La campana

tarkovski andrei rublev

Vuelves a ver la película de Tarkovski sobre Andrei Rublev, el pintor de iconos. La película se compone de varios episodios en los que se van ofreciendo algunos de los pocos hechos conocidos del pintor, que de manera habitual permanece mudo, absorto ante lo que pasa a su alrededor. El último es el más hermoso. Hay que construir una gran campana y van en busca del único capaz de hacerlo, pues sus proporciones deben ser enormes y su sonido arrebatador. Pero el maestro acaba de morir. Hay allí un chico de catorce años, su hijo o uno de sus aprendices, que declara que él puede hacerlo, que ha visto trabajar infinitas veces al maestro y conoce los secretos de su arte. Lo expresa con tal convicción, que se lo llevan con ellos. Pasa entonces a ser el centro de una impresionante actividad. Hay decenas de obreros trabajando, preparando el horno excavado en la tierra, la fundición de bronce, el molde misterioso que dará forma a la campana, al tiempo que van llegando los enviados de los poderosos. Obispos, embajadores y nobles se reúnen en el lugar, esperando el momento en que la laboriosa construcción de la campana llegue a su término. El chico, mientras tanto, parece enloquecido. Apenas para al pie de la fundición y se dedica a merodear por los alrededores en busca de una arcilla especial, imprescindible para la solidificación del bronce. Sólo se dedica eso, a buscar ese barro, y cuanto más tiempo pasa y más próximo está el momento de verter el metal en el molde, más desesperado se muestra. Por fin, y de forma fortuita, lo halla. Se declara un atormenta y él, que sigue con su búsqueda obsesiva, se resbala por una ladera. Al caer, toca el barro y le vemos ponerse a gritar y a brincar. El agua ha dado a la tierra la humedad requerida y él acaba de identificar la arcilla que buscaban. En la última escena, se retira el molde y la campana aparece ante los ojos de todos luminosa y perfecta. Entonces, y mientras se celebra su perfección en medio de un gran griterío, el chico se pone a llorar de una forma incontenible. Él es el primer sorprendido por la belleza de la campana. No sabe nada, dice, no sabía cómo se hacía una campana, los ha estado engañando todo el tiempo. Andrei Rublev le mira maravillado. El chico ha llevado a cabo lo que no sabía hacer, movido por un impulso de fe irresistible, de confianza ciega, y se da cuenta de que tiene ante sus ojos por primera vez la imagen del verdadero artista. Se acerca a él, y tomándole del hombro, le anima a marcharse con él. Ese es el final de la gran película. Andrei Rublev y el pobre chico alejándose solitarios por el camino mientras la ciudad entera celebra la inauguración del templo.

Gustavo Martín Garzo – El cuarto de al lado

“Marchemos juntos tú y yo. Tú podrás fundir campanas y yo pintar iconos” Suena la campana. La cámara se mueve lentamente y cuando llega a los troncos de una hoguera que se ha consumido muy cerca de ellos, éstos adquieren un tono marrón rojizo y se funden con las tablas de los iconos de Rublev, que contemplamos ahora en color y con acompañamiento de música coral. Se oye llover y vuelve el blanco y negro y el retorno a la naturaleza con el bellísimo plano fijo de unos caballos salvajes pastando en la ribera. Puede que fuese en ese momento cuando Martín Garzo se imaginó a Andrei Rublev y a Boriska alejándose solitarios.  En cualquier caso, su magnífica sinopsis ayudará a disfrutar aún más de este episodio de la película de Tarkovski.

rublev-y-boriska tarkovski

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en Cine, Literatura, Varios y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La campana

  1. timamót dijo:

    Una pel·lícula extraordinària. Cal veure-la reposadament i meravellar-se amb les seves imatges

  2. Ângels dijo:

    Este autor tiene la facilidad de encontrar cosas que parecen ,nimias ,pero que tienen su aquel.
    U.A:y adióoooos 😛 😛 😛

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s