El canto de las sirenas (XXI) – Haydn: ¿Desinterés?

franz-joseph-haydnEn música, más que en otras artes, se estabilizan y fijan de manera perdurable ciertos clichés que configuran consensos de opinión. De ahí que sean, en compensación, frecuentes las recuperaciones de un gran músico casi olvidado, postergado quizá por el brillo de sus vecinos contemporáneos más conocidos, o desconsiderado por los vendavales que agitan modas, gustos y corrientes de opinión. Son los casos de Händel y Bach en el siglo XIX y el de Monteverdi en el XX.

Pero desde su muerte, acaecida en 1809, hasta un siglo después, tras la Segunda Guerra Mundial -1950 aproximadamente-, puede afirmarse que nada consiguió modificar la valoración y la imagen petrificada que se tuvo de Joseph Haydn. (…) El Padre Creador de la principal estirpe instrumental, el cuarteto y la sinfonía, a la vez que el gran recreador del género oratorio (en la línea de los oratorios de Händel), o de la música religiosa (con sus grandes misas del último período) (…) atravesó ciento cincuenta años (…) como una figura reputada y considerada pero poco estimulante (…) como si se hubiese clavado el personaje a una figura tópica que nadie tenía interés en modificar.

Quizá la palabra decisiva que explica esa petrificación sea esa: desinterés. Joseph Haydn no interesaba. (…) El interés que en vida suscitó se trocó de pronto, a partir de la primera generación romántica en palmario desinterés. (…) Pudo parecer, durante ciento cincuenta años, un músico indiscutible, un extraordinario maestro, una auctoritas musical incuestionable, (…) pero era un músico que no generaba comprometido y compartido interés, verdadero interés simpático o empático en musicólogos, melómanos, intérpretes, críticos y público en general: un fenómeno que todavía hoy puede advertirse, pese a los esfuerzos que desde hace medio siglo se están llevando a cabo para remediar esta injusta situación.

No resultaba interesante, en primer lugar, su biografía. (….) Cuarenta años de servidor, con casaca y librea, a las órdenes de un déspota neo-feudal (…), por muy magnífico que fuese Nicolas I Esterházy en sus placeres arquitectónicos y musicales, o en la organización de festejos, (…) no constituyen el mejor material para la construcción de una leyenda que provoque estímulo, o deseo de imitación y emulación. Un servicio efectuado, por lo demás, sin el menor atisbo de desafío o rebeldía.

Como máxima desviación de la regla de autoridad sólo puede contabilizarse la anécdota del último movimiento de la Sinfonía nº45 en fa sostenido menor, La Despedida: el abandono paulatino, en el adagio del quinto y último movimiento, de los músicos por secciones, hasta que permanecen sólo dos violines: indicación del fastidio que experimentaban los jóvenes esposos intérpretes de la orquesta por su prolongada estancia en Esterháza, separados de sus esposas afincadas en Viena.

Finale de la Sinfonia nº 45, “de los Adioses” Wiener Philharmoniker, Daniel Barenboim.

______________________________________________________________

Todo lo que en estas páginas aparece en este color verde, son citas literales del libro El canto de las Sirenas de Eugenio Trías; en negro están los ajustes gramaticales, lo resumido y todo lo que proviene de su texto. Y en este azul, lo añadido, comentarios propios y definiciones o explicaciones de terceros, a menudo de la wikipedia.

Acerca de José Luis

Las apariencias engañan... o no.
Esta entrada fue publicada en El canto de las sirenas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El canto de las sirenas (XXI) – Haydn: ¿Desinterés?

  1. Josep Olivé dijo:

    Efectivamente su vida carece de atractivo “dramático”, con el que construir leyendas más o menos ajustadas a la realidad. De ello se resiente su obra. Y esta afirmación no debe leerse en tono peyorativo, ni mucho menos, sino en el contexto de que muchísimas obras inmortales han nacido precisamente por pasar sus creadores circunstancias muy difíciles. No fué el caso vital de Haydn. Si además la corriente romántica aplastó prácticamente al clasicismo con su sensualidad desbordada, y lo hizo de una manera tal que ni Mozart se salvó del vendaval, pues ya tenemos una de las explicaciones más razonables del desinterés por Haydn. Pueden haber más. Se me ocurre tal vez un limitado desarrollo evolutivo en los géneros que cultivó. El más destacado, sin duda, el de la sinfonia. Es curioso que en muchas ocasiones la magnitud de la obra es, en si misma, una pared para acceder a ella, para acceder a su totalidad. ¿Como abarcar más de cien sinfonias, cuando no se producen en ellas grandes contrastes y sólo se tiene una ligera, muy ligera, evolución en el fondo pero no en la forma? Dicho todo esto, ¿qué es lo que realmente ocurre con Haydn? Pues que fué un maestro, que hizo obras maestras, y que en el mundo de la música clásica suele ocurrir que de esto te das cuenta cuando ya has hecho mucho recorrido. Pasa con el clasicismo en general, Mozart incluido. Saciado uno de romanticismo, post-romanticismo, impresionismo, verismo, expresionismo y de todos los ismos habidos y por haber, resulta que el clasicismo se torna atractivo, lo que un día no surgió efecto, lo que un día se escuchó y no pasaba de ser música agradable y sin estridencias, se torna mágicamente como la esencia músical más pura con lo que se ha construido todo lo demás. Y lo abrazas. Y lo entiendes. Y por fin, lo disfrutas. Escuchas “La creación”, “Las siete palabras…”, las últimas sinfonias, el maravilloso concierto para piano en re mayor, el no menos maravilloso concierto en sol mayor, sus mejores sonatas para piano, sus conciertos para violoncelo, su ópera “Il mondo de la luna…”, sus mejores cuartetos…y claro, lo disfrutas. Pero para ello, y perdona la expresión, hay que estar un poco de vuelta. Y es que lo que un día nos pareció música sin sustancia, con la madurez se constata la genialidad intrínseca que contiene.

    • José Luis dijo:

      Si fuera Forges diría “Pues eso”, o “Jopé”.

      Me parece perfecto lo que dices y los huesos de Haydn deben andar dando saltos. Aunque si hay que oirlo de vuelta (y desde la paz), no es probable que nunca le llegue un reconocimiento tan grande como el de otros. Muy buena observación también la de que el enorme numero de sinfonías no le ayuda. Y si bastantes no tuviesen subtitulo, aún sería peor.

      No recuerdo quien, quizás Xavier C. o aquel amigo de L’Auditori, me comentó una vez que una de las razones para que se programasen poco podía tener que ver con la falta de partituras asequibles. Aunque en esta era, eso me parece increible.

  2. timamót dijo:

    Molt atinat el comentari d’en Josep Olivé. De la ingent obra hi ha algunes que són, simplement, meravelloses.
    No sé si aquesta visió de que és poc programat és molt d’aquí i poc exacte. Penso, per exemple, en intèrprets com sir Andràs Shift que està fent aquests últims anys gires internacionals amb les avantpenúltimes, penúltimes i últimes sonates de HAYDN, Beethoven i Schubert. Brendel parla d’ell en el seu llibre “De la A a la Z de un pianista” com a innovador formal i introductor de “lo còmic” en quartets i simfonies.
    Per últim vaig quedar parada l’any 2009 a Viena, (bicentenari de la seva mort) perquè a la catedral i a d’altres esglésies, cada diumenge programaven una missa d’ell diferent i a les portes podies consultar els cartells amb la llista d’esglésies i de misses. Pas mal!!

    • José Luis dijo:

      Potser més la música de cambra, però a mí em sembla que es programa molt poc. Naturalment, parlo d’aquí. En anys, no recordo a L’auditori cap missa i no sé si una simfonia i Les estacions. Ni cap opera. I si el 2009 va ser el bicentenari, em penso que no es va parlar gaire. Crec que Haydn ha recuperat el prestigi de gran músic, però, en general, no acaba d’interessar.

      Em penso que si visqués al sacro romano imperio, em veurien molt més a les esglésies.

Dejar un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s