El niño que sabía demasiado

Puede que esta magnífica escena requiriese más de una toma y al niño no le gustasen los ruidos, o que viese con el rabillo del ojo lo que iba pasar y pensase más en la salud de sus tímpanos que en la del pobre Cary Grant, pero lo cierto es que sabía demasiado. Sin embargo, nuestra atención se concentra en la amenazadora pistola de Eva Marie Saint y como si pasara un camello. Hay que ser un aficionado a descubrir las pifias de las películas o a juegos como este para darse cuenta de… pulsa aquí si no lo has visto ya y no estás para jueguecitos.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Cine y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El niño que sabía demasiado

  1. Josep Olivé dijo:

    Muy bueno, muy bueno…jejeje. Criatura…🙂

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s