran por el derroche de la mujer que derrama el carísimo perfume sobre la cabeza de Jesús, Da nun Jesus war zu Bethanien… Wozu dienet dieser Unrat? (Estando Jesús en Betania… ¿Para qué este desperdicio?)

o de la soldadesca que escupe y golpea al Jesús atado y azotado, escarnecido e investido con túnica de paródico rey de los judíos, Da nahmen die Kriegsknechte… Gegrüßet seist du, Jüdenkönig! (Entonces los soldados del gobernador… ¡Salve, rey de los judíos)

Un carácter tremendo y pavoroso se deja oír en cantatas en las que resuenan las trompetas del Día de la Ira, o a través de las cuales se anuncia el Fin del Mundo. Todo ello se manifiesta en frescos murales, o en auténticos retablos orquestales y corales que parecen emular los murales de Signorelli en la catedral de Orvieto, o los de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina. Por ejemplo, la BWV 70 Wachet! betet! betet! wachet! (‘¡Vigilad!, ¡orad!, ¡orad!, ¡vigilad!)

Luca_signorelli,_cappella_di_san_brizio,_dannati_all'inferno_01

Miguel Angel la-barca-de-caronte-el-juicio-final

Pero todo queda sobrepasado por la esperanza, la que produce de pronto esa voz del vigía, que anuncia la llegada del esposo, y que previene mediante advertencia: “Despertad, la voz nos llama”. Y que así mismo recuerda el versículo apocalíptico en el que Jesús indica: “Mirad, que llamo a la puerta” convenientemente comentado en esa misma cantata, la BWV 140, Wachet auf, ruft uns die Stimme, en la que, según señala Calvin R. Staperr en My only confort, el Dios de Justicia ha sido superado por el Dios de Amor.

Esas cantatas trascienden toda referencia al Día del Juicio, e insisten en la unión del alma con Jesús, eses Jesús “que es mi alegría / consuelo y bálsamo de mi corazón… / fuerza de mi vida, / alegría y sol de mis ojos”, como se dice en el coro final de Herz und Mund und Tat und Leben, a través de una música en espiral ascendente, pródiga en ondulaciones que parecen reproducir el escenario de danza mística que expresa. Y que constituye una de las cimas líricas y emotivas de J.S. Bach. La experiencia que esa coral expresa, condensa el goce infinito que la música de J.S. Bach sabe transmitir.

________________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, a menudo de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Barroco, El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El canto de las sirenas (XX) (EBNDCD) – El goce infinito

  1. Josep Olivé dijo:

    Lluis Emili…ets tu…ets tu…siiiiiiiiiiiiiiiii… però per què et fas dir Ton?

  2. Josep Olivé dijo:

    Pedazo de post! Cómo puede caber tanta belleza en un post? Gracias!

    • José Luis dijo:

      El final del capítulo ha permitido que se reuniesen estas joyas, incluida nuestra querida 147 (y no voy de mayestático). Seguro que tampoco es una casualidad que fuese la última citada por Trias.

      • Josep Olivé dijo:

        “La experiencia que esa coral expresa, condensa el goce infinito que la música de J.S. Bach sabe transmitir.” Definitivo.

  3. timamót dijo:

    Suposo que encara que Trias hagi acabat, tú seguiràs amb EBNDCD…
    Els cors de les Passions són molt “operístics”
    El coral de la 147 és meravellós.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s